Cómo ayudar a tu hijo cuando tiene pesadillas

Aprende cómo evitar y ayudar a los niños en casos de pesadillas

Las pesadillas son muy frecuentes durante la etapa infantil, siendo uno de los problemas a los que los padres deben de enfrentarse. Son comunes especialmente en la etapa que va desde los 3 hasta los 6 años, y en muchas ocasiones el problema radica en la falta de conciencia del niño para distinguir el sueño de la realidad.

Existen diversas formas de evitar los terrores nocturnos en los niños, o bien minimizar los efectos de modo que causen un menor impacto en los niños. Descubre la mejor forma de ayudar a los pequeños a superar las pesadillas con éxito.

    Índice

  1. Preparar el momento de ir a la cama

    La mejor forma de evitar en lo posible la aparición de las pesadillas nocturnas en los niños, es preparando debidamente el entorno.

    Esto empieza por establecer una rutina diaria de modo que el niño sienta que todo sigue un orden y está controlado. Las rutinas resultan muy efectivas a la hora de transmitir seguridad a los más pequeños. Para que resulten efectivas, cada una de las actividades que se realicen de forma previa a la hora de dormir, deben de hacerse a la misma hora y siempre creando un clima relajante.

    Esta puede ser una excelente forma de hacer que el niño vaya tranquilo a la cama, evitando las temidas pesadillas.

  2. Hablar de las pesadillas

    Es importante hablar de las pesadillas que se produzcan. Generalmente éstas suelen ser el reflejo de los temores y preocupaciones de los niños, por lo que resulta de gran ayuda sacarlas al exterior e intentar ver que tipo de miedos guardan en su interior. Una buena forma de hacer que exprese lo que ve en las pesadillas es dibujándolo, de esta forma podremos hacer modificaciones en el dibujo convirtiéndolo en algo agradable que aleje los malos sueños para siempre.

    La comunicación en este sentido es muy importante, ya que la solución a algún problema que podemos desconocer puede ser la solución para evitar la aparición de nuevas pesadillas.

  3. Evitar la televisión

    Evitar ver la televisión antes de ir a la cama es uno de las claves para evitar la aparición de las pesadillas. Esto se debe a que ver la televisión minutos antes de dormir, puede ser un poderoso excitante cuyas luces e imágenes en algunas ocasiones demasiado impactantes, pueden resultar complicadas de asimilar por parte de un niño. 

  4. Realizar una actividad relajante

    Nada mejor que propiciar la llegada de sueños apacibles realizando algún tipo de actividad relajante que ayude a que el niño se vaya a la cama de forma plácida.

    Algunos ejemplos para realizar una actividad tranquila y amena puede ser leer un cuento, escuchar música suave y sobretodo reir. La risa es una de las mejores terapias para relajar el cuerpo y ayudar a que el niño se sienta cómodo y feliz en la cama.

  5. Evitar las cenas pesadas

    Comer determinados alimentos antes de dormir, pueden ocasionar en el niño pesadez estomacal o estados de excitación, en definitiva situaciones que pueden desencadenar la aparición de las pesadillas

    Las digestiones pesadas hacen que el niño se encuentre mal, y por tanto el cerebro en lugar de descansar estará enviando señales al estómago para acelerar la digestión. Esto provoca que el sueño sea de mala calidad, y que por tanto el niño tenga pesadillas. 

    Prepara cenas ligeras con poca cantidad, y deja que el niño haga la digestión antes de ir a la cama. Un vaso de leche le ayudará a relajarse y a conciliar el sueño.

  6. Consolarle

    En el momento en el que aparezcan las pesadillas es fundamental mostrar al niño una actitud cercana y tranquilizadora. Abrazarle, hablar con el en un tono suave, y transmitirle que estamos a su lado, conseguirá que los efectos de la pesadilla sean más leves, y desaparezcan antes. Sin duda un abrazo de una persona cercana será el mejor remedio para ahuyentar las pesadillas y conseguir que vuelva la tranquilidad.

Las pesadillas a menudo esconden un malestar que puede solucionarse con comunicación y cercanía. Transmitiendo tranquilidad al niño, estaremos ayudándole a ganar más confianza y evitar la aparición de estos molestos sueños.

¿sabías qué...?

Recientes estudios han determinado que en función de si percibimos un olor agradable o desagradable antes de dormir, podremos propiciar la aparición de pesadillas.

comenta y pregunta