Cómo curar la conjuntivitis

Cómo tratar la conjuntivitis paso a paso

La conjuntivitis es un problema transitorio ocular que se caracteriza por la inflamación de la conjuntiva, una fina membrana que cubre tanto la parte del párpado como la parte blanca del ojo y que puede irritarse por divesas causas, siendo las más frecuentes las causas virales, bacterianas o alérgicas.

Su presencia, si bien no suele revestir gravedad, resulta muy molesta para quién la padece ya que ocasiona picor, escozor y sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo. A continuación vamos a ver cuáles son los pasos necesarios que debemos seguir para hacer remitir los síntomas de la conjuntivitis y favorecer su completa curación.

    Índice

  1. Identifica los síntomas de la conjuntivitis

    En primer lugar es necesario atender a los síntomas que se presentan para saber si nos encontramos con un caso de conjuntivitis. Así, entre los síntomas más frecuentes que la conjuntivitis provoca podemos observar:

    • Secreciones verdoso amarillentas que se adhieren a la pestañas y que pueden hacer que sea dificultoso abrir los ojos especialmente por las mañanas (esto ocurre únicamente en el caso de que se trate de una conjuntivitis viral o bacteriana).
    • Picor y escozor con una sensación parecida a la de tener arena en el ojo.
    • Enrojecimiento ocular persistente.
    • Lagrimeo.
    • Sensibilidad a la luz.

    Una vez que hemos identificado cuáles son los síntomas de la conjuntivitis es el momento de tratar el problema.

  2. Acude al médico para identificar el tipo de conjuntivitis

    Identificados los síntomas que caracterizan a la conjuntivitis es necesario acudir al médico para detectar qué tipo de conjuntivitis estamos padeciendo:

    Conjuntivitis bacteriana o vírica

    Son los dos tipos más comunes de conjuntivitis que se pueden presentar y que viene originada por la infección de ciertos virus y bacterias que afectan al ojo. Es fácil de curar y generalmente no suele durar más de una semana o 15 días como máximo.

    Conjuntivitis alérgica

    Es la que se produce como consecuencia de la exposición del ojo a algún alérgeno que provoca que el ojo se irrite y enrojezca. Generalmente suele aparecer con la alergia al polen, al pelo de ciertos animales como el perro o el gato, así como al polvo entre otros.

    Conjuntivitis tóxica

    Este tipo de conjuntivitis es más accidental, ya que aparece como consecuencia de una exposición ocular a una sustancia altamente irritante como cloro, algunos jabones, gases químicos etc...

  3. Mantén una correcta higiene ocular

    Uno de los pasos más importantes que hay que seguir para tratar la conjuntivitis correctamente es mantener una correcta higiene ocular. 

    Cuando nos encontramos ante un caso de conjuntivitis bacteriana o vírica es muy importante ir eliminando las secreciones que se desprenden para ir curando la infección. Para ello lo más adecuado es utilizar una gasa o disco de algódón mojado en agua previamente hervida para eliminar las secreciones, y utilizar suero fisiológico para lavar todo el ojo correctamente. 

    Existen otros métodos para tratar la conjuntivitis de forma natural como puede ser el lavado del ojo con manzanilla o la aplicación de áloe vera

  4. Evita el contagio de la conjuntivitis

    Del mismo modo que debemos de seguir los pasos correctos para tratar la conjuntivitis y acelerar su curación, es muy importante tener especial cuidado para no provocar un contagio de conjuntivitis en personas cercanas. Para ello es imprescindible seguir una serie de medidas que nos ayudarán a mantener una correcta higiene y evitar este riesgo como por ejemplo:

    • Lavarse las manos cuidadosamente con agua y jabón frecuentemente.
    • No compartir artículos de higiene personal como por ejemplo las toallas.
    • Cambiar la ropa de cama frecuentemente.
    • Evitar las piscinas públicas.
    • Lavar los ojos con frecuencia.
    • Evitar en la medida de lo posible frotarse los ojos.
    • Realizar una limpieza minuciosa de las lentes de contacto.
  5. Mantén reposo

    Mantener reposo es una excelente recomendación para preservar los ojos de agentes externos que pueden hacer emperoar los síntomas e incluso ralentizar la curación como por ejemplo el viento, el polvo o el sol directo. 

    Por otro lado, al estar en casa evitamos el contagio a otras personas cuando se trata de una conjuntivitis bacteriana o vírica, y podemos controlar mejor la higiene y el tratamiento prescrito para la curación.

    Al guardar reposo aceleramos la curación ocular, y por tanto podremos hacer vida normal en pocos días.

  6. Acude al médico si los síntomas no remiten

    En muy pocos casos la conjuntivitis puede derivar en otras complicaciones ante las cuales será necesario acudir a un especialista, principalmente un oftalmólogo. Si presentas algunos de los siguentes síntomas o alguno diferente que impida la curación de la conjuntivitis no dudes en ir al centro médico con carácter urgente:

    • Dolor ocular muy intenso.
    • Visión doble o borrosa en uno de los ojos o en ambos.
    • Las secreciones no remiten sino que se hacen más abundantes.
    • Pasadas entre 24 y 48 horas desde la administración de antibióticos, la conjuntivitis no mejora.

La conjuntivitis puede desaparecer por sí sola en un período máximo de dos semanas desde el contagio, sin embargo ocurre con frecuencia que el contagio se sucede de un ojo a otro lo cual provocará que la curación se extienda unos días más. 

¿sabías qué...?

Un 12% de la población es capaz de ver algunos millones de colores más que el resto de personas. Esto se debe a una condición genética que se da en muy pocas personas y que recibe el nombre de tetracromatismo.

comenta y pregunta