Cómo consumir jengibre para la garganta

Jengibre: uno de los remedios caseros más efectivos para el dolor de garganta. Descubre cómo tomarlo.

La llegada del frío es una de las épocas más propicias para contraer infecciones de garganta como por ejemplo una afonía o una faringitis así como otras afecciones que provocan que esté irritada e incluso inflamada, molestias que causan dificultad para tragar, hablar y que puede llegar a ser muy dolorosa. Afortunadamente contamos con un gran aliado para hacer frente a este tipo de dolencias: se trata del jengibre, utilizado en numerosas recetas.

El jengibre es conocido por sus múltiples virtudes, entre ellas sus propiedades sedantes y antiinflamatorias para quitar o al menos reducir el dolor de garganta y bajar la inflamación. Además su agradable sabor hacen de este alimento uno de los mejores medicamentos naturales y caseros que podemos encontrar.

    Índice

  1. Infusión de jengibre y menta

    La infusión de jengibre es un gran remedio casero que se puede usar para aliviar las molestias derivadas de la infección de garganta, en ocasiones asociadas a un resfriado, tales como la tos o la inflamación. La preparación de este tipo de infusiones es muy sencilla y sus efectos suavizantes y antiinflamatorios son casi inmediatos sobretodo cuando el dolor va asociado a una ronquera por un catarro o una inflamación de las cuerdas vocales.

    Tan solo necesitaremos añadir en un recipiente cuatro tazas de agua, 3 cucharadas de jengibre picado y un cucharada de menta seca. Llevaremos a ebullición y dejaremos que reduzca unos minutos. Enfriamos y añadimos miel para endulzar. Debemos de tomarla cuando sintamos dolor, pues las propiedades calmantes de la miel, el frescor de la menta y el jengibre servirán para aliviar los síntomas en poco tiempo y mejorar la voz ronca rápido mejorando el malestar.

    Además de calmar los dolores de garganta, dado que el jengibre es un excelente tratamiento expectorante, nos ayudará a eliminar flemas en el caso de un resfriado.

  2. Jarabe de jengibre con miel y limón

    El jarabe de jengibre es un gran remedio para calmar la garganta y excelente medicina natural para tratar las molestias de un constipado. Además de resultar sano y sobretodo muy natural, se caracteriza por su agradable sabor.

    Para elaborarlo necesitamos mezclar en un recipiente una taza de azúcar por una taza de agua, y dejar hervir hasta que reduzca. Cortamos rodajas muy finas de jengibre fresco y llenamos media taza. Añadimos a la mezcla de agua con azúcar y tras remover unos 15 minutos a fuego lento retiramos y dejamos que se enfrie. A continuación debemos agregar 2 cucharadas de zumo de limón. Colamos y lo dejamos en un bote que refrigeraremos hasta que lo vayamos a tomar.

    Se puede tomar una cucharada sopera entre 3 y 4 veces al día, la primera de ellas en ayunas para encontrar alivio rápidamente.

  3. Masticar raíz de jengibre

    Masticar raíz de jengibre es la forma más rápida de comenzar a experimentar mejoría en la garganta. Hay que tener en cuenta que la raíz de jengibre, al comer en crudo, tiene un sabor un tanto fuerte muy similar al del limón, por lo que si no estamos muy acostumbrados quizá no resulte agradable. Sin embargo al mezclar el jengibre con la saliva, se produce un efecto calmante muy beneficioso para la salud.

    Por otro lado, el jengibre nos ayudará a calmar la tos persistente, una de las causas más frecuentes de irritación de garganta. Una forma de contrarrestar el sabor es añadiendo un poco de miel.

  4. Caramelos de jengibre

    Una de las formas más fáciles y rápidas de poder disfrutar de los beneficios del jengibre para la garganta, consiste en tomarlo en forma de caramelos de jengibre. Los ingredientes son muy básicos y el resultado es excepcional ya que podremos recurrir a ellos en cualquier momento para aliviar los problemas de garganta.

    Su elaboración apenas entraña complicación. Para hacerlos solo necesitamos alrededor de 200 gramos de azúcar que pueden sustituirse por miel, 60 mililitros de agua y una raíz pelada de jengibre. Por un lado calentaremos el azúcar o la miel con el agua a fuego medio hasta que espese y quede una textura similar a la del sirope. A continuación pelamos la raíz de jengibre y hacemos cubitos. Añadimos al sirope y mezclamos bien. Hervimos y retiramos para que reposen al menos una noche. Seguidamente los escurrimos y dejamos que se sequen y los conservamos en un lugar oscuro, fresco y seco.

    Ya tendremos listos nuestros caramelos de jengibre a los que podremos recurrir como uno de los remedios más efectivos para tratar las dolencias de la garganta inflamada.

    En el caso de no encontrar el modo de cocinar estos caramelos, es posible adquirir trozos de jengibre deshidratado que podemos utilizar del mismo modo para aprovechar todas las cualidades.

  5. Beber jugo de jengibre

    Finalmente, el jugo de jengibre es otra de las formas en las que podemos aprovechar las virtudes y propiedades curativas del jengibre para tratar las dolencias de la garganta y curar las molestias asociadas.

    Para conseguir elaborar el jugo de jengibre es necesario pelar y comenzar a rallar la raíz a la vez que vamos exprimiendo el líquido que va soltando en el proceso de rallado. Otra forma de sacar el jugo de jengibre consiste en envolverlo en una gasa e ir exprimiendo.

    El jugo de jengibre por sí solo puede resultar un tanto fuerte de sabor. Para suavizarlo se le puede añadir una cucharada de miel o unas gotas de limón, de este modo podremos potenciar los beneficios y comenzar a notar una importante mejoría. También es útil para hacer gárgaras.

El jengibre admite varias formas de preparación. Lo ideal es elegir aquella que nos resulte más cómoda de preparar y más agradable en cuanto a sabor, sin olvidar que en el caso de no notar mejoría es importante complementar los remedios naturales con la ayuda de un profesional.

No hay que olvidarse de que además de ser muy eficaz para tratar problemas de garganta y resfriados, el jengibre sirve para calmar las náuseas y la tos.

¿sabías qué...?

A pesar de sus múltiples propiedades y de ser bueno para tratar numerosas dolencias es posible encontrar ciertas contraindicaciones o efectos secundarios en su consumo. Así, el jengibre está contraindicado en personas que sufren hipertensión, así como aquellas personas que estén tomando medicación para la diabetes, anticoagulantes y aquellos fármacos indicados para la circulación.

comenta y pregunta