Cómo aumentar los glúteos de forma natural

El trasero es una parte del cuerpo que más nos preocupa. Lo queremos firme y elevado, ya que así la ropa, hasta nos queda mejor.

Queremos un trasero en condiciones y hay formas de conseguirlo. Para conseguir un trasero increíble, no se trata de ponernos cremas y ni ponernos fajas que lo eleven, confiando en que su poder activo, termogénico o con Q10, nos saquen del apuro.

Los glúteos, son un músculo plano que es capaz de sostener una gran carga. Se puede ejercer una gran fuerza con ellos, aunque no lo creáis. Así que si quieres que tus glúteos aumenten y por consiguiente, se eleven y tengan esa forma redondeada que más de una deseamos, hay que trabajar esos músculos. Para el aumento de los glúteos, sin cirugía, tenemos que aumentar la masa muscular de esa zona, ganando así firmeza y eliminando la grasa que hace que parezca un flan.

¿Cómo los trabajamos?

Sentadillas




De pie, con las piernas separadas, comienza a bajar, como si fueras a sentarte. Eso quiere decir, sacar el trasero hacia fuera, mientras mantenemos la espalda, lo más recta posible, para evitar hacernos daños. Mientras bajas, mantén las rodillas en su sitio, que no sobrepasen la altura de pie.

Baja, hasta que tu trasero haya superado la altura de las rodillas y luego sube lentamente. ¿Lo notas? Son tus glúteos trabajando. Cuando hayas dominado la técnica, puedes optar a ponerte algo de peso, sobre los hombros, para que la subida sea más dura, o abrir los pies hacia ambos lados, para que trabaje también la cara interior del músculo o, mi favorito, hacer las sentadillas con los pies de punta.
Puedes hacer tres series de diez, tres días a la semana.

                         

Estocadas

Coloca las manos a la altura de las caderas, ponte recta y respira hondo. Manteniendo uno de los pies pegado al suelo, adelanta una de las piernas hacia delante, lo más adelante posible. Tienes que conseguir bajar tu cuerpo lo suficiente, como para que tu pierna adelantada se quede doblada y la otra rodilla, roce el suelo. Este es duro, pero merece la pena.

Hay otra variante de las estocadas, que consiste en quedarse en la parte de flexión y rebotar hacia arriba y abajo. Notarás cómo quema.

Procura hacer tres series de diez, tres veces a la semana.

                         

Postura del guerrero I, Yoga

Esta postura es la que trabaja más los glúteos. En el suelo, como si fueras a pegar un carrerón, con una rodilla en el pecho y otra estirada, detrás de ti. Coloca tu cuerpo lo más recto posible, manteniendo tu pecho apoyado sobre la rodilla y la otra pierna estirada, con los dedos clavados en el suelo. Inspira profundamente y eleva el tronco, a la par que los brazos, manteniendo la pierna de atrás estirada y la rodilla que estaba pegada a tu pecho, en ángulo recto. Aguanta la postura lo máximo que puedas y luego repite con la otra pierna.

Puedes hacer esta postura todos los días e intenta aguantar, cada día más.

              

 

Es súper importante que te tomes en serio hacer las sentadillas y los otros ejercicios, para aumentar de manera natural los glúteos y así eliminar la grasa que los rodeas, para tener el músculo limpio. debes ir desafiándote y subir el peso y la dificultad.

Y por supuesto, que sigas una alimentación rica en proteínas, para que las fibras musculares comiencen a regenerarse. Si no le das alimento al cuerpo, después de una sesión de ejercicios de fuerza, tu cuerpo no cambiará.

¿sabías qué...?

Las mujeres que quieren elevar los glúteos, suelen apuntarse al gimnasio, quedarse al lado de las máquinas de piernas y hacer mil y una repeticiones, con poco o nada de peso, con la certeza de que van a levantarlo… y luego pasa, lo que pasa. Si quieres que tu cuerpo cambie, cambia tu rutina. Si quieres que tus glúteos desafíen a la gravedad, desafíales a ellos.

comenta y pregunta