Qué es la aromaterapia

Conoce en qué consiste y cómo aplicar esta terapia

La aromaterapia es una terapia que forma parte de la fitoterapia y que usa los aceites esenciales que se extraen de las plantas para prevenir y tratar algunas enfermedades y trastornos. La palabra proviene del griego y se compone de los términos "aroma", que significa olor, y "therapeia" que significa atención y curación.

Los aceites se han ocupado desde tiempos antiguos, y su uso va en aumento cada día, en un mundo donde el estrés ha tomado cuenta de muchas personas, que buscan no sólo respuestas a dolencias localizadas sino también a un alivio integral que abarque la mente-cuerpo.

 

Cómo funciona la aromaterapia




La aromaterapia actúa en los planos mental y físico. Los efectos demostrados de la aromaterapia tienen que ver con la relajación y el bienestar interno, por lo que los aceites esenciales tienen un gran efecto ansiolítico. Se trata de una terapia externa, ya que los aceites esenciales no se ingieren, sino que se inhalan o se aplican tópicamente sobre la piel en forma de masajes.

La aromaterapia está íntimamente relacionada con el sentido del olfato. Los terapeutas y médicos que la aplican afirman que oler determinados aromas activa neurotransmisores que pueden ayudar a la curación de diferentes dolencias. La memoria olfativa del cuerpo posee 10.000 registros más que el sentido del gusto; por eso, al oler los diferentes tipos de aceites esenciales, se despertarán en el cerebro multitud de recuerdos y sensaciones acumuladas. El olfato y la memoria están conectados mediante neurotransmisores y actúan por asociación de imágenes de forma inconsciente, sin que medien las palabras ni la parte racional. La aromaterapia se considera un lenguaje del alma que armoniza el cuerpo energético y de esa forma ayuda a sanar el cuerpo físico.

Cada aroma o aceite esencial se relaciona con una emoción o un sentimiento. Por eso es tan importante tratarse con un buen terapeuta que sepa dialogar con el paciente y ver cuáles son sus necesidades. El tacto también es muy importante en esta terapia ya que los aceites se aplicarán muchas veces usando técnicas de masaje y manipulaciones manuales.

Cómo se extraen los aceites

Los aceites esenciales se extraen de las plantas, flores, cortezas y frutos mediante procesos de destilación. Para obtener, por ejemplo, un litro de aceite esencial de rosa es necesario destilar cuatro mil kilos de pétalos de rosa. Esto demuestra que los aceites esenciales son muy concentrados y nunca deben aplicarse directamente sobre la piel sin diluírlos antes. Los aceites se diluyen entonces en agua o en otros aceites base.

Cómo surgió la aromaterapia moderna

El perfumista y químico francés René Maurice Gattefosse un día se quemó la mano mientras trabajaba en su laboratorio; por equivocación la hundió en un recipiente lleno de aceite esencial de lavanda. Notó cómo el dolor disminuía y después de varias aplicaciones el brazo se le curó sin dejarle ninguna cicatriz. Después de ese descubrimiento se puso a estudiar los efectos antimicrobianos de los aceites esenciales y en 1937 publicó un libro en el que usó por primera vez la palabra "aromaterapia".

Técnicas de la aromaterapia

Hay básicamente 2 formas de aprovechar los beneficios de los aceites esenciales:

  • Aspiración: Para esto los aceites esenciales deben diluirse en agua caliente, de forma que la persona pueda aspirar los vapores resultantes, tapando la cabeza y el recipiente con un paño o toalla. La aspiración se recomienda que dure alrededor de 15-20 minutos. Los vapores ayudarán a descongestionar las vías nasales, y al llegar a los pulmones, aliviarán la tos y la congestión del pecho. Se recomienda una inhalación en la mañana y otra por la noche, y no deben hacerse por este método en caso de asma.
  • Compresas: La aplicación de aceites por medio de paños es ideal para tratar de forma localizada problemas musculares como esguinces, torceduras u otros problemas cutáneos. En un recipiente con agua caliente o fría (dependiendo de la dolencia a tratar) agregar 6 gotas de aceites esenciales , y luego dejar que el paño las absorba.
  • Vía oral: Solo deben ser ingeridos via oral con una prescripción médica, puesto que si no se diluyen correctamente, pueden quemar el sistema digestivo. Normalmente se debieran diluir las gotas en una taza de agua o té. Las dosis nunca debieran ser de más de 2-3 gotas.
  • Vía rectal: Se utiliza esta forma de absorción en el cuerpo ante casos agudos. Al hacerlo por el recto, se absorberá primero por las venas hemorroidales y desde ahí a todos los órganos, evitando el paso por el sistema digestivo.
  • Baños: Esta técnica es la favorita para los que quieran dejar atrás el estrés de un laborioso dia. Deben aplicarse algunas gotas de aceites (máximo 6) esenciales en el agua caliente de la bañera, generando los beneficios de la absorciónde los aceites tanto al inhalar lso vapores como por el contacto de éstos con la piel. Si se quiere desintoxicar el organismo, se recomienda agregar 100 g. de sales Epsom a los aceites.
  • Tópicamente: También se pueden aplicar los aceites esenciales directamente sobre la piel, pero en conjunto con aceites vehiculares o agua (son muy concentrados para ser aplicados solos en la piel). El aceite penetrará por los diminutos vasos capilares para luego ser transportados por la sangre.

Aceites esenciales más usados

Los aceites esenciales más comunes y con mayores beneficios son:

  • Aceite de lavanda
  • Aceite de jazmín
  • Aceite de romero
  • Aceite de rosa
  • Aceite de albahaca
  • Aceite de sándalo

Precauciones en su uso

  • Nunca se deben usar los aceites en estado puro, sin diluir, ya que al ser tan concentrados pueden llegar a quemar la piel.
  • Tener mucho cuidado de que el aceite no entre en contacto con los ojos. Si por accidente esto ocurriera hay que lavarse los ojos con abundante agua y evitar rascarse o tocarse los ojos con las manos.
  • La aromaterapia puede ser aplicada en mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños, pero con precaución y bajo prescripción médica.
¿sabías qué...?

En la Biblia ya aparecen unas 180 referencias a los aceites esenciales. Esto demuestra que aunque el término "aromaterapia" nació en 1937, esta práctica de curación ha sido utilizada por muchas civilizaciones y culturas a lo largo de la historia. Se cree que el uso de aceites esenciales con fines curativos comenzó en el antiguo Egipto.