Consejos para dormir bien en pareja

Los mejores trucos para dormir con tu pareja

Vivir en pareja es un reto que nos pone a prueba a diario con situaciones cotidianas donde debemos adaptar nuestras costumbres con las de la otra persona. Dormir con nuestra pareja es un acto de confianza que puede generar tensión cuando no se afronta correctamente. Teniendo en cuenta que pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo es comprensible que tratemos de lograr que la experiencia sea lo más satisfactoria posible, evitando que aparezcan problemas innecesariamente por pensar que el acto de dormir con nuestra pareja carece de importancia.

    Índice

  1. Mantén siempre el diálogo abierto

    El consejo general para las relaciones de pareja se aplica también para el acto de dormir: la comunicación es clave. Por mucho que creamos conocer a nuestra pareja y que tengamos experiencia durmiendo juntos siempre habrá detalles que se nos pasen por alto; pequeños puntos que no hemos llegado a descubrir, ya sea porque nos los han ocultado o porque no hemos prestado la suficiente atención.

    No hay nada más sencillo como abrir la conversación de forma desenfadada y que vayan surgiendo poco a poco esas pequeñas asperezas que no nos habíamos atrevido hasta ese momento a trabajar. Recuerda siempre que dormir es cosa de dos por lo que es una buena oportunidad para que puedas mostrar también tus inquietudes sin que necesariamente haya un problema. 

  2. Evita discutir en la cama

    Evita discutir en la cama

    Nuestra habitación debe ser el último espacio que veamos durante el día, dejando de lado todas las frustraciones y problemas vividos hasta entonces. Si permitimos que la cama se convierta en la vía de escape para nuestros enfados haremos que se resienta nuestra relación. Los dos podrían haber pasado situaciones difíciles a lo largo de la jornada, pero al final del día queremos ante todo descansar junto a una persona a la que queremos.

    Si hacemos que la cama sea una especie de salón de terapia donde discutamos malamente, haremos que se convierta en un espacio hostil, lo cual nos quitará las ganas de dormir plácidamente o de relajarnos en un ambiente donde se supone que nos sentimos a salvo de los problemas del día. Si como pareja han tenido temas que deben ser resueltos, entonces lo mejor es hacerlo antes de dormir. Recuerda no poner un pie en las sábanas antes de hacer las paces, si se han herido susceptibilidades.

  3. Trata de coordinar los horarios

    Por mucho que nos queramos el acto de dormir sigue siendo sagrado para muchos, siendo muy difícil de manejar cuando uno de los dos tiene un horario completamente diferente. Es importante tratar de ajustar los horarios para acostarnos y levantarnos juntos, tanto por crear un clima íntimo como por evitar molestar al otro. Si esta situación es por motivos laborales puede sernos útil tener un segundo rincón para dormir por separado después de haberlo hablado claramente.

    Con todo, a menos que realmente sean horarios diametralmente opuestos (como se podría dar, por ejemplo, si uno de los estudios practica la carrera de Enfermería) podemos aprovecharlo para generar oportunidades de mejorar la relación, adaptando nuestro ritmo a la otra persona como muestra de nuestro sincero interés.

  4. Crea la habitación de vuestros sueños

    Crea la habitación de vuestros sueños

    Muchas habitaciones de pareja se resumen en una cama de matrimonio anodina y una pequeña decoración generalista. Compra junto a tu pareja la cama y la mesa de noche correspondiente y busca escuchar sus opiniones, buscando en conjunto el diseño definitivo que quieran para la habitación. No hay nada más romántico que decorar una habitación en pareja tratando de satisfacer los gustos de ambos a la vez que creamos el rincón de nuestros sueños.

    Existen muchas ideas de diseños completos para las habitaciones de pareja, aunque si nos parece excesivo cambiar por completo la habitación podemos mezclar un diseño previo junto a pequeños detalles íntimos de la relación que le den el toque personal.

  5. No olvides los momentos íntimos en la cama

    Aunque la pareja se cimente ante todo en los sentimientos no hay que engañarse: las relaciones íntimas son una parte fundamental donde la cama juega un papel protagonista. Mantener relaciones en la misma cama donde dormimos hará que ese rincón se convierta en un lugar personal para los dos, dotándolo de un valor intrínseco único. No hay que buscar una serie de horarios fijos ni planes previos para este tipo de situaciones, sino que se trata de hacer que el dormitorio sea una pequeña vía de escape al resto del mundo donde se pueda compartir todo tipo de experiencias banéficas, especialemente las más íntimas.

¿sabías qué...?

Una buena cama hará que todos nuestros trucos sean mucho más eficaces. Podemos escatimar con la decoración pero el colchón debe ser siempre de buena calidad, una persona descansada es una persona dispuesta a disfrutar de la vida.