Alzheimer: consejos para prevenirlo

Ideas que nos ayudarán para prevenir su aparición

El alzheimer es uno de los trastornos más duros a los que nos enfrentamos. No solo no existe curación hoy en día, seguimos sin saber exactamente qué es lo que produce su aparación. Es por ello que los estudios universitarios han arrojado una serie de factores de riesgo con los que podemos trabajar para prevenir la aparición del alzheimer. Como ocurre con el cáncer, cada individuo es más o menos proclive a poder sufrirlo dependiendo de dichos factores.

Esto tiene una doble cara y es que nunca podremos estar seguros de que no lo sufriremos. Si observamos en nuestro círculo social no nos costará encontrar casos de personas que han mantenido un estilo de vida muy perjudicial sin haber sufrido nada grave, mientras que los más sanos y comprometidos con su vida personal han acabado desarrollándolo. Siempre estaremos trabajando con probabilidades, manteniendo en la cabeza la idea de que reducirlas por poco que sea siempre será beneficioso a largo plazo.

    Índice

  1. Mantén siempre tus relaciones sociales

    Mantén siempre tus relaciones sociales

    Con el paso de los años es fácil que nos vayamos alejando de las amistades, ya sea por familia, compromisos laborales o simple desapego. Estar activo socialmente hará que nuestra actividad cognitiva se mantenga constante. Recuerdos, experiencias, preocupacionese, incluso el apartado de las emociones es importante cara a la actividad cerebral, alguien que se interesa por su entorno es una persona que inevitablemente tiene que estar al día de los que le rodean.

    ¿Qué ocurre si estamos en un punto donde apenas tenemos contacto social? Busca activamente conectar con la gente. Hoy en día gracias a internet es muy fácil encontrar personas afines a nuestras aficiones e intereses, logrando salir de casa sin que nos sintamos aletargados por la rutina del trabajo y los compromisos familiares. Nunca es tarde para conocer gente nueva.

  2. Aprende nuevos idiomas

    Más allá de una necesidad laboral aprender idiomas es una de las mejores formas para activar nuestro cerebro. Requiere todas las funciones disponibles, desde la atención hasta la memoria, logrando que nos encontremos diariamente ocupados tratando de mejorar nuestro dominio del idioma que hayamos elegido. No hace falta que nos pongamos necesariamente como meta dominarlo al máximo nivel, con que nos interemos en mejorar a lo largo del tiempo tendremos muchísimo trabajo hecho.

  3. Introduce la lectura en tu vida

    Introduce la lectura en tu vida

    Si los idiomas se te hacen demasiado complicados o aburridos anímate a leer un poco todos los días. Cuando nos plantamos ante un libro nuestro cerebro se vuelve el protagonista absoluto, mejorando la actividad cognitiva al interiorizar todos los elementos que encontramos en la lectura. Cualquier tipo de libro nos servirá, pudiendo acudir incluso a los que son supuestamente inferiores en su calidad de escritura. Lo importante es asentar el hábito, independientemente de que leamos una temática o un autor poco respetados.

  4. Haz deporte moderado

    Los estudios han demostrado que con apenas 2 horas semanales de ejercicio prevenimos la posibilidad de desarrollar alzheimer. Salir a correr, realizar un poco de yoga en casa o incluso caminatas largas con un ritmo moderado, lo fundamental es no establecer un estilo de vida sedentario donde apenas nos despeguemos del sofá. Con el tiempo acabaremos cogiéndole el gusto y mejorará también nuestra calidad de vida en general.

  5. Cuida tu alimentación

    Cuida tu alimentación

    Vigilar lo que comemos es más importante que nunca. Destacan los alimentos con omega-3 y los antioxidantes. Frutos secos como las almendras, las nueces o los pistachos nos ayudarán enormemente tomándolos de forma moderada, pudiendo recurrir también a pimientos, judías o naranjas. A su vez es recomendable reducir el consumo de carne roja, eliminando por completo grasas saturadas como productos precocinados o bollería industrial.

  6. Aléjate del tabaco

    En la actualidad se considera que el tabaco es el factor de riesgo más influyente para sufrir alzheimer. Sus efectos en nuestro cuerpo son devastadores si lo mantenemos durante mucho tiempo, haciéndonos proclives a todo tipo de enfermedades más allá del azlheimer. Si eres no fumador evita los ambientes cargados con humo, y si lo eres, tómate muy en serio la posibilidad de dejar el tabaco.

¿sabías qué...?

Incluso los griegos sospechaban de la existencia del alzheimer, tratando de establecer un diagnóstico claro. Solo pudieron llegar a asociarlo con la madurez como si se tratase de una demencia, pero es una enfermedad que nos ha acompañado siempre en la historia.