Conjuntivitis - Causas, síntomas y tratamientos

Información relacionada con la aparición de conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las afecciones más comunes que pueden sufrir los ojos. Se caracteriza por la inflamación de la conjuntiva, una membrana fina y transparente que podemos encontrar en la parte interna del párpado y que a su vez recubre la parte blanca del ojo. La inflamación produce una irritación que hace que el ojo se enrojezca de forma significativa.

Generalmente los diversos casos de conjuntivitis que pueden presentarse no revisten mayor gravedad y suelen desaparecer en poco tiempo, aunque en algunos casos se requiere de tratamiento médico para favorecer la curación. 

A continuación vamos a profundizar un poco más acerca de cuáles son las causas que propician su aparición, así como los síntomas y posibles tratamientos para curarla.

Causas de la conjuntivitis




Causas víricas

Los virus son una de las causas más frecuentes de aparición de conjuntivitis, de hecho los virus causantes de procesos catarrales o gripales o incluso una infección respiratoria suelen ser a menudo los principales causantes en la inflamación de la conjuntiva

La conjuntivitis vírica puede identificarse a partir del aspecto de la secreción que desprende, que en este caso suele ser más líquida en lugar de espesa. Es un tipo de conjuntivitis muy contagiosa cuyo período de contagio puede oscilar entre 7 y 14 días desde el primer contacto.

Causas bacterianas

Las causas bacterianas son junto con las víricas, las más frecuentes en cuanto a aparición. Comienza en un ojo, y muy frecuentemente se transmite hacia el otro. La bacteria más común que puede producir este tipo de conjuntivitis es la Staphylococcus aureus aunque puede ser causada por otro tipo. 

En estos casos el ojo se muestra muy enrojecido y aparece una mucosa de color amarillo verdoso, muy infecciosa, en la parte inferior frecuentemente.

Exposición a agentes tóxicos

La exposición a sustancias muy tóxicas e irritantes puede dar lugar a la aparición de una conjuntivitis. Los ojos se muestran muy irritados y enrojecidos y aparece picor. Generalmente los síntomas remiten cuando el ojo desa de estar expuesto a este tipo de agentes tóxicos, sin embargo cuando los síntomas persisten es indispensable acudir al centro médico.

Hongos

Aunque con menos frecuencia, los hongos patógenos son causantes de algunas conjuntivitis. Estos hongos puedne vivir en el saco conjuntival o bien proceder del exterior.

Al igual que en el caso de la conjuntivitis bacteriana, puede presentarse secreción mucopurulenta de color verdoso, inflamación y enrojecimiento de la conjuntiva.

Alergias

Las alergias son causas muy comunes de la aparición de conjuntivitis. Este tipo de conjuntivitis alérgica ocurre muy frecuentemente cuando el ojo es expuesto a un alérgeno como puede ser el polen, el polvo, la caspa de los animales o cualquier otra sustancia que cause una respuesta alérgica en una persona. La exposición provoca picor intenso y enrojecimiento aunque sin secreción.

Otras causas

Otras causas de la aparición de una conjuntivitis puede ser un elemento extraño que se introduce en el ojo, el uso de lentillas, la introducción accidental de un dedo o n objeto, un traumatismo etc...

Síntomas de la conjuntivitis

En cuanto a los síntomas más evidentes de la aparición de una conjuntivitis, podemos distinguir los siguientes:

  • Lagrimeo.
  • Enrojecimiento.
  • Sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, a veces identificado como arena.
  • Picor intenso y quemazón.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Dificultad para poder abrir el ojo correctamente. Esto se debe a la secreción purulenta que queda adherida a las pestañas especialmente durante la noche cuando estamos ante un caso de conjuntivitis bacteriana o vírica.
  • Visión borrosa, provocada por el aumento de las secreciones fundamentalmente.

Tratamientos para la conjuntivitis

Los tratamientos disponibles para la conjuntivitis dependeerán fundamentalmente del tipo de conjuntivitis que se padezca. Los más comunes son los siguientes:

  • Limpieza exhaustiva de ambos ojos a diario de las secreciones producidas a consecuencia especialmente de las conjuntivitis bacteriana y vírica. Se realizarán con una gasa, agua hervida y suero fisiológico. Es importante además mantener las manos limpias, evitar frotarse así como no comprtir objetos de uso personal para evitar el contagio.
  • Administración de gel o pomada antibiótica. Se utilizan especialmente aquellos que contienen gentamicina, tobramicina y norfloxacino.
  • Administración de gotas oftálmicas con corticosteroides, siempre y cuando la conjuntivitis no esté producida por un herpes, en cuyo caso puede ser contraproducente.
  • Uso de antihistamínicos en el caso de conjuntivitis alérgica.

El tratamiento por lo general no suele extenderse más allá de una semana.

La conjuntivitis rara vez requiere de una atención médica urgente, sin embargo ante la presencia de ciertos síntomas puede ser necesario acudir a un centro médico. Especialmente si se presenta:

  • Infecciones muy recurrentes.
  • Pérdida de visión.
  • Dolor de moderado a intenso en los ojos.
  • Los síntomas no remiten a partir de las 24 horas desde el inicio del tratamiento.
  • La conjuntivitis aparece en pacientes inmunodeprimidos por un tratamiento ante otra enfermedad, (VIH, cáncer...)

¿sabías qué...?

Los ojos, al contrario que ocurre con la nariz, la boca o las orejas, siempre son del mismo tamaño desde el nacimiento.

comenta y pregunta