Beneficios de la dieta sin gluten

Descubre cómo una dieta libre de productos con gluten puede ser muy beneficiosa para la salud

El gluten es una sustancia formada por un conjunto de proteínas que podemos encontrar en multitud de cereales comunes tales como el trigo, la cebada o el centeno entre otros. La exposición a estas proteínas causa en algunas personas ciertas molestias gastrointestinales, es lo que se conoce como celiaquía o alergia al gluten cuyo tratamiento consiste en llevar una dieta sin gluten.

Otras personas optan por seguir una dieta sin gluten apoyándose en la idea de que la eliminación de esta sustancia puede conllevar interesantes beneficios para la salud. A continuación veremos que tipo de ventajas tiene llevar una dieta sin gluten.

    Índice

  1. Mejora los procesos digestivos

    Uno de los principales problemas que presenta el gluten es la dificultad que puede llegar a presentar para ser correctamente ingerido sin que este proceso genere molestias. Si es el caso de la persona que ingiere gluten, notará una mejoría bastante importante al eliminar los productos con gluten de su dieta ya que facilitará los procesos digestivos y hará que estos sean más ligeros y menos pesados y molestos.

    Reducir los alimentos con gluten o sustituirlos por otro tipo de alimentos con similares nutrientes es una buena forma de llevar una dieta sin gluten y sin molestias.

  2. Ayuda a adelgazar

    Muchas personas optan por seguir una dieta sin gluten con el propósito de que de esta forma será más fácil adelgazar. Si bien la dieta sin gluten no sigue el propósito de servir como dieta de adelgazamiento, es posible que la eliminación de las proteínas que contienen estos alimentos ayuden a controlar el peso.

    Los alimentos con gluten se caracterizan por lo general por tener un elevado índice glucémico, que en exceso podría convertirse en grasa, sin embargo para que el adelgazamiento pueda producirse de forma sana es importante seguir una dieta variada de alimentos frescos y nutritivos como la verdura y la fruta, así como de los sustitutivos del gluten como el arroz integral o el maíz ya que en el caso contrario estaríamos privando a nuestro organismo de vitaminas, minerales y carbohidratos necesarios para la salud.

  3. Se regenera la flora intestinal

    Una intolerancia al gluten provoca, entre otros síntomas, un daño profundo en la flora intestinal debido a que esta intolerancia provoca la proliferación de bacterias perjudiciales que causan numerosas molestias.

    Al eliminar el gluten de nuestra dieta, conseguimos que la flora intestinal se restablezca y cumpla con su función de fortalecer el sistema inmunológico y facilitar la absorción de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Podríamos decir que la flora bacteriana es indispensable para favorecer la buena salud de nuestro intestino, mejorar el proceso digestivo y disfrutar de una buena salud en general.

  4. El intestino realiza una absorción más eficiente de los nutrientes

    Uno de los grandes problemas que presenta la absorción de gluten, especialmente en las personas que sufren intolerancia, es el daño que se produce en las paredes del intestino, el lugar desde donde se absorbe todos los nutrientes que ingerimos. Cuando esta zona del cuerpo se ve afectada se produce una mala filtración y por tanto un importante déficit de vitaminas y minerales necesarios para la salud.

    Con el fin de preservar la función del intestino y hacer que éste funcione de forma adecuada y al 100%, muchas personas optan por eliminar los alimentos con gluten de su alimentación diaria, en parte debido a que en muchas ocasiones este daño producido en el intestino puede pasar desapercibido cuando la intolerancia al gluten no se detecta o los síntomas no se relacionan con su padecimiento.

  5. Se refuerza el sistema inmunológico

    En personas intolerantes al gluten, su ingesta actúa atacando a la flora intestinal e interfieriendo en la absorción de nutriente por parte del intestino. Se produce además de un déficit vitamínico que se traduce en un importante daño al sistema inmunológico, ya que se ve desprovisto de una de sus principales armas para eliminar toxinas y mejorar su funcionamiento: el intestino.

    Al dejar de tomar alimentos sin gluten, propiciamos que el intestino funcione de forma correcta. Una buena salud de nuestro sistema inmunológico es esencial para asegurar una salud óptima, por lo que resulta muy importante conocer como actúa el gluten en nuestro organismo para tomar las medidas adecuadas.

  6. Se eliminan toxinas

    La supresión de alimentos con gluten en nuestra dieta ayuda de forma muy eficaz a limpiar el organismo y acelerar la eliminación de toxinas. Los alimentos con gluten producen una ralentización del metabolismo que provoca que las toxinas y productos de deshecho se acumulen.

    Por otro lado, al eliminar el gluten favorecemos que el intestino trabaje de forma más eficaz, por lo que se convierte en uno de los órganos principales en la eliminación de los residuos que el cuerpo no necesita a la vez que mejora el proceso digestivo.

Si bien la eliminación de alimentos sin gluten puede tener interesantes beneficios, es importante realizar este tipo de dietas con la supervisión de un especialista en nutriticón de forma que podamos comprobar si existe algún indicio de intolerancia enmascarado, o si realmente es necesaria la supresión de estos alimentos para nuestro organismo en concreto.

¿sabías qué...?

Alrededor del 20% de las personas mayores de 60 años son diagnosticadas de intolerancia al gluten.

comenta y pregunta