Cuidados tras la extracción de las muelas del juicio

Recomendaciones a tener en cuenta tras una intervención de cordales

Las muelas del juicio, también conocidas como cordales, son las últimas piezas dentales en aparecer ya en la edad adulta, aunque existen casos en los que no aparecen nunca. En algunos casos su aparición pasa inadvertida, pero en otros muchos es posible que la persona sufra dolores intensos, hinchazón y numerosas molestias que provocan su extracción.

La extracción de las muelas del juicio tiene como objeto evitar futuros problemas dentales, y es una intervención sencilla que el dentista realizará en la propia consulta. Sin embargo existen ciertas precauciones y cuidados que debemos de tener en cuenta para evitar posibles complicaciones.

    Índice

  1. Controlar la hemorragia

    Una de las primeras recomendaciones que un dentista debe de hacerle tras la extracción de la muela del juicio es cómo controlar la hemorragia normal que aparece tras sacar el cordal. Tras el sangrado, el proceso normal es que se forme un coágulo de sangre necesario para una correcta cicatrización y curación de la zona. Mientras el cóagulo comienza a formarse el dentista coloca una gasa esterilizada en la zona de la extracción para que el paciente la muerda. Deberá de hacerlo al menos entre 30 y 45 minutos.

    A veces es necesario mojar la gasa en suero fisiológico y tras extraerla debemos de mantener la zona limpia. Hayq ue evitar escupir la sangre ya que los movimiento bruscos en la boca pueden dificultar la cicatrización o desplazar el coágulo.

  2. Colocar hielo para la inflamación

    Un método muy tradicional pero muy efectivo tras la extracción de la muela del juicio consiste en colocar una bolsa con hielo en la parte exterior de la zona dolorida. Tras la extracción del cordal es normal que se presente hinchazón en la zona y que se experimente cierto dolor.

    El hielo puede ayudar a minimizar estas molestias, aunque será necesario consultar con el dentista si la inflamación no desaparece tras varios días.

  3. Realizar movimientos suaves con la boca

    Existe cierta tendencia a mover lo mínimamente posible la boca tras la extracción de la muela del juicio. En ocasiones esto se debe a la aparición de una dolencia conocida con el nombre de trismus y que se caracteriza por la imposibilidad que se presenta a la hora de abrir la boca de forma normal.

    Este tipo de dolencia suele aparecer entre otras muchas causas, cuando la mandíbula se ha mantenido durante un tiempo prolongado en la misma posición, por ejemplo cuando mantenemos la boca abierta durante la extracción, como consecuencia de la anestesia u otras pequeñas complicaciones reversibles.

    Si el síntoma no mejora es conveniente consultar con el especialista para valorar la posibilidad de tomar relajantes musculares o cualquier otro remedio. En cualquier caso, aparezca o no trismus, es importante realizar movimientos muy suaves con la boca, intentando no forzarla para no desplazar el coágulo y evitar dolores y molestias. Poco a poco y con el paso de los días los síntomas iran remitiendo y la apertura de la boca irá mejorando.

  4. Evitar cepillar la zona de la extracción

    Es muy importante evitar cepillar los dientes de forma normal la zona de la extracción ya que podríamos expulsar el coágulo o desplazarlo, con lo que retrasaríamos e incluso complicaríamos el proceso de cicatrización. Durante las primeras 24 horas evitaremos el lavado de toda la boca, pero posteriormente debemos de hacerlo de forma cuidadosa.

    Para lavar la zona y evitar el uso del cepillo de dientes podemos aplicar una gasa suave mojada en agua para limpiar la zona que rodea al coágulo, con cuidado de no presionar. Es recomendable no utilzar pasta dental para el resto de los dientes, sino que es preferible mojar el cepillo en un poco de enjuague bucal para cepillar suavemente. 

    Evita escupir o enjuagar la boca vigorosamente. Por el contrario mueve la cabeza de un lado a otro cuidadosamente para lavar toda la zona con el agua y dea que caiga de forma natural abriendo la boca suavemente. Los movimientos bruscos pueden dañar la zona y remover el coágulo, lo cual provocaría complicaciones.

  5. Evitar el tabaco y el alcohol

    El tabaco y el alcohol son grandes enemigos de la salud de cualquier persona, pero especialmente deben de restringirse durante los días siguientes a la extracción de una muela del juicio.

    Todas las sustancias presentes en los cigarrillos pueden resultar mu nocivos para el proceso de cicatrización de la zona en la que se ha extraído la muela. De igual modo el alcohol puede ser muy peligroso al mezclarse con la medicación que el médico receta para las molestias posteriores a la intervención. 

    Debemos evitar ambos en durante al menos tres semanas para minimizar los riesgos de infección y otros problemas asociados a su consumo.

  6. Seguir una alimentación adecuada

    Finalmente, otro de los cuidados fundamentales a tener en cuenta tras la extracción de las muelas del juicio consisite en seguir una alimentación adecuada

    Es muy importante evitar los alimentos muy calientes, los alimentos que contienen semillas o que son muy pequeños, ya que pueden quedar atrapados en la zona de la extracción, así como las sustancias irritantes, bebidas carbonatadas y bebidas con pajita.

    Por el contrario, es recomendable tomar comida triturada o purés, alimentos fríos, gelatina, yogures y mucha agua para evitar la deshidratación.

La extracción de las muelas del juicio es una intervención muy común que puede ser de gran importancia especialmente para aquellas personas que se van a someter a un tratamiento de ortodoncia, ya que la erupción posterior podría arruinar el tratamiento de corrección dental y mover todos los dientes. De igual modo es importante realizarla cuando comienza a aparecer torcidas o cuando afectan a las muelas que tienen al lado entre otros muchos motivos. 

Siguiendo estas prácticas recomendaciones, sumadas a los consejos del especialista que participará en la intervención, en pocos días podremos retomar nuestra vida normal y sin riesgo de complicaciones.

¿sabías qué...?

Las "muelas del juicio" reciben este nombre, debido a que la edad en la que suelen aparecer es a partir de los 18 años. Se considera que es la edad adulta, edad del uso de razón.

comenta y pregunta