Qué debo hacer si tengo la tensión alta

Recomendaciones para controlar la hipertensión

Tener la tensión alta (hipertensión) es un problema con graves consecuencias para la salud, mucho más peligroso aún si tenemos en cuenta que se trata de un enfermedad asintomática que en muchas ocasiones no da señales hasta que aparecen afecciones graves.

La mejor forma de detectar una presión arterial alta es haciendo mediciones periódicas que nos permitan controlar los valores. Si compruebas que tu tensión es más alta de lo normal, no te olvides de seguir las siguientes recomendaciones.

    Índice

  1. Reducir el consumo de sal

    Uno de los pasos que debes de seguir cuando tu presión arterial se sitúa en valores por encima de lo normal, consiste en reducir al máximo el consumo en sodio. A pesar de que un mínimo de contenido en sal es necesario ya que ayuda a hidratar el organismo, mantener el pH de la sangre o transmitir impulsos nerviosos entre otras funciones, un consumo muy elevado puede ser un factor determinante para padecer hipertensión.

    Cuando se produce un aumento de sal en el organismo, es necesario que la presión arterial suba ya que se produce un aumento de ingesta de líquidos por la sensación de sed. Lo que pretende el organismo es aumentar la excreción de líquidos y por tanto el excedente de sodio.

  2. Controlar el peso

    Existe una estrecha relación entre las personas obesas y el riesgo de sufrir hipertensión arterial. De hecho la presión arterial va subiendo en función del peso corporal adquirido por lo que las personas obesas tienen un porcentaje entre dos y tres veces mayor de sufrir este problema.

    Cuando se ingiere comida en exceso se produce un aumento en la actividad del sistema nervioso simpático, lo cual provoca que la tensión arterial aumente. De igual forma existe una mayor retención de líquidos y un aumento de una hormona conocida con el nombre de leptina, relacionada directamente con el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares.

  3. Evitar la vida sedentaria

    La falta de ejercicio y en general una vida sedentaria es un factor clave para el desarrollo de hipertensión. La vida sedentaria provoca que la persona sea más propensa a tener una alimentación poco saludable y por tanto además de experimentar una peligrosa subida de tensión, es posible que desarrolle otro tipo de trastornos como una subida de colesterol o riesgo de padecer sobrepeso.

    Es importante que al menos dediquemos 30 minutos al día a seguir una rutina de ejercicios además de incluir fruta y verdura en abundancia en nuestra dieta, con el fin de mantener la hipertensión controlada y mejorar nuestra calidad de vida.

  4. Evitar el tabaco y el alcohol

    El tabaco y el alcohol son grandes enemigos de una vida saludable y son un factor de riesgo a la hora de desarrollar problemas de hipertensión.

    Por un lado, el alcohol, dado el exceso de calorías que contiene, tiende a producir sobrepeso en la persona, lo cual incide en un exceso de presión en las arterias, y por tanto en una subida de tensión.

    Por otro lado, la nicotina presente en los cigarrillos hace que se produzca una contracción en los vasos sanguíneos lo cual hace que la presión aumente de forma considerable causando hipertensión.

    Reducir tanto el alcohol como el tabaco es clave para evitar estos problemas de presión además de para protegernos frente a peligrosas enfermedades.

  5. Controlar el estrés

    Los cuadros de estrés provocan que la tensión suba creando picos altos de hipertensión. El estrés laboral, los problemas familiares y determinadas situaciones de la vida diaria pueden hacer que la persona se vea sometida a una presión emocional de tal magnitud que provoca que la presión sanguínea se dispare para hacer frente a este período.

    El estrés provoca que los latidos del corazón se intensifiquen provocando que la tensión suba. Si bien es un problema que puede producirse únicamente en períodos puntuales, un tiempo continuado puede provocar problemas de salud para la persona que se encuentra bajo esta situación.

    Es indispensable aprender a controlar estos episodios con el fin de que la tensión no se vea afectada y de que encontremos un bienestar tanto físico como mental.

  6. Acudir al especialista

    Ante la evidencia de que estamos sufriendo hipertensión es fundamental acudir a un médico especialista quién, además de hacernos un seguimiento acerca de los valores de tensión que vamos registrando de forma periódica, nos dará las primeras pautas a seguir a la hora de tratar el problema de la tensión alta.

    Además de ayudarnos a controlar la presión arterial, el médico evaluará cuáles son los factores de riesgo, la existencia de otras enfermedades y los antecedentes que pueden estar provocando esta situación para poner remedio.

En algunos casos la hipertensión puede aparecer de forma ocasional y como respuesta a una serie de estímulos que propician su aparición como por ejemplo la ingesta de ciertos fármacos o la aparición de una situación que nos provoca tensión o angustia. En otros casos la hipertensión es un problema habitual que es necesario tratar para poder contrarrestar todos los efectos nocivos que puede provocar en nuestra salud.

¿sabías qué...?

Más de nueve mil millones de personas mueren cada año a causa de la hipertensión. Una enfermedad que se ha convertido en el causante, en el 45% de los casos, de la muerte por infarto de miocardio.

comenta y pregunta