En qué consiste el estrés tecnológico

Descubre las características del estrés tecnológico

Con la tecnología completamente implementada en nuestra vida hemos traído una serie de nuevas problemáticas desconocidas para la medicina y la psicología, tal y como la hemos concebido durante estos años. A las múltiples fuentes de estrés posibles se suma el estrés tecnológico, consistente por una parte en dependencia y por otra en frustración. Es en el rango de edad del que la sufre donde encontramos la diferencia entre ambas vertientes.

Por supuesto, internet entra dentro de este nuevo nicho para la ansiedad, produciendo que aparatos vendidos siempre por su funcionalidad como los ordenadores o los teléfonos móviles ya no tengan cabida si no disponen de conexión a la red. De una forma u otra internet siempre estará involucrado en el estrés tecnológico independientemente del resto de características. Con millones de personas en el mundo opinando solamente, ya se crea una necesidad artificial que puede desembocar en estrés.

El estrés tecnológico en la juventud: dependencia y necesidad

Cuando una persona joven se plantea adquirir un nuevo objeto relacionado con su afición (o lo que él cree que está relacionado) sintiendo ansiedad antes de comprarlo y malestar si anticipa la imposibilidad de no poder hacerlo, decimos que sufre estrés tecnológico. En la mayoría de jóvenes dependientes la tecnología es una necesidad vital. Esto se puede entender perfectamente como una adicción a la novedad, a poseer lo último del mercado aunque objetivamente no lo necesitemos.




Un campo sencillo para entenderlo dentro de la tecnología es el de los teléfonos móviles. Las compañías saben cómo funciona la nueva mentalidad de los consumidores, quieren lo más actual posible aunque las mejoras sean objetivamente nimias. De esta forma, la tecnología pasa a ser seña de identidad de la persona al diferenciarse del resto que no pueden estar tan actualizados. Es muy probable que use el teléfono para exactamente lo mismo que una persona con un móvil de gama baja, pero el supuesto matiz elitista que se añade lo diferencia en su cabeza.

Por supuesto también puede ocurrir en la madurez, cada generación crece más rodeada de tecnología lo que hace que estas necesidades vayan extendiéndose a un entorno laboral que habitualmente dispone de mayores recursos, aumentando todavía más la dependencia. Al no ser un estrés reconocido de forma oficial por la comunidad y tratarse habitualmente como algo 'normal' son muy pocas las personas que buscan ayuda profesional, exceptuando los casos donde las compras son tan abusivas que la estabilidad económica se tambalea.

El estrés tecnológico en la madurez: un mundo que nos ha olvidado

La otra cara del estrés tecnológico la viven las personas de mayor edad, avasalladas por la cantidad constante de novedades aparentemente imprescindibles en el día a día. Nos sentimos incapaces de comprender todo lo que van sacando, sintiendo que estamos ya fuera de una sociedad que solo cuenta con los jóvenes. Siempre un paso por detrás, llega un punto en el que o abandonamos el intento de mantenernos actualizados o directamente aceptamos que ya no formamos parte de la masa que mueve el mundo.

Es más difícil de manejar que el relacionado con la dependencia ya que en este caso el cuadro de ansiedad que presentan las personas en la madurez es mucho más cercano al clásico estrés. Nos vemos incapaces de encontrar una conducta que nos permita acercarnos mínimamente al conocimiento que tienen los jóvenes, volviéndonos dependientes de ellos incluso para tareas donde nos aseguran que son sencillas.

Lo más importante del estrés tecnológico es su parecido al estrés normal: cuando lo reconocemos ya hemos dado un gran avance para superarlo, mucho más que en otros trastornos. Independientemente de que nuestro estrés se relacione con la dependencia o la frustración podremos superarlo desde el momento en el que tomemos conciencia de lo que nos ocurre.

¿sabías qué...?

Las empresas tecnológicas se conciencian cada vez más de la problemática que están generando con sus constantes actualizaciones. Es por ello que la sencillez y las constantes muestras de prueba gratuita se dan en los últimos años, evitando perder posibles compradores.

comenta y pregunta