Apnea del sueño en niños

Te damos las claves para entender en qué consiste la apnea del sueño infantil

El síndrome de apnea es uno de los principales trastornos del sueño que afectan a las personas, y que tiene una especial incidencia en niños. La apnea se produce cuando la respiración se detiene apenas unos segundos durante el sueño y su aparición puede provocar algunos efectos secundarios.

La apnea del sueño en niños se produce entre los dos y los cinco años, y un diagnóstico precoz por parte de los padres es fundamental para tratar el problema de forma temprana y evitar así otro tipo de problemas de salud relacionados con la apnea del sueño.

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño es uno de los trastornos más comunes que existen. Se puede identificar cuando durante el sueño se producen determinadas pausas que paralizan la respiración y que pueden durar desde unos pocos segundos hasta algunos minutos. Al poco tiempo la respiración recupera su ritmo normal a través de ronquidos fuertes.




Cuando se producen episodios de apnea el sueño profundo se ve interrumpido y se vuelve mucho más ligero, lo cual provoca que éste sea de menor calidad y que por tanto el descanso y rendimiento no sea el adecuado.

Para poder diagnosticar correctamente la apnea es necesario saber identificar los síntomas más incipientes así como las causas que la pueden provocar la apnea del sueño en niños.

Causas de la apnea del sueño en niños

Las causas más comunes por las que puede aparecer apnea del sueño en niños son las siguientes:

  • Aumento de tamaño en amígdalas y adenoides: esta es la causa más frecuente de apnea del sueño en niños. Se produce debido al agrandamiento de las amígdalas y adenoides que son unas glándulas situadas en la unión entre la parte posterior de la cavidad nasal y la garganta. No es posible verlas a simple vista al contrario que en el caso de las amígdalas, por lo que es necesario acudir a un especialista para comprobar si un tamaño mayor de lo normal puede ser la causa de la apnea. Cuando los adenoides y amígdalas son de gran tamaño pueden obstruir momentáneamente las vías respiratorias durante el descanso nocturno generando patrones de sueño irregulares que provocan que el niño se despierte para compensar la falta de oxígeno.
  • Obesidad: en niños con sobrepeso las probabilidades de sufrir apnea del sueño se incrementan debido a que los músculos que se encargan de que las vía superior se mantenga abierta y funcione de forma óptima se debilitan y por tanto en lugar de abrirla la obstruyan.
  • Enfermedades de tipo genético: ciertas enfermedades como el Síndrome de Down o el  Síndrome de Prader-Willi pueden provocar apnea del sueño en niños. 
  • Garganta o mentón de tamaño más reducido de lo normal, así como una lengua de gran tamaño o paladar hendido.
  • Antecedentes familiares: la apnea del sueño puede ser una cuestión hereditaria.

Síntomas de la apnea del sueño en niños

Existen ciertos síntomas que pueden alertarnos acerca de si el niño está padeciendo apnea del sueño. Entre ellos los más frecuentes son:

  • Ronquidos: Estos pueden ser seguidos o intermitentes, durante pequeños periodos a lo largo de la noche.
  • El niño se despierta con cierta frecuencia durante la noche, tiene un sueño muy irregular y ligero tendente a despertarse con facilidad ante cualquier ruido.
  • Respiración intermitente que se paraliza durante unos segundos y se reanuda a menudo con un ronquido o fuerte resoplido.
  • La respiración se realiza por la boca en lugar de por la nariz. Este síntoma se presenta incluso cuando el niño está despierto.
  • Cambian de posición frecuentemente durante la noche, muestran inquietud.
  • Durante el día el niño puede presentar cambios de humor o irritabilidad. Es posible que incluso presente cierta hiperactividad y dificultad para concentrarse.
  • Dolor de cabeza.
  • Voz nasal.

Tratamiento para la apnea del sueño en niños

En el caso de la apnea infantil y dados los factores que pueden desencadenarla, los tratamientos más efectivos son:

  • Adenoamigdalectomía: la extirpación de las amígdalas y adenoides de gran tamaño posibilita la entrada de oxígeno y evita la apnea. Esta operación garantiza una solución al problema en un 75% de los casos. Es el tratamiento más frecuente en los casos de apnea del sueño infantil.
  • Pérdida de peso: este tratamiento está orientado a la apnea provocada por un sobrepeso, no se debe de aplicar a todos los casos.
  • Cambiar la posición al dormir: dormir sobre la espalda puede aumentar los periodos de apnea. Lo ideal es dormir de costado pudiendo ayudar a mantener la posición con almohadas.
  • Aplicar presión positiva continua en la vía aérea (CPAP): este tratamiento consiste en bombear aire para mantener la tráquea abierta durante el sueño, de modo que no se produzca interrupción en el paso de aire.

La apnea del sueño en niños es un problema que puede traer muchas consecuencias negativas en su día a día: su carácter se ve alterado por la falta de descanso, pueden llegar a mostrar con frecuencia fracaso escolar y se sienten más intranquilos. Un diagnóstico a tiempo es primordial para ayudar a aliviar el problema y favorecer un descanso y un rendimiento necesarios para su crecimiento y desarrollo mental e intelectual.

¿sabías qué...?

Alrededor del 75% de las personas que roncan, sufren apnea del sueño.