¿Cuantos tipos de esquizofrenia hay?

Descubre las diferentes clases de trastornos esquizofrénicos que se pueden diagnosticar

La esquizofrenia sigue siendo un misterio para la investigación clínica. Cuanto más avanzamos más difícil es diferenciar los síntomas claros, teniendo que dividirla para facilitar su clasificación y posterior tratamiento. Existen síntomas comunes en la esquizofrenia diferenciándose en puntos concretos dependiendo del tipo que se sufra. No hay cambios radicales como en otros trastornos, diferenciando primero la esquizofrenia y ya concretando si cumple algún tipo concreto.

Hay que decir que no hay evidencia suficiente para defender completamente esta clasificación. Recordemos que la catalogación de los trastornos esquizofrénicos, se hace principalmente por facilitar el trabajo del profesional, no es algo que vaya a cambiar drásticamente un tratamiento personalizado. A su vez, estos siete tipos no son utilizados a nivel mundial, siendo en la práctica el diagnóstico de la esquizofrenia, a nivel general, el diagnóstico más habitual.

    Índice

  1. Esquizofrenia paranoide

    Esquizofrenia paranoide

    La esquizofrenia paranoide es la más común dentro de la taxonomía, los delirios y alucinaciones marcan la esquizofrenia por encima de los demás síntomas.

    Algunos de los síntomas más habituales se centran en alucinaciones tanto auditivas como visuales, viendo y escuchando cosas que no existen realmente. También pueden notar percepciones táctiles imposibles, siendo algunas incluso imposibles de comprender desde nuestra perspectiva (como sentir hormigas por debajo de la piel).

    Es en los delirios donde encontramos la prueba más clara del tipo paranoide: fantasías de persecución, de tener poderes sobrehumanos o que han sido elegidos por una fuerza externa (habitualmente Dios) son habituales en líneas generales.

    La dificultad para tratarlas se maximiza cuando el afectado las oculta, haciendo que el diagnóstico de esquizofrenia sea mucho más complicado. Por supuesto voces en la cabeza o visiones únicas van acompañadas en estos casos.

  2. Esquizofrenia desorganizada

    Esquizofrenia desorganizada

    La esquizofrenia desorganizada es el tipo más fácil de confundir al principio con la esquizofrenia estándar. Se caracteriza por dificultades en el habla, en el comportamiento y a nivel emocional actuando de forma incoherente.

    Las expresiones se volverán vagas, siendo incapaces de controlar el tono de voz o las formas de expresión utilizadas. Pueden ser desinhibidos en situaciones formales o retraerse completamente en ambientes más relajados.

    Por otro lado, al no poder mantener cuestiones básicas como la higiene o la alimentación propia requieren de un cuidado continuo. Es en este punto en el que encontramos la mayor diferencia respecto al resto de esquizofrenias aunque comparta elementos como los delirios o las aluciones.

  3. Esquizofrenia catatónica

    Esquizofrenia catatónica

    La esquizofrenia catatónica es muy fácil de identificar, pues está directamente relacionada con una alteración en las funciones psicomotoras. Podemos observar como los músculos pierden fuerza, tensión, se adoptan posturas imposibles. Hay movimientos voluntarios que normalmente producirían dolor y otros involuntarios sin ningún elemento que los justifique.

    Una de sus características más claras es la ausencia de respuesta a los estímulos de su alrededor, ya sean físicos en forma de contacto humano o meramente sociales, siendo incapaces de obedecer órdenes.

    Hay que tener en cuenta que antes de diagnosticar la esquizofrenia catatónica se debe estudiar la posibilidad de que haya otros factores que producen la catatonia, como el consumo de determinadas sustancias.

  4. Esquizofrenia indiferenciada

    Esquizofrenia indiferenciada

    Podríamos identificar la presencia de una esquizofrenia indiferenciada como si fuera el pequeño cajón desastre de todos los tipos de esquizofrenia. Se diagnostica cuando se presentan síntomas de los diversos tipos de esquizofrenia sin cumplir ninguna completamente.

    Es habitual que haya casos donde el paciente escucha voces sin llegar a crear un delirio a su alrededor, presentando a su vez dificultades posturales y siendo incapaz de mantener una conversación coherente. Existe la creencia de que la aparición de síntomas que apuntan a una esquizofrenia diferenciada, supone el primer paso hacia el desarrollo de un tipo de esquizofrenia en concreto.

  5. Esquizofrenia residual

    Esquizofrenia residual

    La esquizofrenia no siempre funciona de forma constante. Cuando hemos sufrido en el pasado algún episodio de esquizofrenia y presenta algún síntoma en la actualidad se le clasifica como esquizofrenia residual.

    Muchas personas que han sido dadas de alta tras sufrir un brote psicótico, mantienen la medicación, habiendo "aprendido" a diferenciar el mundo real de las alucinaciones que sufren de forma intermitente.

    No significa que no se pueda superar la esquizofrenia completamente, es más un proceso continuo que una enfermedad al uso donde pasamos de un estado negativo al normal al tratarnos. Los síntomas más comunes son la apatía, pérdida de interés, estado depresivo entre otros.

  6. Esquizofrenia simple

    Esquizofrenia simple

    La esquizofrenia simple es un tipo de trastorno en el que al contrario que ocurre con otros tipos de esquizofrenia, no se producen ideas delirantes, alucinaciones o rasgos psicóticos. Sin embargo se aprecia una actitud de retraimiento y negatividad ante todo lo que rodea al paciente. 

    Las personas que sufren esquizofrenia simple, se caracterizan por ser muy pasivos y negativos, solitarios e incluso extravagantes. Podríamos decir que es un tipo de esquizofrenia más cercano a las alteraciones mentales y emocionales que a las psicóticas.

  7. Depresión postesquizofrénica

    Depresión postesquizofrénica

    Si bien no es un trastorno esquizofrénico propiamente dicho, la OMS lo ha catalogado dentro de los tipos de esquizofrenia. 

    Cuando hablamos de depresión postesquizofrénica, nos estamos refiriendo al estado de depresión que surge tras haber sufrido un episodio de esquizofrenia. A lo largo del tiempo durante el cual se prolonga este tipo de depresión pueden presentarse ciertos síntomas asociados a esta enfermedad, aunque no todos los que conforman el cuadro clínico para su diagnóstico.

    Cabe destacar que este tipo de estados depresivos están relacionados con ideas suicidas.

Para entender de qué modo la esquizofrenia afecta a la salud mental de una persona, es necesario ponerse en el lugar de quien la padece. Las personas esquizofrénicas viven en un mundo complicado, enrevesado, en el que todo lo que les rodea: personas, imágenes, sonidos, palabras... conforman una enorme maraña que les resulta dificil descifrar. Es por ello que sus comportamientos y su forma de ver las cosas puede resultar tan sorprendente y extravagante para la gente que les rodea.

¿sabías qué...?

Los pacientes con esquizofrenia experimentan cierta dificultad a la hora de identificar las emociones que se reflejan en los gestos faciales. Esto se debe a la intensa actividad a la que se ve sometida el cerebro, lo que provoca que se pierdan ciertas facultades que el cerebro no es capaz de llevar a cabo.