Cómo cuidar vista para prevenir enfermedades oculares

El cuidado y la higiene visual son fundamentales para disfrutar de una buena visión y de una perfecta salud ocular. Los ojos a menudo son expuestos a daños que pueden ser irreversibles y que pueden afectar gravemente a la salud, de ahí la importancia de cuidarlos y protegerlos.

A lo largo del día podemos poner en práctica numerosas recomendaciones que nos ayudarán a cuidar los ojos y a mantenerlos en buen estado con el fin de preservarlos de enfermedades importantes. Veámos cómo hacerlo de forma fácil.

    Índice

  1. Visita al oftalmólogo una vez al año

    Visita al oftalmólogo una vez al año

    La visita al oftalmólogo, al igual que ocurre en el caso del dentista, es una de esas citas obligatorias que no podemos dejar de hacer. Además de hacernos los exámenes pertinentes para comprobar nuestra agudeza visual, comprobará el estado de salud de cada uno de los ojos para comprobar posibles problemas o indicios de afecciones oculares.

    Un simple problema de ojo vago, hasta enfermedades más graves como cataratas o glaucoma se pueden detectar a tiempo con el fin de establecer el tratamiento adecuado. Estas visitas deben de hacerlas tanto niños, como jóvenes y personas mayores, con el fin de garantizar una correcta salud visual y corregir cualquier problema incipiente.

  2. Cuida la vista de los rayos solares

    Cuida la vista de los rayos solares

    Uno de los principales enemigos de una buena salud visual son los rayos solares, los cuales pueden afectar gravemente a la visión y causar importantes problemas dada la incidencia de los rayos UV.

    Los rayos UV, pueden ocasionar desde la aparición de cataratas hasta una degenración macular progresiva que podría llegar a causar ceguera. Las partes más afectadas son: párpado, la conjuntiva, córnea, cristalino y retina.

    Para evitar estos posibles daños es fundamental llevar unas gafas de sol adecuadas que tengan un filtro que bloquee 100% los rayos UV. Recuerda que no solamente hay que llevarlas cuando el sol incida directamente, ya que incluso en los lugares con sombra es importante contar con una buena protección.

    Por este motivo, no dudes en invertir un poco más en tus gafas de sol con el fin de garantizar la máxima protección para tus ojos. 

  3. Protege la vista de las nuevas tecnologías

    Protege la vista de las nuevas tecnologías

    Las nuevas tecnologías, si bien han mejorado muchos aspectos de nuestra vida, también han provocado que aumenten los problemas de visión, debido al uso continuo que se hace de las pantallas, ya sean desde el ordenador, el smartphone o la tablet.

    Para hacer un uso correcto, especialmente de la pantalla del ordenador que es la más utilizada en el día a día, es importante seguir una serie de recomendaciones:

    • Mantén una distancia mínima entre los ojos y la pantalla, de al menos 50 cm de distancia.
    • Comprueba que la parte superior de la pantalla esté a la altura de los ojos.
    • Haz paradas cada 15 minutos para fijar la vista en un punto lejano durante unos segundos. Esto hará que los ojos descansen.
    • Evita los reflejos que produce la pantalla con una buena iluminación.
  4. Presta atención a tu alimentación

    Presta atención a tu alimentación

    A pesar de que pueda ser un detalle que pasa desapercibido, lo cierto es que una buena alimentación es clave para cuidar la visión. Afortunadamente hoy día contamos con numerosos alimentos que pueden ayudarnos a fortalecer la visión, como por ejemplo:

    • Los alimentos ricos en luteína, ácidos grasos Omega 3 y licopeno presente en un gran número de verduras como por ejemplo las espinacas o acelgas así como en pescados grasos pueden ayudar a reducir las probabilidades de sufrir degeneración macular.
    • La frutas ricas en vitamina C como los kiwis, fresas o naranjas reducen la pérdida de agudeza visual. 
    • Los alimentos ricos en vitamina A como por ejemplo las zanahorias, tomates o yema de huevo disminuyen el riesgo de sufrir úlceras oculares y sequedad ocular.
  5. Mantén los ojos hidratados

    Mantén los ojos hidratados

    La sequedad ocular es una de las molestias más frecuentes que suelen padecer los ojos, a menudo como consecuencia de una disminución del parpadeo que se produce con el uso continuado de las pantallas del ordenador o de los televisores. Este problema puede provocar irritación, continua sensación de picor así como otras molestias.

    Para combatirlo, es necesario recurrir al uso de lágrimas artificiales o gotas humectantes que garanticen una buena hidratación ocular. De igual modo es importante adaptar nuestros hábitos diarios con el fin de reducir el problema de la sequedad, como por ejemplo reducir el tiempo de uso de las pantallas, evitar los ambientes que puedan provocar resequedad como por ejemplo el aire acondicionado, calefacción o viento intenso y utilizar humidificadores.

  6. Cuida tus gafas y lentillas

    Cuida tus gafas y lentillas

    El cuidado de las gafas y las lentillas, en el caso de utilizarlas, es fundamental para garantizar ana visión correcta así como una higiene visual.

    En el caso de las gafas, recuerda limpiarlas cada día de forma cuidadosa para no dañar los cristales. Lo ideal es utilizar las gamuzas específicas para gafas, que además de no soltar pequeñas pelusas y las preservan de rayaduras garantizan una limpieza uniforme y clara. El uso de jabones y cremas específicos también ayudarán a proteger el cristal.

    Si por el contrario utilizas lentillas, no olvides cambiar el líquido con regularidad así como limpiar y desinfectar cada una de las lentes con extremo cuidado para no dañarlas y garantizar una buena salud visual.

  7. Practica la gimnasia ocular

    Practica la gimnasia ocular

    Una de las prácticas que deberías poner en marcha al menos 15 minutos al día, es la de hacer gimnasia ocular. La gimnasia ocular, nos ayuda a que la agudeza visual mejore y a que, en el caso de tener miopía, no avance. Por otro lado mejora el problema de la vista cansada y resulta muy necesaria para reducir la tensión ocular.

    Lo mejor de todo es que podemos aprovechar cualquier momento del día para realizar ejercicios oculares, ya sea en el trabajo, en el sofá de casa, o frente al espejo. Algunos de los ejercicios que puedes llevar a cabo son:

    • Mueve la cabeza hacia arriba y hacia abajo sin mover la cabeza muy lentamente, y a continuación repite el mismo movimiento mirando hacia la izquierda y hacia la derecha. Repite cada movimiento seis veces.
    • Realiza movimiento giratorios en círculo con ambos ojos, hacia la derecha y hacia la izquierda. Después de cada movimiento parpadea varias veces seguidas. Repite al menos tres veces.
    • Abre los ojos al máximo, mantén unos segundos y a continuación cierra muy fuerte los ojos manteniendo unos segundos más.
    • Coloca tu dedo índice al menos a 20 cm de distancia de los ojos y a continuación dirige la mirada hacia un punto lejano de la misma estancia. Alterna la vista entre un punto y otro al menos diez veces.

Dedicar unos minutos al día a cuidar la salud de los ojos es suficiente para asegurarnos de preservarlos de los daños ambientales que pueden afectar a su función. En cualquier caso es importante atender a cualquier molestia o alteración que pueda surgir con el fin de acudir al especialista y prevenir la aparición de problemas más graves.

¿sabías qué...?

Si el ojo humano fuese una cámara fotográfica, tendría nada más y nada menos que 576 megapíxeles.