Como comenzar la recuperación en una adicción

Consejos para iniciar este duro proceso de la mejor forma posible

Las adicciones y sus correspondientes recuperaciones son sin duda uno de los procesos más duros por los que puede pasar una persona. El proceso de recuperación en las adicciones siempre es largo y difícil de manejar. No existe ningún truco mágico que haga que pasemos del todo a la nada, que la abstinencia apenas nos haga efecto y que logre que ya dejemos de pensar sobre nuestro objeto de deseo. Requiere mucha fuerza de voluntad y paciencia si queremos resultados reales.

Es por ello que además de estos consejos hay que aceptar que la recuperación requiere ante todo esfuerzo y seguridad personal. Si seguimos dudando en cierta medida del peligro de nuestra adicción o mantenemos conductas perjudiciales que pudieran hacer que recayéramos no merecerá la pena que hagamos la recuperación porque solo conseguiremos empeorar la situación. No hay nada peor que una recaída pensando que realmente íbamos a superarmos, no solo seguiremos dentro de la adicción sino que además le sumaremos la sensación de que jamás lograremos eliminarla.

    Índice

  1. Acepta que sufres un problema

    Acepta que sufres un problema

    Sin dudas, sin excusas ni justificaciones. Somos adictos y tenemos que aceptarlo en todo su significado. Muchas personas tratan de reducir la importancia de lo que les ocurre por miedo de verse a sí mismos jugando un papel que a priori es exagerado para la situación personal que viven. Hay que ser objetivos con lo que nos ocurre y si hemos llegado a un límite donde nuestra imagen se encuentra tan deteriorada admitirlo para poder cambiar la situación.

  2. No estás solo

    Nunca trates de desaparecer de la gente que te aprecia en tu entorno por dar a conocer tu adicción. En la recuperación, sobre todo en los momentos iniciales, es fundamental contar con el apoyo de nuestros seres queridos. De esta forma, lograremos avanzar en una situación muy difícil de manejar cuando lo hacemos de forma independiente. Recuerda siempre que las personas que se encuentran a tu lado te ven a ti como persona, no como una adicción.

  3. Aléjate del ambiente relacionado con tu adicción

    Una de las formas por las que se mantienen las adicciones es su estrecha relación con determinadas personas, situaciones o momentos concretos. No hay que dudarlo, si algo nos incita a consumir debemos eliminarlo rotundamente de nuestra vida. Y no importa que ese algo se traduzca en un alguien, hay que ser firmes y hacer que cualquier cosa relacionada con nuestro problema desaparezca sin contemplaciones. Es la única manera real de llegar a superar nuestro problema por mucho que tratemos de justificar a determinadas personas.

  4. Asume que sufrirás la abstinencia

    Asume que sufrirás la abstinencia

    Es imposible que haya un proceso de recuperación en las adicciones sin que suframos abstinencia. Nuestro objetivo debe ser estar preparados para la abstinencia, no negarla ni tratar de que no aparezca. Va a estar ahí y lo vamos a pasar muy mal, siendo fundamental que busquemos métodos para evitar que sea más marcada de lo que será antes de hacer que pensar que nosotros vamos a ser diferentes a los otros adictos.

  5. Tiempo y paciencia

    Todas las recuperaciones requieren tiempo, dedicación personal y paciencia a partes iguales. No existe la recuperación a corto plazo, siendo un proceso constante en nuestra vida. Incluso años después de haber superado del todo nuestra adicción tendremos que seguir teniendo una serie de precauciones básicas, fundamentales para que no caigamos de la forma más tonta que se nos pueda ocurrir.

¿sabías qué...?

Una curiosa forma de sustituir las adicciones y hacer que sean más llevaderas es volverse adicto a alguna actividad de forma positiva. Deportes, acudir al cine...todo es válido.