Bilis: qué es y para qué sirve

Por qué no solo la producimos cuando hacemos corajes, conoce más acerca de ella

Cuantas veces no hemos escuchado a alguien que dice, ¡vas a hacer que se me derrame la bilis!, siempre relacionándola con un fuerte coraje y en ocasiones acompañada hasta de un dolor abdominal, pero ¿qué es la bilis y cuál es su verdadera función? 

Bilis, es una palabra que viene del latín (bilis), y coloquialmente se ha conocido con el nombre de hiel, es una sustancia líquida, amarillenta, amarronado o de color verde oliva, con un sabor amargo, que es producida por el hígado y es almacenada en la vesícula biliar

Contiene sobre todo: colesterol, ácidos biliares (sales biliares), bilirrubina, sales corporales, cobre y otros metales.

Su secreción es continua gracias al hígado, principalmente en los periodos de alimentación, en los periodos interdigestivos es almacenada en la vesícula biliar y se libera al duodeno tras la ingesta de alimentos, para mezclarse con las grasas de los alimentos, emulsionando las grasas en el contenido acuoso del intestino, así como los detergentes emulsionan la grasa de sartenes. Cuando las grasas ya están emulsionadas, las enzimas del páncreas y de la mucosa intestinal las digieren.




Funciones fisiológicas de la bilis

Como comentamos anteriormente, la bilis actúa hasta cierto punto como detergente, ayudando a emulsionar las grasas y facilitar así su absorción en el intestino delgado. Es en este momento cuando ocurren procesos químicos, como la combinación de las sales biliares con fosfolípidos para romper los glóbulos de grasa en el proceso de emulsión, asociando su lado hidrofóbico (repelente al agua) con los lípidos y su lado hidrofílico (no repelente al agua). Las gotitas emulsionadas se organizan entonces en micelas que aumentan la absorción. Ya que la bilis aumenta la absorción de grasas, así como para absorción de las vitaminas liposolubles D, E, K y A.

Además de su función digestiva, la bilis sirve como ruta de excreción para el producto resultante de la ruptura de la hemoglobina creada por el bazo, que da a la bilis su color característico. También neutraliza cualquier ácido en exceso del estómago antes de que entre en el íleon, la sección final del intestino delgado.

Las sales biliares son bactericidas y eliminan los microbios que entran en la comida, además ayuda a detoxificar al cuerpo de sustancias como el alcohol y algunos fármacos. 

¿Qué pasa si la secreción de bilis se altera?

El fracaso en la secreción alterada de bilis se llama colestasis y puede ser el resultado de obstrucción extrahepática o de disfunción selectiva de la maquinaria de síntesis y secreción de bilis dentro de los hepatocitos mismos.

Aún así, aparte del mecanismo, las consecuencias clínicas de la colestasis grave pueden ser profundas: el fracaso para secretar bilis se traduce en fracaso para solubilizar sustancias como lípidos y vitaminas liposolubles de la dieta, lo que da lugar a malabosorción y estados de deficiencia, de manera respectiva.

Las funciones de la bilis son muy importantes, más en lo relacionado a la absorción de las grasas, que si bien pensaríamos que sería mejor que no fueran absorbidas, es importante recordar que las membranas de la células están formadas grasas, por lo que si no tenemos una adecuada cantidad y calidad de grasas en nuestro cuerpo, las funciones no pueden llevarse a cabo de una manera eficiente.

¿sabías qué...?

Los antiguos creían que existían cuatro humores en equilibrio dentro del cuerpo, y cuando tales humores se salían de dicho equilibrio, sobrevenían las enfermedades. Esos fluidos eran la sangre, la flema (el famoso esputo viscoso que acompaña a la tos de las inflamaciones respiratorias), la bilis y la atrabilis o "bilis negra".

comenta y pregunta