Ataques epilépticos: cómo actuar

Te ayudamos a que puedas apoyar a un paciente en crisis

Nuestro cerebro, es el órgano encargado de cada uno de nuestros pensamientos, sensaciones o acciones se puedan realizar, mediante la comunicación de sus células entre sí, gracias a un gran número de impulsos eléctricos continuos. Cuando este patrón o coordinación se interrumpe, por cambios súbitos de actividad eléctrica se presenta una crisis convulsiva. 

A pesar de que las crisis convulsivas pueden ser perturbadoras, en muchos casos terminan sin ninguna intervención. Una vez que han pasado, la persona gradualmente recupera el control y se reorienta sin ningún afecto adverso. 

Las personas que sufren esta condición presentan un aspecto normal, hasta que sufren un ataque, el cuál tal vez no seamos capaces de identificar ignorando que las reacciones o movimientos que presentan son causados por una afección médica. Es esta falta de conocimiento acerca de esta condición médica que tal vez lo haga tomar medidas de las que usted, y la persona con epilepsia, se arrepientan más tarde. 

Existen más de 20 tipos diferentes de trastornos convulsivos, causados por cambios breves y de corta duración en el funcionamiento normal de la actividad eléctrica del cerebro. Estos breves cambios que se producen en el funcionamiento del cerebro hacen que las neuronas produzcan descargas eléctricas excesivas y normales. Esta repentina sobrecarga puede presentarse en una pequeña zona del cerebro, o en todo el cerebro. 

    Índice

Identificando una crisis convulsiva

Creemos que todos los ataque son esos movimiento agresivos sin un motivo aparente y erráticos (tónico-clónico), sin embargo, existen otro tipo de ataques convulsivos que solamente son movimientos automáticos y que pueden confundirse con un estado de ebriedad o de la influencia de drogas ilegales. 

Las crisis convulsivas se dividen en dos categorías: las crisis convulsivas parciales o focales y las crisis convulsivas generalizadas. Las crisis convulsivas parciales empiezan en un área del cerebro y afectan parte del cuerpo que está controlada por dicha área, mientras que las crisis generalizadas comprometen todo el cerebro y por tanto todo el cuerpo. 

Los ataques generalizados tónico-clónicos son lo que la mayoría de las personas comúnmente asocian con la palabra epilepsia. Durante este tipo de ataque, la persona sufre de convulsiones que normalmente duran entre 2 y 5 minutos, y éstas causan que pierdan el conocimiento por completo y que se presenten espasmos musculares.

Los ataques de ausencia se caracterizan por una mirada fija al vacío durante unos pocos segundos. Los ataques parciales causan movimientos involuntarios de una de las extremidades o un episodio de movimientos automáticos en el que la conciencia se ve afectada o completamente ausente.

Cómo debemos actuar ante un ataque epiléptico

  1. Crisis convulsiva tónico-clónica

    Las crisis convulsivas tónico-clónicas inician cuando alguien pierde el conocimiento, se pone rígido súbitamente, cae al suelo y presenta sacudidas.

    Cuando identifiquemos el inicio de una crisis de este tipo debemos:

    • Permanecer junto a la persona y mantener la calma
    • Anotar el tiempo que dura la crisis convulsiva
    • Proteger a la persona para que no se haga daño, retirando los objetos peligrosos del área y poniendo algo blando debajo de la cabeza.
    • Con delicadeza póngalo de costado tan pronto como sea posible y ayúdele con la respiración
    • Establezca comunicación con la persona para cerciorarnos que ha recobrado el conocimiento
    • Tranquilice a la persona
    • Mantenga alejados a los observadores
    • Permanezca con la persona hasta que se recupere (5-20 minutos)

    NO DEBEMOS:

    • Restringir los movimientos de las personas
    • No poner nada en la boca a la fuerza
    • No darles agua, tabletas o comida hasta que hayan recobrado el conocimiento

    Cuándo debemos de llamar a una ambulancia:

    • Si la crisis convulsiva dura más de 5 minutos o hay una segunda crisis poco después de la primera
    • La persona no recupera el conocimiento al cabo de 5 minutos de haber terminado la crisis convulsiva
    • La crisis convulsiva ocurre en el agua
    • La persona se ha hecho daño
    • La persona está embarazada o sufre de diabetes
    • Creemos o sabemos que es la primera vez que la persona sufre una crisis convulsiva

  2. Crisis convulsiva parcial compleja

    Durante este tipo de crisis, la persona parece estar confusa e indiferente, manifiesta movimientos automáticos como hacer ruido con los labios, deambula o hace movimientos torpes con las manos. 

    Cuando una crisis de este tipo sucede debemos:

    • Tal vez debamos guiar con delicadeza a la persona alejándola de obstáculos y sitios peligrosos
    • Establecer comunicación con el paciente una vez que la crisis termine, ofreciéndole apoyo y preguntar si ya se siente bien
    • Llamar a una ambulancia si la persona no empieza a recuperarse al cabo de 15 minutos.

  3. Crisis de ausencia

    Una crisis de ausencia es causa de pérdida del conocimiento por un período breve, la persona tendrá la mirada pérdidavoltea los ojos hacia arriba y pestañea. Se puede confundir con soñar despierto, si esta situación sucede, debemos reconocer la crisis, calmar a la persona y repetir la información que no hubiera escuchado durante la crisis.

Podemos impactarnos mucho cuando presenciamos una crisis convulsiva, sin embargo, es importante que aprendamos a identificar la crisis y saber qué podemos y qué no podemos hacer durante un episodio o ataque convulsivo, esto, para no dañar físicamente a la persona, y entender que a menos que suceda algo grave, el paciente debe de terminar su crisis y descansar para recuperarse sin que esto signifique algo más grave. 

¿sabías qué...?

Hay una fuerte asociación entre la epilepsia y la depresión: más de uno de cada tres personas con epilepsia también se verán afectados por la depresión, y las personas con un historial de depresión tienen un mayor riesgo de desarrollar epilepsia. 

comenta y pregunta