Chitosán para adelgazar: Qué es y cómo funciona

Te contamos todo sobre el quitosano para el tratar sobrepeso y la obesidad

La vorágine de la vida moderna y urbana hace que cada vez tengamos menos tiempo para ejercitarnos o cocinar alimentos saludables, que requieren tiempo para ser preparados adecuadamente. Esto sumado al estrés laboral, ansiedad y/o exceso de comidas rápidas altas en grasas y calorías hace que un porcentaje cada vez mayor de la población presente sobrepeso, incluidos los niños. De este grupo, un porcentaje también cada vez mayor se acerca a la obesidad o derechamente entra a ella, y es por ellos que muchos recurren a los fármacos para ayudar a bajar de peso, y mantenerlo después.

Uno de los medicamentos de moda es el Chitosán, del cual hablaremos en este artículo, pero te adelantamos que deriva de una fuente natural por lo que es ideal para quienes no quieren tener los efectos secundarios típicos de otros remedios para tratar la obesidad, como el Xenical (Orlistat).

¿Qué es el Chitosán?

Como te lo habíamos adelantado, el Chitosán, también llamado de quitosano o chitosano, es una fibra (o polisacárido) extraída de la quitina, que forma la cáscara o caparazón de algunos crustáceos, como la langosta o los cangrejos, teniendo muchos usos no solo en la medicina, sino también en la industria agrícola y de alimentos. Por ser una fuente natural, no tiene los efectos secundarios inherentes a los fármacos sintéticos, por lo que es conveniente para la mayoría de las personas, salvo quienes pudiesen tener alergia a los mariscos. Sin embargo, igual puede presentar algunos, como veremos al final del artículo.




El quitosano no solo se puede usar como adelgazante sino que también tiene aplicaciones en la indústria de la agricultura (como un fungicida que ayuda al crecimiento de las plantas), la vitivinícola (para evitar que el vino se deteriore), la ingeniería (para depurar el agua de estanques) y la medicina (para prevenir infecciones, añadiéndose en vendajes).

¿Cómo actúa en teoría el Chitosán para eliminar la grasa?

Presentamos aquí la teoría de cómo actúa el Chitosán, explayándonos más adelante sobre las evidencias. La forma en que actuaría el Chitosán para deshacerse de parte de las grasas que vienen en los alimentos es muy original, diferenciándose de algunos medicamentos bloqueadores de grasa. El Chitosán no es digerido por el sistema digestivo, por lo que al pasar por la mucosa intestinal se formaría un gel con carga positiva, el cual, al interactuar con algunos ácidos biliares y grasas, las "atraparía", pues las grasas tienen carga negativa, y como sabemos, las cargas opuestas se atraen. Al supuestamente atrapar las grasas, estas tampoco serían absorbidas ni digeridas, eliminándose por las heces.

Ya que el Chitosán actuaría adhiriéndose a las grasas, si la comida que has tenido tiene poca grasa (por ejemplo,solamente de frutas o verduras), entonces en estos casos el Chitosán no sería necesario. Quienes defienden al chitosán estiman que cada gramo de quitosano absorbería cerca de 8 gramos de grasas, lo cual es una muy buena tasa. Como habíamos comentado, el Xenical es un medicamento que también se prescribe para bajar de peso, aunque tiene más pruebas clínicas realizadas. Si quieres saber cómo tomar Xenical correctamente, entra en nuestro artículo sobre el tema.

Cómo se complementaría el Chitosán con la alimentación

Si bien aún faltan estudios más concluyentes sobre el real efecto del Chitosán para ayudar a reducir el peso en una terapia, algunos han obtenido buenos resultados, pero otros no tanto. Sin embargo, lo que queremos dejar claro es que el tomar Chitosán no hará milagros por sí solo (en el mejor de los casos), ya que casi tan importante como el tomarlo correctamente lo es el poder complementar con una buena alimentación. De nada nos servirá tomar Chitosán para bajar de peso si nos servimos una hamburguesa doble con papas fritas en el almuerzo. Además, debemos tener en cuenta que el chitosán solo reduce la absorción de las grasa, no las evita por completo. Por último, también hay que notar que esta fibra no tiene efecto ninguno sobre la absorción de las proteínas e hidratos de carbono.

Otro punto que debemos considerar es que el Chitosán lamentablemente no solo inhibe la absorción de las grasas que engordan, pues no logra diferenciar las grasas "buenas" de las "malas". Las grasas son fundamentales para que nuestro cuerpo funcione bien, al igual que las proteínas e hidratos de carbono. Entre ellas podemos mencionar a las grasas insaturadas, que son las que se encuentran sin procesar ni transformar, aportando ácidos grasos esenciales necesarios para el desarrollo del crecimiento celular. Básicamente, podemos obtener grasas buenas al consumir verduras, pescados, legumbres y frutas, mientras que las grasas perjudiciales provienen de frituras, embutidos, mantecas o carnes rojas o ciertos lácteos.

Siendo así, podría ser necesario recurrir a suplementos vitamínicos para compensar la reducción de ciertas vitaminas al tomar Chitosán. Se ha visto que las vitaminas hiposolubles como la A,D, E o K podrían disminuir su absorción por lo que será importante buscar fuentes adicionales para ellas. 

¿Es útil entonces tomar Chitosán para bajar de peso?

No hay una respuesta definida, pues dependerá de la experiencia de cada persona. Hay quienes toman Chitosán y olvidan de hacer el resto del tratamiento integral, manteniendo sus viejos hábitos que los han llevado a tener sobrepeso. Otros se toman más en serio el tema y complementan esta fibra natural con una alimentación balanceada, además de realizar ejercicios regularmente. Esto es, cambian sus hábitos de vida para lograr sus objetivos de forma natural.

Si sigues una dieta equilibrada, esto es, con un correcto balance entre hidratos de carbono, proteínas y grasas, podrías eventualmente tener buenos progresos sin necesidad del Chitosán, por lo que todo dependerá del biotipo de la persona y la constancia que aplique a su tratamiento. En cuanto a algunos estudios que se han hecho sobre su efectividad para bajar de peso, no hay muy buenas noticias. Por ejemplo, el año 2001 Max Pittler y Edzard Ernst realizaron un metanálisis para comprobar si el chitosán ayudaba a bajar de peso, y concluyeron que no tenía efectos importantes, tampoco probándose que sirviera para adherirse a las grasas. Han habido otros estudios que han comprobado una pequeña disminución de peso en un porcentaje no menor de pacientes evaluados, pero su efecto se comprobó que sería mínimo.

Lo que sí se ha comprobado con mayor exactitud es que ayudaría a bajar los triglicéridos en la sangre (un tipo de grasa). Sea como sea, muchas personas han manifestado que el tomar Chitosán sí les ha ayudado a bajar de peso, pero que esto se ha logrado solamente al ordenar la dieta, por lo que quizás su efectividad está ligada a qué grado de cambios en la alimentación realiza la persona. En otras palabras, podría ser un aporte para controlar las grasas, pero sería solo marginal, no siendo la principal fuente de reducción de peso sino que solo un método complementario.

Por último, debemos mencionar que la FDA (U.S Food and Drug Administration) ha notificado a varios comerciantes que hacen un marketing inapropiado sobre los supuestos beneficios de productos con quitosano al prometer una pérdida de peso que no se condice con la realidad. No te olvides que este "atrapa-grasa" no distingue entre grasas buenos y malas, por lo que debes tener cuidado con la duración del tratamiento con Chitosán, pues tomarlo también implicaría reducir la absorción de buenos nutrientes que vienen en los alimentos. Si notienes claro cómo compensar estos nutrientes y viaminas en forma correcta, lo mejor es que no lo tomes.  

¿Tiene efectos secundarios?

Vimos que el Chitosán es un derivado de la quitina, un biopolímero que es abundante en la naturaleza y que forma parte del exoesqueleto de los artrópodos, por lo que no sería un fármaco sintético como los usuales, por lo que sus efectos secundarios serían menos frecuentes que con las medicaciones para bajar de peso normales o estándares, como el Alli o Xenical. Sin embargo, igualmente puede provocar algunos efectos adversos en algunas personas, como el estreñimiento, flatulencia, dolor de estómago y náuseas.

 

Esperamos te haya quedado claro para qué sirve el Chitosán, sus usos y otras informaciones relevantes. De todas maneras, este artículo es de tipo solo informativo, por lo que te recomendamos que visites un médico antes de incurrir en cualquier tratamiento para bajar de peso.