Consejos para dejar de fumar para siempre

Aprende a superar el tabaquismo con estos consejos

Luchar contra la adicción al tabaco no es solo uno de los propósitos más comunes año tras año, es también de los que más abocan al fracaso. Como todas las adicciones abandonar el tabaco completamente es casi imposible si no tenemos un plan establecido. Es cierto que la fuerza de voluntad es indispensable pero si dejamos que se encargue de todo es muy probable que en algún momento flaqueemos, siendo la recaída especialmente dolorosa.

Hay que tener claro que independientemente de los consejos que sigamos necesitaremos esfuerzo y constancia a partes iguales. No van a funcionar si no mantenemos una rutina, siendo más pequeños espejismos donde conseguimos dejar de fumar durante unos días que un auténtico tratamiento para abandonarlo. Por supuesto los dos factores se verán enormemente beneficiados si contamos con el apoyo de nuestros seres queridos.

A continuación veremos algunos consejos para dejar de fumar para siempre. Ponlos en práctica con constancia para poder ver los resultados.

    Índice

  1. Elimina el tabaco físico de tu vida

    Elimina el tabaco físico de tu vida

    Si has decidido dejar de fumar lo primero es hacer desaparecer todo el tabaco físico que tengas. Esto significa tirar a la basura los paquetes que tengas, los cigarrillos sueltos que puedas tener, los ceniceros y los mecheros. Cualquier elemento material que te ayude a fumar debe salir de tu casa, y que se encuentre en un contenedor lejos de tu alcance; nada de dejar que repose en una bolsa de la cocina.

  2. Evita pasar por delante de estancos

    Actualmente comprar tabaco no es tan sencillo como antaño donde se vendía en prácticamente todos los negocios. Si en tu rutina diaria pasas por delante de sitios donde comprabas habitualmente el tabaco cambia tu ruta. Aunque sea necesario salir de casa con más tiempo, cualquier tipo de estímulo que nos incite a retomar la adicción debe desaparecer. Además hacer algo tan drástico aparentemente nos dará una sensación de control enorme, mejorando nuestra motivación para superar el tabaquismo.

  3. Pide a tus amigos fumadores que no fumen contigo

    Pide a tus amigos fumadores que no fumen contigo

    Cuando hemos sido fumadores durante mucho tiempo es fácil que nuestras amistades, al menos algunas, sean también fumadoras. Debemos pedirles que no fumen con nosotros para evitar cualquier posible tentación. Es mejor que no confiemos en nuestra fuerza de voluntad pensando que aguantaremos las ganas aunque fumen delante nuestra, ponernos pruebas así solo conseguirá desgastarnos y hacer que la recaída sea mucho peor. En los casos más drásticos si no conseguimos que en las salidas que hagamos desaparezca el tabaco será mejor preparar otros planes.

  4. Prepara una lista de situaciones ineludibles

    Por mucho que nos esforcemos habrá situaciones donde nos expondremos al tabaco aunque no queramos. Si no podemos evitar momentos de contacto con el tabaquismo tendremos que prepararnos para superarlos sin caer en la sencillez de fumar. Reuniones de trabajo o salidas nocturnas son las más habituales, no podremos eliminar el tabaco del ambiente por mucho que queramos pero si hemos previsto en nuestra lista lo que ocurriría iremos mentalizados para no recaer.

  5. Intenta no recurrir demasiado a los cigarrillos de control

    Intenta no recurrir demasiado a los cigarrillos de control

    Dentro de las técnicas más comunes para dejar de fumar se recomienda el uso de cigarrillos de control, tomas concretas que iremos reduciendo para que no sea tan difícil llevarlo al principio. La lógica se basa en que es más fácil recaer cuando pasas de una adicción total a nulo consumo y, aunque es cierto, muchos fumadores utilizan dichos cigarrillos como 'premios' cuando hacen algo particularmente bien. Si los necesitamos y realmente cumplimos con el periodo establecido para ir reduciéndolos no habrá problema pero es mejor recurrir a ellos lo menos posible.

  6. Utiliza una hucha para guardar el dinero que gastarías en tabaco

    Uno de los consejos más habituales a la par que efectivos. Es casi imposible que tengamos la fuerza de voluntad para que introduzcamos el dinero real que nos gastábamos pero seguir una fórmula sencilla como el dinero de una cajetilla a la semana nos permitirá premiarnos con otros caprichos. Como siempre, este tipo de conducta puede generar ansiedad por sí misma por lo que es mejor hacerlo de forma comedida.

¿sabías qué...?

El tabaquismo llegó a ser recomendado por los médicos durante el siglo XX a pesar de que ya se tenía constancia de sus enormes efectos perjudiciales para nuestra salud. Estaba tan adherido culturalmente que era prácticamente como tomar café en la actualidad.