Cómo combatir los nódulos de la artritis reumatoide

Te mostramos los remedios y tratamientos disponibles para los nódulos reumatoideos

Los nódulos reumatoides son uno de los signos que aparecen como consecuencia de la artritis reumatoidea, (conocida por ser una enfermedad generalmente deformante y degenerativa) siendo producidos por la inflamación de las articulaciones, especialmente en los dedos de las manos (sobretodo en los nudillos), aunque también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo como por ejemplo en las piernas (concretamente en la zona de la rodilla), en el codo o en el tobillo. No hay causas específicas que expliquen la aparición de este tipo de artrosis nodular, aunque los estudios apuntan a la presencia de ciertas bacterias o virus, así como a un componente genético que explicarían los casos de artritis hereditaria.

Suelen ser de carácter subcutáneo y generalmente aparecen en personas de edad avanzada, especialmente ancianos, aunque se han descrito ciertos casos de artritis juvenil, y en menor medida de artritis en niños. Los nódulos, son bultos de tejido que aparecen en las zonas cercanas a las articulaciones como consecuencia del continuo roce o desgaste de la zona. Por sí solos no son dolorosos, pero al estar situados en zonas de uso frecuente pueden inflamarse lo cual causa dolor e hinchazón en la zona.

Los tipos de nódulos que aparecen como consecuencia de esta enfermedad reumática reciben dos nombres en función de su localización:

  • Por un lado tenemos los nódulos de Heberden, que aparecen en las articulaciones situadas al final del dedo.
  • Por otro lado están los nódulos de Bouchard, que aparecen en las articulaciones situadas hacia la mitad del dedo.

No hay ninguna forma de curar ni prevenir la aparición de los nódulos artríticos y hay poca investigación médica al respecto pero en algunos raros casos el médico puede recomendar una cirugía para reducir las deformidades que traen consigo. Esto ocurre especialmente en los casos más crónicos de artritis aguda, así como otro tipo de tratamientos o remedios, siendo los más comunes los medicamentos.

Hoy en Spoots te mostramos todas las opciones a tu alcance para combatir los nódulos de la artritis reumatoide.

    Índice

Cómo tratar los nódulos reumatoides

Ya que los nódulos reumatoides no presentan grandes problemas a los pacientes, normalmente no son tratados. De hecho, muchos médicos sugieren que no debe intentarse removerlos con el fin de evitar el riesgo de infecciones, además del hecho latente de que pueden volver a surgir nuevamente.

Ahora bien, cuando aparecen en la planta de los pies, esto puede hacer doloroso el caminar ya que el roce con el zapato puede causar irritación. Otros nódulos pueden hacer que la piel que se encuentra sobre ellos se rompa, aumentando el riesgo de infecciones o heridas, o bien presionar sobre algunos nervios, limitando el movimiento de la persona.

En general, los nódulos reumatoides aparecen en las zonas con puntos de presión, como el área isquiática, el tendón de Aquiles o las superficies flexoras de los dedos.

  1. Fármacos modificadores de la enfermedad (FAMES)

    Fármacos modificadores de la enfermedad (FAMES)

    También abreviados como DMARDs en inglés, se ha visto que los fármacos modificadores de la enfermedad pueden ser efectivos para disminuir el tamaño de los nódulos artríticos.

    Se ha visto en muchos pacientes que una dosis de 200 mg de hidroxicloroquina al día puede ayudar a reducir las deformaciones provocadas por los nódulos reumatoides, siendo recomendada por muchos doctores cuando algunos micro-nódulos aparecen al estar tomando metotrexato. Así también, algunos estudios han indicado cierta efectividad del rituximab en el combate de los nódulos reumatoides pulmonares.

    Otra medicación utilizada para el tratamiento de la artritis reumatoide es la tetraciclina, un antibiótico que puede ayudar a combatir la infección bacteriana causante de la artritis.

  2. Cirugía

    Cirugía

    La cirugía puede utilizarse para remover los casos de nódulos reumatoides crónicos que provoquen gran molestia y que tengan un mayor tamaño a lo normal, o bien que estén asociados A problemas como una infección, aparición de úlceras en la piel u otras manifestaciones.

    Sin embargo el paciente debe de ser consciente de que la cirugía no es una solución defintiva ya que los nódulos podrán aparecer de nuevo, por lo que el médico sólo recomendará la cirugía en caso de real necesidad, de un caso agudo o una forma severa de la enfermedad.

  3. Infiltración con corticoides

    Infiltración con corticoides

    Las inyecciones de esteroides, concretamente la infiltración intralesional con corticoides (cortisona y prednisona) puede reducir el tamaño de los nódulos, pero normalmente no consigue eliminarlo por completo y no es el tratamiento más común. Una infiltración localizada puede tener un efecto más rápido sobre la inflamación de los nódulos reumatoideos con menores efectos secundarios que los fármacos. Aun así, existe un pequeño riesgo de infección así como efectos secundarios o complicaciones entre los que cabe destacar:

    Lo ideal es hacer uso de este remedio solo en momentos puntuales y concretos para aliviar el dolor y desinflamar la zona , combinándolo con otro tipo de remedios como por ejemplo AINEs, fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME) o agentes biológicos. 

  4. Vitamina D

    Vitamina D

    Se ha descubierto que la ingesta de vitamina D (en parte gracias al calcitriol) ayuda a controlar de mejor forma la artritis reumatoide crónica, ayudando a lidiar también con los nódulos artríticos. Así mismo, se ha visto una deficiencia de esta vitamina en muchos pacientes con artritis reumatoide, lo cual muestra la importancia de contar con vitamina D para tener mayores opciones a la hora de evitar el reumatismo.

    La vitamina D se caracteriza por ser una de las mejores aliadas para garantizar la buena salud de los huesos y de los dientes, además de ayudar a mejorar el funcionamiento del sistema autoinmune reduciendo el riesgo de sufrir infecciones.

    Puedes encontrar vitamina D en muchos alimentos y productos naturales como por ejemplo el pescado conservado en aceite, las ostras, los cereales fortificados, el tofu y la leche de soya, los huevos o la leche. Es bueno tomar la vitamina D de los rayos del sol, pero siempre tomados con precaución.

  5. Terapias alternativas

    Terapias alternativas

    La medicina natural puede mejorar los síntomas provocados por la aparición de nódulos reumatoides. Algunas personas han sentido alivio al remojar la zona afectada con los nódulos inflamados en agua tibia. Así también muchas personas ha recurrido a la hidroterapia (baños termales) para sentir un alivio en los síntomas de la artritis reumatoide, pero no hay estudios concluyentes sobre la efectividad de este tratamiento.

    La acupuntura, los masajes en las manos hinchadas, los ejercicios fisioterapia y la combinación de calor y frío en las manos inflamadas, puede ayudar a reducir el dolor de manera notable. Es cuestión de buscar aquella técnica que nos proporcione mejores resultados para las molestias de tipo articular.

  6. Seguir una buena alimentación

    Seguir una buena alimentación

    Mantener una dieta sana y equilibrada puede ayudarnos a mejorar los síntomas provocados por la artritis, y especialmente el dolor que produce la inflamación de los nódulos y por tanto reducir los dolores articulares en las articulaciones afectadas.

    No olvides incluir en tu dieta alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, entre cuyas propiedades podemos encontrar características antiinflamatorias. Podemos encontrarlo en el pescado azul, los aceites vegetales, las nueces, coles de bruselas, espinacas, marisco o las semillas de linaza entre otros.

Si bien no existe mucha investigación al respecto, como podrás ver hay algunas formas de combatir los nódulos reumatoides y los dolores que pueden producir, pero lo mejor es seguir el consejo de un especialista en este tipo de enfermedades reumáticas (experto en reumatología) quién se encargará de detectar la enfermedad bien mediante varias pruebas que incluyen: un análisis que determinará la presencia del factor reumatoide que indica la presencia de artritis reumatoide, o bien a través de una radiografía entre otras. Para saber cómo combatir la artritis reumatoide con terapias alternativas, visita nuestro artículo.

¿sabías qué...?

Hoy dia existen alrededor de 100 clases diferentes de artritis que pueden afectar tanto a las articulaciones como a los huesos, músculos y otros tejidos internos.