Por qué baja la tensión arterial

Te enseñamos por las cuáles puede aparecer un problema de hipotensión

La tensión arterial puede sufrir muchas variaciones a lo largo de la vida, todas ellas determinados por diversos factores: la edad, el estilo de vida o la alimentación diaria, el deporte físico, un embarazo, la aparición de una enfermedad... Cualquier situación puede influir subiendo o bajando los niveles de presión arterial, incluso cuando los valores son normales con habitualidad.

En este caso vamos a centrarnos en aquellas causas que provocan que en un determinado momento o por ciertas circunstancias, la presión arterial descienda con más o menos gravedad. 

    Índice

  1. Ingesta de medicamentos

    La ingesta de ciertos medicamentos puede provocar, que de forma puntual, se produzca una bajada de tensión. Generalmente suelen ser ciertos medicamentos relacionados con enfermedades del corazón, enfermedad del Parkinson o antidepresivos entre otros.

    Los propios medicamentos relacionados con la hipertensión pueden incidir, al interaccionar con otras sustancias, en una bajada aún más acusada de la presión sanguínea. En estos casos, es conveniente hablar con el especialista médico para encontrar el tratamiento adecuado.

    Otro tipo de medicamentos que causan una presión sanguínea baja son los diuréticos y los vasodilatadores.

  2. Padecimiento de ciertas enfermedades

    Algunas enfermedades pueden provocar una bajada de tensión. Por lo general suelen ser enfermedades relacionadas, por un lado con problemas del corazón como por ejemplo insuficiencia cardíaca o trastornos en el funcionamiento de las válvulas del corazón.

    Otras enfermedades relacionadas con la hipotensión son la diabetes, la insuficiencia renal o el hipotiroidismo, y trastornos relacionados con falta de sal y déficit de líquido.

  3. Reacción alérgica grave

    Una reacción alérgica grave puede ser detonante para que se produzca una brusca bajada de tensión. Si bien los ataques alérgicos pueden afectar de forma muy diversa al funcionamiento del organsmo ocasionando desde una reacción cutánea, edemas o vómitos, también puede afectar al sistema cardiovascular.

    Cuando afecta a esta parte del organismo, se pueden producir palpitaciones, taquicardias, dolor en el pecho, y como consecuencia desmayos provocados por una bajada de la tensión arterial.

  4. Shock

    El estado de shock causado por una hemorragia grave, es una de las causas más graves del padecimiento de hipotensión, ya que esta puede aparecer de forma brusca alcanzando picos muy bajos que pueden poner en peligro la vida de la persona. 

    Al perderse una gran cantidad de sangre, se produce una vasoconstricción que provoca que el corazón trabaje más rápidamente. Ante una situación de este tipo es fundamental actuar con rapidez administrando líquidos que permitan que la sangre llegue hasta los órganos, así como oxígeno.

  5. Golpes de calor

    El calor es uno de los grandes enemigos de la tensión. La razón se encuentra en el efecto vasodilatador que el calor ejerce sobre las arterias, lo cual provoca que la sangre se impulse con menos fuerza al existir un mayor espacio. Circulará más lentamente y por tanto los órganos tardarán más tiempo en recibir el oxígeno necesario para funcionar de forma óptima.

    Para combatir las consecuencias del calor sobre el organismo es importante mantener una buena hidratación, evitar hacer ejerciico o mantenerse bajo el sol durante mucho tiempo así como en las horas más calurosas del día, y tomar alimentos ligeros y fáciles de digerir.

  6. Embarazo

    El embarazo es otra de las causas que pueden provocar estados de hipotensión. La razón se debe a las necesidades a las que el cuerpo de la mujer se ve sometido al tener que nutrir de sangre y oxígeno al bebé. El sistema circulatorio debe de hacer más esfuerzo y el corazón necesita bombear más cantidad, lo cual favorece que puedan existir bajadas de tensión. 

    Otra de las razones por las que es frecuente la hipotensión en el embarazo se debe a la presión que el útero va ejerciendo sobre la vena cava y la aorta. Para evitarla, se recomienda que durante el embarazo la mujer descanse siempre sobre el lado izquierdo.

Controlar la presión arterial de forma rutinaria es necesario para poder saber en todo momento si hay alguna causa que favorezca un ascenso o un descenso respecto a los valores normales. En el caso de la hipotensión, cuando se producen síntomas de forma muy habitual, es imprescindible acudir al especialista para controlar qué tipo de causas la provocan y cómo poner solución.

¿sabías qué...?

La producción sanguínea de una mujer embarazada aumenta en nada más y nada menos que un 50% con el fin de suplir las necesidades del feto.

comenta y pregunta