¿La cerveza sube la tensión?

Te enseñamos las virtudes de la cerveza para controlar la tensión

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más antiguas que se conocen. Se obtiene de la fermentación de cereales (cebada o trigo), levaduras y lúpulo, por lo que se trata de una bebida en la que los ingredientes naturales juegan un papel fundamental en su elaboración lo que asegura un interesante aporte de vitaminas B y D, hidratos de carbono, antioxidantes, polifenoles, minerales y fibra.

Si bien las bebidas alcohólicas no deben de formar parte de una dieta saludable, lo cierto es que en pequeñas dosis la cerveza puede llegar a ser muy beneficiosa para muchos aspectos relacionados con la salud, incluída la salud arterial.

¿La cerbeza sube la tensión?

Definitivamente no, lejos de subir la tensión y según han avalado numerosos estudios e investigaciones, la cerveza es una bebida que puede incluso ayudar a mejorar el estado de salud especialmente en aquellas personas que tienden a tener unos valores por encima de lo normal, evitando que suba.




La relación del potasio con la hipertensión

Una de las razones por las que la cerveza es una bebida beneficiosa para las personas con niveles de tensión altos es por ser rica en potasio y baja en sodio, enemigo este último de las personas con hipertensión.

El potasio es un mineral que se encuentra directamente relacionado con la cantidad de sodio que se encuentra en el organismo. El potasio actúa facilitando la excreción de exceso de sodio, causante de una presión arterial elevada cuando se sobrepasan los límites saludables. Si hay un déficit de potasio en el organismo se produce una acumulación de sodio que puede ser peligroso para nuestra salud arterial. De ahí la importancia de consumir alimentos ricos en este mineral con el fin de equilibrar los niveles. La dosis recomendada se sitúa en torno a los 3500 mg al día.

Hay que tener en cuenta que tampoco resulta conveniente abusar de esta bebida. La cantidad diaria máxima recomedada en ningún caso debería de sobrepasar los 60 ml para de este modo obtener todos los beneficios que la caracterizan. 

Razones para beber cerveza

Además de ser una excelente bebida para controlar la hipertensión arterial, la cerveza cuenta con otras bondades que conviene conocer. Entre ellas podemos destacar las siguientes:

  • Mejora la salud ósea: la presencia de silicio y fitoestrógenos ayudan a mejorar la densidad ósea, especialmente importante en personas de edad avanzada o mujeres que están atravesando el período de la menopausia. Un consumo moderado puede ayudar a prevenir la osteoporosis y todos los probemas asociados.
  • Protege contra el Alzheimer: otro de los beneficios por los que se recomienda ingerir cerveza de forma moderada es por la presencia, una vez más, de silicio, que actúa evitando la degeneración neuronal.
  • Previene y controla la diabetes: los polifenoles, fibra soluble y minerales presentes en la cerveza evitan la puesta en marcha de los mecanismos que favorecen la aparición de diabetes.
  • Refuerza el sistema inmunológico: la cerveza es una bebida muy relacionada con el fortalecimiento del sistema inmunológico al potenciar el crecimiento de glóbulos blancos y linfocitos.
  • Previene el estreñimiento: la alta cantidad de fibra presente en la cerveza ayuda a regular el tránsito intestinal (especialmente cuando están hechas a base de cebada) además de reducir los niveles de colesterol malo.
  • Mejora el aspecto de la piel y el cabello: la presencia de vitaminas en la cerveza influyen directamente en el buen estado, por un lado, de la piel la cual se ve mucho más tersa y flexible. El pelo por su parte recibe un gran aporte de vitamina B y proteínas que ayudan a que se vea mucho más saludable y con movimiento.

 

Estas y otras muchas virtudes pueden ser aprovechadas siempre y cuando se limite el consumo a dosis saludables para el cuerpo humano. Mucho más saludable si se toma sin alcohol.

La ingesta de cerveza, como has comprobado, tiene muchos beneficios para la salud, sin embargo no lo es tanto la canidad de alcohol que algunos tipos de cerveza puedne llegar a contener. El alcohol es un enemigo frente a la obesidad por su alto contenido en calorías, favorece la hipertensión y aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares entre otros trastornos. Recuerda limitar el consumo de bebidas alcohólicas y optar por bebidas naturales.

¿sabías qué...?

En la antigua Mesopotamia obtener una cerveza de buena calidad era de vital importancia. De hecho, si la cerveza no contaba con un buen sabor o algún detalle la convertía en uan cerveza de mala calidad, el responsable era ahogado en su propio barril.

comenta y pregunta