Causas y síntomas de la ninfomanía

Descubre las razones e indicios de la adicción al sexo

La ninfomanía (también conocida con el nombre de furor uterino) forma parte del concepto de hipersexualidad cuyo significado es el siguientedeseo compulsivo incontrolable por seguir manteniendo relaciones íntimas. También se le podría considerar como el aumento repentino en la libido o en la actividad sexual en general siendo una de las enfermedades psicológicas más sorprendentes.

Anteriormente, en el caso de las mujeres al trastorno se le llamaba ninfomanía, mientras que para los hombres llevaba como nombre satiriasis, aunque en el caso de aquellos hombres obsesionados con tener sexo con otros hombres se le llama andromanía. Luego el concepto fue unificado al de hipersexualidad masculina y femenina, cuya definición ya se generalizó como un sinónimo que abarca ambos géneros, aunque aún hoy se escucha de forma muy común de ninfómana o ninfómano para el sexo masculino, como un adicto sexual. La duda frecuente referente a la ninfomanía o hipersexualidad es... ¿por qué una persona querría tener sexo en reiteradas ocasiones y de forma tan seguida?.

La Clínica de Sexualidad de Estados Unidos considera la ninfomanía como "un comportamiento patológico que afecta al pensamiento de las personas, así como en otros ámbitos de socialización, hasta el punto de no poder hacer una vida normal".

El deseo por seguir teniendo relaciones domina la mente de la persona que padece de un gran apetito sexual. Esta manifestación psicológica y biológica puede presentarse mediante síntomas que causan un incremento del deseo sexual




Causas de la ninfomanía

Veamos cuáles son las principales causas que hacen que una persona sea ninfómana:

Cambios en los circuitos neuronales

Es posible que se produzca en el cerebro una serie de relaciones neuronales que se transforman en vías cerebrales. Estas vías cerebrales reciben una estimulación placentera en los comportamientos sexuales y reacciones desagradables cuando la reacción desaparece.

Experiencias traumáticas

La psicología relaciona la enfermedad de la ninfomanía y a las personas hipersexuales con alguna experiencia traumática que se sufrió en el pasado como por ejemplo un abuso sexual. La persona o, en este caso la mujer adicta al sexo, siente el deseo insaciable de buscar en otros hombres una forma de asimilar y procesar la experiencia que le marcó.

Trastornos mentales

Aunque su causa todavía es desconocida, los trastornos mentales con tendencias maníacas o bipolares, pueden afectar al individuo en el sentido de que necesita el sexo para evitar el dolor y la ansiedad que le produce no tenerlo. Esto que hace que muchos adictos al sexo tengan un comportamiento peculiar y un tanto obsesivo con indicios de bipolaridad.

Consumo de opiáceos

Un consumo excesivo e inadecuado de algunas sustancias como por ejemplo los opiáceos o las anfetaminas pueden provocar un desequilibrio con tendencia a la ninfomanía.

Cambios hormonales

Los andrógenos son las hormonas sexuales que se encuentran tanto en el hombre como en la mujer, y cuya principal función es regular el apetito sexual. Una variación de estas hormonas puede dar lugar a trastornos como la ninfomanía.

Síntomas de ninfomanía

Si estás teniendo serias sospechas y crees que eres una persona ninfómana, te invitamos a leer varios de sus síntomas para detectarlos con anticipación:

  • Necesidad de tener sexo: no hay límites, las personas ninfómanas son capaces de tener sexo en cualquier momento. Precisamente es calificada como una enfermedad que escapa del control del paciente, por lo que además de buscar el sexo en la pareja podrian buscarlo fuera de la relación.
  • Deseo de acostarse con extraños: las personas ninfómanas o adictas al sexo no son capaces de poner límites a sus impulsos, manteniendo sexo con desconocidos y consumiendo una buena porción de material pornográfico.
  • Pensar a la prostitución: pensar a menudo de forma desmedida en la prostitución es otro factor que puede considerarse como un síntoma en potencial de la ninfomanía.
  • Manipulación genital excesiva: existe una obsesión en ocasiones desmedida hacia la masturbación, la búsqueda contínua de placer y deshinibición.
  • Método de escape: la ninfomanía se convierte en la única vía de escape para enmascarar otro tipo de problemas que causan estrés, ansiedad o depresión.
  • Insatisfacción sexual: Se crea un peligroso círculo vicioso ya que las personas con hipersexualidad, o ninfómanos, nunca encuentran la satisfacción sexual que buscan, por lo que aumenta la obsesión.

A la hora de aplicar el tratamiento para solucionar el problema de la ninfomanía existen 3 aspectos básicos:

  • Aspecto psicológico: El aspecto psicológico se centra en abarcar aquellas experiencias, traumas y situaciones que han podido propiciar la aparición de un trastorno sexual. De este modo se pretende llegar al origen de la adicción para dar con la solución y tratar de forma más efectiva el problema.
  • Aspecto médico: El aspecto médico trata de evaluar las condiciones orgánicas de la persona que padece ninfomanía para determinar si puede haber determinados niveles hormonales que incidan en la aparición del trastorno. También sirve para recomendar medicamentos adecuada en el caso de que sea necesario curar el problema con fármacos.
  • Aspecto social: El aspecto social puede ser de gran ayuda para el paciente ya que lo induce a participar en grupos de apoyo y asociaciones que tratan con personas que se encuentran en la misma situación. Los diferentes tipos de experiencias que cada participante aporta, puede servir de gran ayuda a otras personas que se encuentran en pleno proceso de recuperación.

Existe un tipo de hipersexualidad que se da en la etapa infantil, y que define los casos en los que ciertos niños pueden mostrar características en su comportamiento semejantes a las de los adultos. Es más común en niñas y puede darse en una etapa que va entre los 5 y 10 años en la que se muestran más presumidas, cariñosas, y especialmente atentas a su popularidad y su aspecto físico.

En parte este tipo de comportamiento viene motivado por un estímulo por parte de los adultos que las rodean, y a pesar de ser temporal, es importante controlarlo para evitar consecuencias en el futuro.

¿sabías qué...?

La ninfomanía se diferencia de la promiscuidad en que en el segundo caso, el trastorno implica un acto deliberado por tener relaciones sexuales.