Contraindicaciones de la manzanilla

Efectos secundarios del consumo de manzanilla y situaciones a evitar

La manzanilla es una de las hierbas que más se utilizan para tratar un gran número de afecciones: problemas digestivos, problemas de peso, excelente limpiadora para la piel, muy utilizada en períodos de estrés por sus propiedades calmantes... Y en definitiva un remedio natural que resulta muy útil en la vida diaria.

Sin embargo, y aunque con muy pocas excepciones, la manzanilla puede llegar a ser contraproducente por lo que conviene tomarla con precaución y con la información necesaria para saber en qué casos no se debe de administrar. Veámos cuáles son las situaciones en las que no debe de tomarse manzanilla.

    Índice

  1. Personas alérgicas al polen

    Las personas alérgicas al polen deben de evitar la ingesta de manzanilla. La razón se encuentra en que la manzanilla es una flor y por tanto puede producir una reacción alérgica en cualquier persona que tenga alergia a las plantas con flores.

    Las reacciones más frecuentes pueden ser desde la clásica y molesta rinitis alérgica, hasta picor de garganta o hinchazón en la cara entre otras. Lo más recomendable es evitar la manzanilla si se comienza a experimentar alguno de estos síntomas y recurrir a algún histamínico si los síntomas son leves. En el momento en el que empeoren, es fundamental acudir a un centro médico.

  2. Mujeres embarazadas

    Las mujeres embarazadas deben de evitar el consumo de manzanilla a pesar de los beneficios que esta planta tiene para calmar los problemas digestivos tan frecuentes durante la gestación.

    Por un lado, y a pesar de que no hay estudios concluyentes que así lo confirmen, se debe de restringir el consumo de manzanilla durante los primeros meses de embarazo especialmente ya que es durante este primer trimestre cuando se están formando los órganos del bebé y puede haber indicios de abortos espontáneos relacionados con esta planta.

    Por otro lado, y una vez superado el primer trimestre, la manzanilla podría estar relacionada con una alta probabilidad de tener un parto prematuro

    La clave está en hacer un uso moderado de la manzanilla y evitar tomarla en grandes cantidades, aunque en cualquier caso debe de ser el médico obstetra en encargado de recomendar o restringir su ingesta.

  3. Niños menores de cinco años

    Los niños menores de cinco años entran dentro del grupo de personas que deberían mantener un consumo de manzanilla en pequeñas dosis a pesar de que pueda ser beneficiosa para tratar el dolor de estómago o problemas intestinales.

    Hay que tener especial cuidado con aquellos niños que comienzan a presentar síntomas de alergia al polen, y en el caso de los bebés se debe de limitar su consumo dado que el espacio que ocupa en el estómago puede hacer que tomen menos leche de que necesitan para su crecimiento, e incluso que el sabor de la manzanilla les haga acostumbrarse más a ella que a la leche.

    Debemos de tener en cuenta además que los preparados de manzanilla indicados para niños y lactantes contienen azúcares añadidos con el fin de que el sabor resulte más agradable, sin embargo es este exceso de azúcares lo que se debe de evitar en los bebés.

    La forma en la que la manzanilla debe de restringirse en niños pequeños es cuando se presenta en formato de aceite esencial, ya que de este modo puede tener ciertos alérgenos que provocarían reacciones alérgicas en la piel de los niños, así como otras reacciones más severas.

  4. En grandes cantidades puede provocar vómitos

    La manzanilla, al igual que ocurre con la gran mayoría de las hierbas que hoy dia se consumen y comercializan en diversos formatos para tratar dolencias, debe de tomarse en dosis justas ya que un eso excesvio puede hacer que se convierta en una planta tóxica.

    La manzanilla suele ser la hierba más utilizada para tratar problemas relacionados con malas digestiones, dolor de estómago o aerofagia sin embargo en grandes cantidades puede ser especialmente perjudicial provocando vómitos y mareos, justo el efecto contrario que agravaría aún más el malestar.

  5. Dermatitis por contacto

    Hay que tener especial cuidado con la manzanilla cuando se coge fresca, puede producir una reacción alérgica en la piel que daría lugar a una dermatitis por contacto. Puedes ser más o menos severa en función de la reacción, pero en casos graves puede provoar una dermatitis muy irritiativa similar a una quemadura.

    Este tipo de dermatitis irritativa o dermatitis alérgica además puede producir hinchazón en las manos, enrojecimiento y picor por lo que es necesario acudir al centro médico para tratar el problema y evitar la aparición de ampollas e incluso reacciones alérgicas más severas.

La manzanilla ha sido utilizada durante muchos siglos como un remedio muy útil por sus efectos sedantes y antiinflamatorios entre muchas otras. Hoy día además de en infusión, que es la forma más tradicional de utilizarla, podemos comprarla en forma de aceite esencial, en jabones y champús en otros muchos productos.

Sin embargo, y a pesar de sus múltiples bondades, no olvides consultar con un especialista antes de administrarla para evitar efectos secundarios y disfrutar de todos sus beneficios con seguridad.

¿sabías qué...?

En la época de la Antigua Roma, los romanos utilizaban las manzanilla para elaborar inciensos aromáticos y era uno de los ingredientes más utilizados en el aderezo de las comidas.

comenta y pregunta