Cómo aliviar el dolor de muelas con remedios caseros

Remedios para quitar el dolor de muelas sin medicamentos

El dolor de muelas se caracteriza por ser un tipo de dolor muy intenso, de hecho es uno de los dolores más insoportables y molestos que existen y provoca sufrimiento a las personas que lo padecen llegando a afectar a su estado de nervios. Quitarlo, o al menos parar el dolor, es la principal prioridad, aunque no debes olvidar que en cualquier caso lo mejor es siempre acudir a un dentista, pero como no siempre podemos hacerlo de forma inmediata, se puede optar por diferentes remedios naturales para aliviar el dolor de muelas en casa.

    Índice

Causas del dolor de muelas

Las causas del dolor de muelas pueden ser varias, entre ellas:

  • La salida de las muelas de juicio.
  • Restos de comida que se han quedado atrapados en los espacios interdentales.
  • Sensibilidad al frío o al calor.
  • Sinusitis.
  • Dolor de oídos, de cabeza o neuralgias.
  • Infecciones o abscesos en las encías.
  • Caries.
  • Embarazo, ya que durante esta época las infecciones dentales son más comunes.
  • La muela está picada y afecta al nervio. Uno de los síntomas de que hay una picadura que afecta al nervio es el dolor de muelas.
  • Bruxismo.
  • Erupción dental en niños y bebés.
  • Dolor producido tras un empaste.
  • Dolor al morder algo muy duro.

Tratamientos para el dolor de muelas

¿Cómo puedo tratar el dolor de muelas?, ¿y si tomo remedios naturales? Según el origen del dolor, el tratamiento a aplicar para aliviarlo será uno u otro. Algunos son tan fáciles como usar hilo dental para eliminar restos de comida. En otros casos suele ser porque están picadas, lo que provoca que aparezcan inflamadas. En este últimos caso lo mejor es recurrir a la medicina y acudir de forma urgente a un dentista pero entretanto te enseñamos cuáles son los remedios caseros  y tips más útiles contra el dolor de muelas.

  1. Enjuagues de agua con sal o bicarbonato

    Enjuagues de agua con sal o bicarbonato

    Este remedio es muy útil debido al gran poder antiséptico de la sal. La proporción correcta es poner una cucharada de sal en medio vaso de agua a temperatura ambiente.

    Se deberán hacer gárgaras por lo menos una vez después de cada comida. También puedes optar por el bicarbonato, que además ayudará a aflojar cualquier suciedad o resto de comida que pueda haber entre los dientes lo que resulta muy beneficioso para evitar que se produzca algún tipo de infección naturalmente.

  2. Clavo de olor

    Clavo de olor

    Los clavos de olor contienen un sedante natural llamado eugenol que sirve para calmar el dolor, lo que significa que resultan muy útiles para solucionar las molestias que provocan las dolencias dentales. Podemos obtener esta propiedad sedante llevando un puñado de clavos de olor a ebullición con una taza de agua. Deja que hierva unos minutos y luego retira del fuego y deja enfriar.

    Una vez frío o tibio, se pueden hacer enjuagues, o bien mojar una gasa y colocarla sobre la muela dolorida ya que ofrece un importante alivio. De este modo podremos pasar el dolor de una forma mucho más ligera y con un poco de suerte detener las molestias.

  3. Ajo y cebolla

    Ajo y cebolla

    El ajo y la cebolla tienen altas propiedades antibióticas y antinflamatorias. Se puede aplicar un trozo de ajo o de cebolla, directamente en la encía o en la muela a tratar y frotar suavemente para que suelte su jugo y se vaya absorbiendo.

    Otra opción es masticar un diente de ajo para esperar que haga efecto o bien masticar un trozo de cebolla fresca y cruda. Ambas opciones nos ayudarán a eliminar cualquier tipo de germen que pueda ser un agente infeccioso para las muelas afectadas y por tanto a reducir las posibilidades de que se cree una importante infección.

  4. Enjuagues de té negro

    Enjuagues de té negro

    El té negro es una de las bebidas con mayor número de propiedades que existen y además es otra de las recetas más eficaces para quitarse el dolor de muelas y hacer desaparecer el molesto dolor que provocan.

    Para aplicar este remedio hay que infusionar una bolsita de té negro en agua hirviendo, esperar a que se enfríe y luego aplicar la bolsa directamente en el diente o muela dolorida. Este remedio es eficaz debido al alto contenido de ácido tánico que posee el té negro, un antiinflamatorio natural capaz de aliviar esta dolencia.

    Recuerda que el té negro tiene muchísimas propiedades más y es una gran fuente de vitaminas y minerales: cinc, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, potasio, fósforo, flúor y aluminio. Por lo que no olvides tomarte la taza de té después de haber utilizado la bolsita para calmar el dolor de muelas, y así aprovecharás todos sus beneficios.

  5. Enjuagues con agua oxigenada

    Enjuagues con agua oxigenada

    Aunque el agua oxigenada no sea un analgésico, sí es un excelente antimicrobiano. Ante un fuerte dolor de muelas puedes empapar una gasa con agua oxigenada y colocarla sobre la muela dolorida. Ten cuidado de no ingerirla en grandes cantidades, ya que puede resultar tóxica.

    Si el sabor te resulta un poco desagradable puedes rebajarla con agua antes de aplicarla sobre la muela. Sus propiedades servirán para acelerar la curación de la infección siendo una de las soluciones caseras más efectivas.

  6. Própolis

    Própolis

    El propóleo, o própolis es otro de los secretos que nos ayudarán a mejorar el dolor de muelas ya que tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas, así como analgésicas y antiinflamatorias. Por todo esto, te servirá para ayudar a calmar el dolor de muelas.

    Puedes mojar un algodón en esencia de propóleo y colocarlo sobre la muela. También puedes comerlo en caramelos o pastillas, pero procura que no contengan azúcar ya que podrían empeorar el dolor. Este remedio seguro gustará a los niños ya que los caramelos tienen un sabor agradable.

  7. Aplicar compresas frías

    Aplicar compresas frías

    Si el dolor de muelas es provocado por una inflamación y no porque el nervio esté afectado, puedes aplicarte compresas frías en la parte externa de la boca, justo en el sitio en el que sientas el dolor.

    El frío es otro de los "trucos" que resulta muy bueno y además efectivo ya que calmará la inflamación muy rápido y así disminuirá también el dolor. De todas formas cuando el dolor es intermitente es necesario ir aplicando el frío para evitar que la inflamación empeore.

  8. Otros remedios naturales para el dolor de muelas

    Otros remedios naturales para el dolor de muelas

    Además de los remedios que hemos enumerado en el artículo, también puedes probar con otros consejos para calmar el dolor de muelas siguiendo algunas de las siguientes técnicas naturales:

    • Masticar hojas de perejil varias veces al día.
    • Hacer enjuagues con infusiones de sauco durante el día y por la noche.
    • Poner un pedazo de patata fría sobre la encía inflamada, ya que la patata se considera un buen desinflamante.
    • Usar el hilo dental con suavidad después de cada comida, para asegurarse de que no haya restos de comida entre los dientes y la encía en la zona afectada.
    • Otros métodos que ayudan a sanar la muela afectada y que se incluyen dentro de la homeopatía como la Staphysagria o la Arnica.

Ten en cuenta que en cualquiera de estos casos, generalmente lo que provoca dolor es una inflamación, por lo tanto, la mayoría de los remedios propuestos son antiinflamatorios y calmantes pero no te ayudarán a quitar el problema, el cual puede estar en una picadura o cualquier otra afección dental.

Es entonces cuando hay que acudir al dentista para que valore el problema, especialmente en el caso de mujeres embarazadas o en período de lactancia, con el fin de que recete algún tipo de medicamento como por ejemplo paracetamol, nolotil, ibuprofeno o lidocaína que son las medicinas más comunes y efectivas para este tipo de dolencias y las más rápidas cuando las muelas están muy afectadas, así como cualquier otra solución que no afecte a la salud del bebé.

En ocasiones es posible que sea necesario tomar algún tipo de antibiótico si las muelas están infectadas ya que esto ayuda a combatir y curar el problema más rápidamente. En casos más extremos será necesario sacar la muela, algo que solo debe hacerse a través de médicos especializados en odontología. 

De cualquier modo recuerda que la toma de medicamentos debe de ser siempre controlada, y que la automedicación nunca es conveniente.

¿sabías qué...?

El dentista estadounidense Jack Mallory le gastó una broma entre curiosa y pesada al general japonés Hideki Tojo, prisionero de guerra japonés, cuando este fue a que le tratara un dolor de muelas. El dentista militar grabó en los dientes postizos que le colocó al general japonés las palabras: “Remember Pearl Harbor” (Recuerda Pearl Harbor) en código Morse. Meses después, los japoneses descubrieron la broma y borraron las marcas de los dientes del general.