Cortisona - Efectos secundarios, indicaciones y cómo tomarlo

Te damos toda la información acerca del uso de la cortisona y cómo funciona este medicamento

La cortisona es un medicamento bastante popular en el mundo de la medicina. A diferencia de medicamentos como el Nolotil, el paracetamol o el ibuprofeno que son medicamentos no esteroideos, la cortisona es una hormona esteroide, sin embargo no se trata de esteroides anabólicos que se usan en el fisiculturismo para aumentar la masa muscular

Normalmente la cortisona es una de las hormonas que se producen en nuestro cuerpo naturalmente en el cortex de las glándulas suprarrenales; pero veamos cuándo aparece: en el momento en el que el ser humano se siente bajo miedo o amenazado, su cuerpo libera adrenalina y glucorticoides, que básicamente preparan al organismo para una reacción, como un ataque o una huída.

Como el cortisol es un glucorticoide producido en casos de estrés o miedo y como la cortisona deriva del cortisol, ya podemos tener una mejor idea de dónde proviene esta hormona. La función de la cortisona es reducir la inflamación en el cuerpo además este tipo de hormonas se utilizan para suprimir temporalmente algunas reacciones del sistema inmunológico, sirve precisamente para evitar que los glóbulos blancos viajen hasta la zona de inflamación en el cuerpo.

Debido a las propiedades que presenta esta sustancia corporal, la medicina ha desarrollado una forma sintética de la cortisona, y hoy en día se aplica para reducir inflamaciones locales de forma rápida y eficiente.




A continuación, veremos todo sobre la cortisona: sus efectos sobre el organismo, reacciones secundarias, posología y cómo tomarlo, su precio y dónde conseguirlo. Es necesario tener en cuenta que muchas veces se puede ver el nombre de este medicamento erróneamente escrito como "cortizona" o "cortizol".

Qué es la cortisona

Como ya hemos mencionado anteriormente, la cortisona es una hormona que deriva del cortisol, un glucorticoide que naturalmente es liberado por el cuerpo humano cuando se siente bajo amenazas o con necesidades de reacción rápida. 

La cortisona sintética o corticoides sintéticos fueron producidos por primera vez en los laboratorios de Merck & Co, una compañía farmacéutica estadounidense, siendo uno de los tipos de corticoides más comunes y frecuentes. No obstante, mucho antes el descubrimiento de esta hormona fue obra del renombrado bioquímico estadounidense Edward Calvin, alrededor del año 1935. Se trata de corticoides naturales que han sufrido una modificación en su estructura química. Un ejemplo de este tipo de corticoides es la prednisona.

La cortisona tiende por definición a ser un medicamento que se encarga de combatir y reducir la inflamación de partes localizadas del cuerpo, evitando que los glóbulos blancos del sistema inmunológico vayan hasta la zona en cuestión. Sin embargo, a causa de sus funciones parcialmente inhibidoras del sistema inmune, al consumir este medicamento hay más posibilidades de que aparezcan reacciones adversas como por ejemplo la posibilidad de adquirir una infección común como una gripe.

La cortisona puede tener varios derivados y diversos nombres comerciales, debido a que "cortisona" es simplemen,te el nombre genérico de este antiinflamatorio. Así, en las farmacias se puede encontrar productos con este medicamento bajo el nombre comercial de Ala-Cort, Hydrocortone Phosphate, Solu-Cortef, Hydrocort Acetate, Lanacort, Corteroid, Corteroid Retard, entre otras marcas; además de variaciones en los compuestos como Succinato sódico de hidrocortisona, Fosfato sódico de hidrocortisona, corticosteroides, hidroaltesona entre otros, cada uno de ellos se recetan en diferentes ocasiones y dolencias, generalmente en forma de inyecciones o en pastillas.

No solo como antiinflamatorio actúa la cortisona, este medicamento tiene otros usos como los que mencionaremos en la siguiente clasificación:

  • Prevenir y tratar ciertas reacciones alérgicas. La cortisona suele ser recetada para casi cualquier tipo de alergia cutánea, incluídas las picaduras de insectos que afectan creando dolor e hinchazón.
  • Se lo utiliza también para estimular el apetito en pacientes que siguen tratamiento contra el cáncer y pierden los deseos de alimentarse.
  • Existe una loción tópica (crema o pomada) de cortisona utilizada para el tratamiento de picazones en la piel, reacciones alérgicas, enrojecimiento e hinchazón. En estos casos también son muy útiles los fármacos como por ejempo los corticoides inyectados. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la cortisona inyectable tiene una serie de efectos secundarios como por ejemplo una posible infección (muy improbable) o sensibilidad en la zona. 
  • Se utiliza mucho en tratamientos para el cáncer, específicamente la leucemia, la mieloma múltiple o los linfomas. La cortisona también se administra para tratar síntomas como vómitos y náuseas producidas por medicamentos para la quimioterapia.
  • Los corticoides intravenosos también son útiles en tratamientos para el asma o la bronquitis afecciones autoinmunitarias y cutáneas, entre otras afecciones pulmonares, así como en reacciones provocadas por alergia. La cortisona inyectada suele ser más rápida a la hora de actuar, aunque en el caso específico del asma suele utilizarse sobretodo la opción de glucocorticoides de forma inhalada.
  • El uso principal que se le da a la cortisona es el de antiinflamatorio de áreas como la garganta durante infecciones de laringitis o enfermedades similares; también se utiliza en gotas oftalmológicas y ungüentos y de forma oftálmica como fármaco para afecciones inflamatorias de los ojos.
  • La cortisona también es muy utilizada en el tratamiento de las hemorroides, se aplica en forma de supositorio o ungüento tópico.
  • En la zona nasal se puede aplicar cortisona en forma de aerosol o gotas; reduce la inflamación de las fosas nasales y alivia los síntomas de la rinitis provocada por alergias y los pólipos nasales.
  • Es común usar una inyección de cortisona como una de las medicinas preferidas para tratar afecciones relacionadas con las articulaciones, especialmente la artritis en la rodilla.

Anteriormente las cortisonas eran muy utilizadas en los deportes, debido a que sirven para mejorar el rendimiento físico, reduciendo la fatiga y el dolor; sin embargo no hay pruebas científicas concluyentes al respecto. En el fútbol, la FIFA actualmente realiza controles antidopaje, la cortisona forma parte de las sustancias no permitidas en este deporte.

Por último, la aplicación de cortisona no se limita solamente a los seres humanos, el uso veterinario de este químico es muy extendido. Es posible que se les aplique cortisona a los gatos, perros y otros animales para aliviar la inflamación, no obstante es necesario respetar las dosis recomendadas debido a que sus organismos funcionan de forma diferente.

Otras informaciones específicas como la farmacocinética, farmacodinamia, ficha técnica y demás pueden verse en la web de Vademecum, un portal dedicado exclusivamente a datos de medicamentos varios.

Qué debes de saber antes de tomar cortisona

Antes de comenzar a tomar cortisona es necesario conocer algunos aspectos importantes acerca de este medicamento. En primer lugar, consulta a un médico para que él determine si es conveniente la toma de esta hormona sintética, además de la dosis a administrar por el hecho de que ésta podría variar en función al peso y la edad de la persona. Comuníquele al médico todos los demás tipos de medicamentos que esté tomando actualmente, incluyendo los que no son bajo receta médica, esto es importante porque alguno puede tener reacciones indeseadas cuando se toman junto con la cortisona.

En el caso de las mujeres, no es recomendable el embarazo durante el tratamiento con cortisona ya que podría acarrear serios problemas en el desarrollo del feto, es necesario utilizar algún método anticonceptivo durante el tratamiento. Tampoco debe dar de amamantar a su bebe y es importante guardar cierta precaución en el caso de los niños.

Otra de las cosas a tener en cuenta es que debido a la forma de actuar de la cortisona es posible que el sistema inmune se debilite de alguna manera, por lo que durante el tratamiento no está de más recordar la necesidad de una buena higiene de manos, entre otras medidas para evitar el contagio de infecciones así como otros peligros. Del mismo modo, debe consultar con un médico antes de aplicarse alguna vacuna o inyección contra enfermedades con el fin de contrarrestar posibles efectos secundarios.

Nunca interrumpa el tratamiento con cortisona de forma abrupta ni mucho menos aumente o disminuya la dosis recetada por el médico, hacer esto podría terminar en otro problema.

Por último, el consumo de alcohol forma parte de las contraindicaciones durante el tratamiento, y no es recomendado al igual que en tratamientos con otros medicamentos como el Deprax o el Nolotil. Debe evitarse también beber cafeína y derivados (bebidas como la coca cola, té, energizantes, chocolate) ya que podrían irritar el estómago y además su uso debe de restringirse en el caso de pacientes con diabetes ya que si se usan en este caso podrían tener consecuencias nocivas para la salud de los pacientes diabéticos.

Cómo tomar cortisona

Existen varias presentaciones de los derivados de la cortisona, cada una de ellas indicadas para diferentes situaciones.

  • Gotas oftálmicas y ungüentos oftálmicos: Indicados para las afecciones oculares.
  • Loción tópica, cremas, pomadas, aerosoles, gel: Están ideados para aplicarse de forma tópica, sobre inflamaciones en la piel.
  • Supositorios: Son indicadoss principalmente para el tratamiento de las hemorroides, que también es compatible con los ungüentos.
  • Comprimidos: La versión en tabletas suele traer pastillas de 5, 10 y 20 mg. Los comprimidos orales son las formas más populares de consumo de cortisona. Beber agua mientras se administra el medicamento en esta presentación es recomendable.
  • Inyección: Los corticoides inyectables vía intramuscular de cortisona también actúan de forma eficaz gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Lo más recomendado a la hora de tomar cortisona es consumir el medicamento junto con la comida o después de esta, para así eliminar algunos efectos adversos que puedan presentarse, además de seguir el tratamiento al pie de la letra, respetando los horarios y las dosis. Si se olvida de una dosis, tome inmediatamente una y siga normalmente con el tratamiento.

Como se puede apreciar, existen varias alternativas para la administración de cortisona, por lo que solamente un médico podrá saber qué método y qué dosis es el que mejor se ajusta a la necesidad del paciente. En especial si se trata de los niños o bebés, es más que necesario una consulta médica.

Efectos secundarios de la cortisona

Como todo medicamento, existen ciertos efectos secundarios que se pueden dar cuando se administran medicamentos con cortisona o sus derivados. ¿Cuáles son? Los más frecuentes son aumento del apetito, irritabilidad, insomnio, retención de líquidos, náuseas (por ello es recomendable tomar el medicamento junto a las comidas), ardor de estómago (no consumir cafeína ni derivados para que no se acentúe esta reacción adversa), aumente la concentración de azúcar en la sangre, además de reducirse la capacidad de cicatrización de las heridas.

Existen también otros efectos secundarios que podrían aparecer pero con mucha menos frecuencia, como por ejemplo los dolores de cabeza, mareos y alteraciones en el estado de ánimo. Con un uso prolongado y a largo plazo podría darse una reducción del tejido óseo y el desarrollo de cataratas.

Mucha gente ha manifestado la aparición de acné y granos, además de la alteración en la menstruación o la hipertensión arterial, sin embargo no son efectos adversos que aparecen en los prospectos y requieren una consulta médica en caso de que aparezcan. Se puede creer también que la cortisona engorda, pero esto se trata solamente de una retención de líquidos temporal durante el tratamiento con este medicamento.

Precios y dónde encontrarlo

La cortisona es vendida bajo receta médica en cualquier farmacia. Al ser un medicamento con muchas variaciones, no podemos precisar precios exactos, no obstante podemos decir que su precio no es elevado y está al alcance de cualquier paciente, eso sí, consulta siempre con un médico y cómpralo bajo receta.

 

Cuando hay un exceso de cortisona se detectan una serie de síntomas como por ejemplo el aumento de peso, problemas en la piel que se pueden detectar por la aparición de manchas violáceas similares a moratones especialmente en senos, abdomen o muslos. Además suele aparecer un exceso de vello en la piel, fragilidad ósea y muscular, dolor de espalda crónico o presión arterial alta entre otros.

Por el contrario cuando hay una insuficiencia de cortisol en el organismo se producen otra serie de dolencias como por ejemplo una bajada brusca de la tensión y del ritmo cardíaco que pueden provocar visión borrosa y alteraciones de la vista en general, pérdida de conocimiento, debilidad e incluso deshidratación. La falta de cortisol debe de solucionarse con la aplicación de hidrocortisona. Sin embargo, las causas que propician la ingesta artificial de cortisona puede dar lugar a un "efecto rebote". Este tipo de efectos son malos para la salud ya que pueden provocar que nuestro organismo deje de segregar cortisona de forma natural, de modo que el tratamiento inducido con esta hormona debe de hacerse siempre bajo vigilancia y poco a poco para evitar efectos colaterales.

Las consecuencias de tener un nivel muy alto o muy bajo de cortisona tendrá efectos negativos sobre el organismo, por lo que es importante buscar el equilibrio y controlar la cantidad de cortisona en sangre para evitar problemas de salud.

En cualquier caso, no olvides que para suplir una carencia de cortisona puedes recurrir a los alimentos que contienen cortisona, para mejorar los niveles y aliviar los síntomas.

¿sabías qué...?

Existe un tipo de cortisona en el mundo de la homeopatía, la cortisona homeopática, con un efecto muy similar al de los corticoesteroides cuyo principo activo proviene del Cardiospermum halicacabum, también conocida como "planta globo".