Beneficios y contraindicaciones de la dieta del té rojo

La dieta del té rojo es una moda que muchas personas han decidido adoptar para ganar la batalla al os kilos de más, pero… ¿es para todos?

El té rojo, por supuesto, proviene de la planta del té, Camilla Sinensis. Ya desde hace miles de años, esta plata se ha estado consumiendo, por los beneficios que da a nuestro cuerpo. Pero los fines estaban más bien, orientados al bienestar, no a la estética.

Hace alrededor de una década, se descubrieron las maravillas de esta planta, en cuanto a la pérdida de peso y la gente comenzó a tomarlo de manera casi diaria, para recibir sus beneficios. El té rojo, conocido por ser un aliado en la pérdida de peso, se convirtió, junto con el té verde, en lo más.

Con la dieta del té rojo, la gente se ha revolucionado y muchos optan por esta dieta, porque la ven sencilla y perfecta para una persona que no está para andar con dietas. Pero, ¿todos podemos tomarlo?

Beneficios




  • Aumento de metabolismo: consume más energía y quema calorías
  • Propiedades antioxidantes, que nos protege del envejecimiento prematuro
  • Eliminación de toxinas
  • Adiós a la retención de líquidos
  • Ayuda a reducir el colesterol
  • Ayuda a limpiar la sangre
  • Previene algunos tipos de cáncer
  • Pérdida de peso, porque es un potente quema grasa

Hasta aquí, todo bien, pero no es todo lo que reluce. En la dieta del té rojo, tienes que tomarte por lo menos cuatro tazas de té y como todos sabemos, contiene teína, que es el primo de la cafeína y puede provocar ciertos efectos adversos.

Desventajas

  • Subida de tensión
  • Estado de nervosismo y ansiedad
  • Insomnio
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dificulta la absorción de hierro (anemia, caída del cabello…)

Ya es cuestión de sopesar qué te importa más, si bajar un par de kilos o el resto de tu salud. Ya que se ve que una dieta a base de té rojo, ya de por sí, es excesiva. Si encima le añades una dieta hipocalórica, puedes tener un desequilibrio nutricional en tu cuerpo y bastante importante.

Si eres una persona que suele tomar té rojo, porque le gusta y los disfruta, adelante, mientras no se exceda el consumo, para evitar este tipo de problemas.

¿sabías qué...?

La Camellia Sinensis, es la planta del té por excelencia. Y es que, es de donde vienen el té verde, el rojo, el negro y el oolong. Sí, de la misma planta. Cuando me enteré me sentí un poco estafada, pero no es que nos vendan gato por liebre, sino que aunque sea la misma planta, cada tipo de té ha pasado por un proceso diferente. De ahí que cada uno reciba un nombre.

En el caso del té rojo, se recoge y se le hace fermentar durante años, consiguiendo así un tono rojo, porque se oxida, porque la levadura ha crecido, consiguiendo un sabor penetrante. Y aunque vengan de la misma planta, el té verde y el rojo, tienen sabores totalmente diferentes, porque en el caso del verde, totalmente natural, no ha pasado por apenas procesos, a diferencia del té rojo.