Consecuencias del insomnio

Cómo nos afecta uno de los trastornos del sueño más importantes

El insomnio se ha convertido en uno de los trastornos y preocupaciones más comunes en la población trabajadora, especialmente en adultos tanto mujeres como hombres, que en jóvenes y niños o bebés, aunque existen ciertos casos de insomnio infantil que también son necesarios tratar para saber a que se debe.

Entendido por definición como: la dificultad para mantener un sueño de calidad en un tiempo aproximado de 8 horas, con este significado podemos adivinar que sufrir de insomnio en una persona integrada en el modelo actual de sociedad, es un mal incómodo y difícil de abordar y de vivir que tiene consecuencias constantes en el ritmo de vida diario. La sensación de tener mucho sueño durante el día resulta hasta cierto punto incapacitante para realizar numerosas tareas, algo que se incrementa cuando se prolonga en el tiempo.

Aunque el diagnóstico de insomnio lo hace un profesional formado no es difícil darnos cuenta cuándo lo sufrimos. Pero ¿cómo puedo saber si tengo insomnio? La clave para considerar que sufrimos de insomnio pasa por la repetición de episodios del mismo muchas noches seguidas. Es decir, si sufrimos una noche incómoda no significa necesariamente que tengamos insomnio pero si llevamos una larga temporada sufriéndolo sin que ninguna de las medidas que hayamos tomado haya tenido efecto sí podemos preocuparnos de padecerlo.

Tipos de insomnio




Podemos distinguir dos grupos principales de consecuencias cuando sufrimos de insomnio:

Insomnio primario

En el insomnio primario no hay existencia de ninguna enfermedad que pueda explicar su aparición, y generalmente desaparece en poco tiempo.

Insomnio transitorio o secundario

Este tipo de insomnio transitorio o secundario no suele superar las tres o cuatro semanas de duración, y consiste en la aparición de determinadas situaciones y causas de tipo psicológico como por ejemplo situaciones personales estresantes, ansiedad, angustia por depresión, preocupaciones, nerviosismo o algunas enfermedades como el cáncer o el asma entre otras, es lo que se conoce como insomnio orgánico. Tambíen se puede producir este tipo de insomnio durante el embarazo provocado por los cambios hormonales, así como en la menopausia. La ingesta de algunos medicamentos también produce la aparición de insomnio.

Se denomina insomnio transitorio cuando la persona no puede dormirse, cuando no puede mantener el sueño durante toda la noche al verse interrumpido (insomnio intercalado o de mantenimiento), es lo que conocemos como sueño fragmentado,  o cuando no puede volver a dormirse al momento de un despertar precoz (insomnio terminal) Por lo general este tipo de insomnio se quita una vez erradicada la causa que provoca su manifestación.

Insomnio crónico

Este tipo de insomnio suele superar las tres semanas de duración y provoca importantes problemas tanto físicos como psíquicos en la persona que lo padece, impidiéndole llevar una vida normal.

Insomnio idiopático

Esta clase de insomnio es conocido como insomnio inicial de la infancia, y generalmente está asociado a causas de dudosa veracidad y que perdura a lo largo de los años.

Insomnio por una falta de higiene en el sueño

Este tipo de insomnio ocurre en aquellas personas que no tienen un patrón definido a la hora de irse a dormir, que tienen horarios poco organizados, o que por el contrario consumen ciertas sustancias (drogas, alcohol) que causan la aparición de insomnio.

Principales consecuencias del insomnio

Consecuencias fisiológicas

  • Las más evidentes, nuestro cuerpo manifiesta el insomnio desde la primera noche que no hemos descansado adecuadamente. Podemos tratar de paliarlas con estimulantes como el café o las bebidas energéticas pero tienen un grave problema y es que a medida que se prolongue nuestro problema más se acentuarán dichos síntomas.
  • El cansancio generalizado es el problema más común que muestra nuestro organismo. No somos capaces apenas de movernos con soltura, teniendo una sensación de cansancio que se extiende a todas las acciones que realizamos, desde el deporte hasta simplemente caminar hasta llegar al trabajo. Si además lo notamos desde primera hora significa que nuestras defensas se encuentran muy bajas, aumentando la probabilidad de enfermar. Es de vital importancia combatirlo para evitar serios problemas de salud.
  • Las dificultades motrices se harán evidentes incluso en acciones como preparar la comida o caminar. Al encontrarnos tan desmotivados por la falta de sueño nuestro cuerpo no reacciona con la misma exactitud, encontrándonos con que no nos vemos capaces ni de dar dos pasos seguidos en el mismo orden. Este problema está muy incentivado por las dificultades cognitivas que veremos a continuación.
  • Se puede experimentar visión borrosa, y problema de ojos rojos debido a que los vasos sanguíneos se dilatan. La falta de sueño se hace evidente además con la aparición de ojeras.

Consecuencias cognitivas y psicológicas

La cognición hace referencia a nuestras capacidades mentales, las cuales se verán mermadas en la mayoría de campos. De este modo, aspectos como la atención, la motivación o la memoria se ven reducidas drásticamente de forma paulatina, acrecentándose cuanto más nos cueste superar el insomnio.

  • Es en la atención donde más sufriremos el insomnio, siendo incapaces tanto de mantenerla de forma constante como de captar estímulos nuevos. Los llamados despistes se darán repentinamente de forma habitual a lo largo del día, a la vez que nos costará enormemente concentrarnos en una conversación complicada. Tampoco podremos seguir procesos que requieran que dividamos nuestra atención en varias partes y trabajar en diversas tareas al mismo tiempo será imposible sin cometer errores.
  • Nuestra motivación se verá reducida a realizar lo justo y necesario. No emprenderemos proyectos nuevos debido al cansancio ni nos mostraremos receptivos ante los cambios inesperados. Al estar tan relacionada con las emociones, viéndose afectadas por el insomnio también, es sencillo que nos neguemos a cualquier intento de actuación mientras sufrimos las consecuencias de nuestra falta de sueño. Hay que tener en cuenta que también afecta a la intención de solucionar nuestro insomnio, dejándolo en manos de soluciones externas como el café, un esperanzador fin de semana o simplemente caer rendidos esa misma noche porque existe la necesidad de restablecerlo y eliminar los problemas asociados que lo provocan.
  • Con la memoria encontramos el caso más interesante y es que las personas que sufren de insomnio tienden a ser más olvidadizos y conectar con más dificultad eventos del pasado y el presente. No se esfuerzan por recordar eventos concretos, haciendo que las conexiones establecidas en la memoria no se activen con la misma rapidez que en las personas con una higiene del sueño correcta. Cualquier cosa que les pedimos recordar se olvida con facilidad a pesar de que no había otros elementos que le pudiesen distraer.
  • Emocionalmente nos mostramos volubles, pudiendo pasar de la mayor irritabilidad al positivismo extremo. Consecuencia del desajuste interno que tenemos por no haber descansado correctamente, habrá ocasiones en las que nos levantemos con ganas de hacer de todo a pesar de no haber conseguido dormir y otras donde no querremos ver absolutamente a nadie. Se producen episodios de irritabilidad, desorientación, confusión y malestar general.

Cuando comenzamos a ser víctimas de este tipo de consecuencias de la falta de sueño, es necesario acudir a un médico especialista quién nos ayudará a diagnosticar el problema y a buscar las técnicas o la administración de productos naturales o fármacos de venta libre, para poder prevenir los motivos que lo provocan y vencer este problema. Algunos tratamientos incluyen la práctica de ejercicios o hipnosis.

Curar este desorden del sueño, es de gran importancia para la persona que lo padece. La dificultad para conciliar el sueño puede conllevar tal cantidad de problemas para la salud que es necesario recurrir a los consejos efectivos y recomendaciones de un especialista o a algún tipo de tratamiento natural contra el insomnio agudo prolongadoremedios caseros que incluyen la ingesta de alimentos que inducen al sueño e incluso a la medicina con ciertos fármacos que incluyen pastillas o la homeopatía que ayuda a curarlo naturalmente. De este modo podemos evitar sus efectos y garantizar que tanto nuestro cuerpo como nuestra mente duermen las horas necesarias como para recuperar energías. 

A veces el problema en las alteraciones del sueño radica en pequeños detalles que podemos solventar y controlar, como por ejemplo el ronquido o los problemas de tipo nervioso. El tratamiento farmacológico adecuado o alguna terapia pueden ayudarnos a quitar estos inconvenientes de nuestra vida diaria y a mejorar las posibilidades de inducir un sueño de gran calidad.

¿sabías qué...?

Existe una peligrosa enfermedad asociada al insomnio que se conoce como insomnio letal familiar. Es de origen hereditario y existen aproximadamente 100 casos en todo el mundo. El insomnio mortal severo provoca una falta de sueño que resulta tan fatal y causa tales problemas neurológicos graves como la presencia de alucinaciones e imposibilidad para caminar entre otros. Tanto es así que la persona que lo padece fallece en menos de un año.