7 alternativas saludables a la sal

Descubre las opciones más sanas para reducir o evitar el consumo de sal

La sal se ha convertido en uno de los aderezos fundamentales en todas las comidas. Mejoran el sabor, y los alimentos resultan mucho más agradables al paladar, sin embargo a pesar de que en pequeñas dosis puede ser recocendable tomarla, el uso poco controlado de este compuesto químico puede desencadenar importantes enfermedades como por ejemplo la hipertensión.

Afortunadamente, hoy día contamos con una amplia variedad de alimentos y condimentos que nos pueden ayudar a reducir y evitar el consumo de sal sin que pierdan su agradable sabor. No dudes en ponerlas en práctica y adéntrate en un mundo de nuevos sabores que seguro te sorprenderán.

    Índice

  1. Salsa de soja

    Salsa de soja

    La salsa de soja es uno de los remedios que nos pueden ayudar a reducir el consumo de sal casi sin notarlo. Es cierto que todas las salsas suelen contener un alto porcentaje de sal, sin embargo en el caso de la soja, además de ser una alternativa saludable contiene muy poca sal pero si una buena cantidad de proteínas vegetales muy beneficiosas para la salud. 

    Entre ellas cabe destacar por ejemplo sus propiedades para reducir los síntomas asociados a la aparición de la menopausia, reducir los niveles malos de colesterol, mejorar las dolencias asociadas a la artritis o desarrollar un mayor rendimiento deportivo entre otras muchas. Además contiene antioxidantes que contribuyen a la regeneración celular.

  2. Ajo en polvo

    Ajo en polvo

    El ajo en polvo es otra de las alternativas saludables de la sal, que nos permite disfrutar de todas las bondades que caracterizan a este alimento. Lo mejor de todo es que al estar convertido en polvo se puede utilizar del mismo modo que la sal. 

    Y es que además de garantizar un excelente sabor, el ajo en polvo cuenta con otro tipo de beneficios como por ejemplo su capacidad para contribuir a reducir el colesterol, fortalece el sistema inmunológico, y además tiene un ligero efecto anticoagulante que favorece la circulación sanguínea, aunque en este último caso se debe de tomar con precaución ya que puede que ejerza el efecto contrario en personas que no necesitan un diluyente de la sangre.

  3. Cebolla en polvo

    Cebolla en polvo

    La cebolla deshidratada o la cebolla en polvo, al igual que en el caso del ajo,a porta un delicioso sabor a las comidas que nada tiene que envidiarle al aporte de la sal común. En este caso, la cebolla en polvo concentra aún más su sabor, por lo que tan solo es necesario añadir una pequeña pizca para notar sus efectos.

    Del mismo modo, al añadir la cebolla en polvo nos beneficiamos de interesantes propiedades como por ejemplo la de ayudar a regenerar y proteger la flora intestinal, necesaria para evitar infecciones y molestias intestinales. Además resulta ideal para las personas que buscan perder peso, ya que evita el problema de la retención de líquidos tan usual con la ingesta de sal colaborando además a reducir la presión arterial.

  4. Especias naturales

    Especias naturales

    Hoy día contamos con una gran cantidad de hierbas naturales que consiguen dotar a nuestros platos de sabores agradables y muy sabrosos. Las más utilizadas son las hierbas aromáticas tales como:

    • Albahaca: Ideal para aderezar ensaladas. Conocida por sus propiedades antibacterianas, digestiva y muy útil para tratar problemas nerviosos.
    • Azafrán: Muy recomendable para guisos o arroces, ayuda a reducir la presión arterial.
    • Anís: Utilizado especialmente para la elaboración de postres, se caracteriza por sus propiedades carminativas, antiespasmódicas y sedantes.
    • Cardamomo: Excelente hierba que le da un sabor muy especial a las carnes, cuenta con excelentes propiedades digestivas.
    • Jengibre: Muy apreciada para la elaboración de postres, especialmente galletas y bizcochos, cuenta con interesantes propiedades como por ejemplo su capacidad para ayudar a aliviar los cólicos menstruales o combatir el envejecimiento prematuro.
    • Orégano: Especialmente valorado para la elaboración de pizzas, pastas y carnes, es considerado un gran aliado para reducir el colesterol y equilibrar los niveles de glucemia en personas diabéticas.
  5. Pimienta negra recién molida

    Pimienta negra recién molida

    Considerada desde hace mucho tiempo como una hierba con interesantes propiedades medicinales, la pimienta recién molida es una gran opción como sustituta de la sal, ya que su sabor un tanto picante resulta perfecto para prácticamente cualquier plato.

    No debemos olvidarnos de todas sus propiedades. Una de las más importantes es su contenido en antioxidantes que ayudan a prevenir muchos tipos de cáncer a la vez que luchan contra los efectos nocivos de los radicales libres.

    La pimienta negra es excelente además para prevenir la retención de líquidos, cuenta con propiedades bactericidas y es una gran medicina para combatir los resfriados.

  6. Caldo concentrado casero

    Caldo concentrado casero

    Si hay un condimento que enmascara en su preparación una gran cantidad de sal son los cubitos de caldo concentrado que se venden en las grandes superficies. Sin embargo nada mejor que preparar nuestro propio caldo concentrado casero para asegurarnos de que se cocina libre de sal, y que además servirá como aderezo para numerosos platos.

    Lo mejor de todo es que se puede preparar con todo tipo de verduras y le podemos añadir pollo o ternera. Podemos elegir los alimentos que más nos gusten, y lo único que tendremos que hacer es cocinarlos hirviéndolos en agua y dejar que cuezan a fuego muy lento durante mínimo 3 horas. Después debemos de colarlo y volver a ponerlo en el fuego, pero esta vez a fuego fuerte para que se vaya evaporando el agua y los sabores se concentren. Debe de quedar un textura espesa.

    Finalmente solo nos quedará distribuirlo en cubiteras. Lo llevamos al congelador cuando ya esté bien frío, y ya tendremos nuestros cubitos de caldo concentrado para utilizar en cualquier comida que se nos ocurra, casero y de un sabor inigualable que nada tendrá que envidiar a la sal.

  7. Mostaza

    Mostaza

    Las semillas de mostaza son sin duda unas de las más valoradas en el mundo culinario. Y es que además de aportar una sabor muy característico, nos servirá para eliminar la sal de nuestra alimentación.

    Además la mostaza nos servirá para mejorar nuestra salud gracias a muchas de sus virtudes como por ejemplo sus propiedades descongestivas para aliviar los resfriados así como otro tipo de afecciones respiratorias. Por otro lado tiene un interesante efecto diurético así como un ligero efecto laxante que servirá para combatir los problemas de estreñimiento, contribuyendo además a relajar los músculos.

Se estima que una persona consume alrededor de 9,7 gramos al día de sal. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta cantidad se corresponde con el doble de la cantidad diaria recomendada. Si a esto le sumamos que el consumo excesivo de sal es uno de los factores que incrementan la probabilidad de sufrir un infarto de miocardio e ictus cerebral, se plantea la necesidad de reducir su consumo y recurrir a esta serie de alternativas mucho más saludables, con un resultado sorprendentemente agradable para el paladar y beneficioso para la salud.

¿sabías qué...?

Los huesos del cuerpo humano contienen alrededor del 27% de la sal total que tenemos en el cuerpo. De hecho, una de las razones por las que se produce la osteoporosis es por la falta de sal en el organismo, el cual recurre a la que contienen los huesos para abastecerse. Sin embargo este consumo debe de hacerse de forma controlada para no provocar otra serie de problemas.