Alimentos a evitar luego de extraer las muelas del juicio

Descubre qué tipo de alimentación debes evitar al extraer una muela del juicio

La extracción de las muelas del juicio es una intervención muy común que se realiza para evitar que la erupción posterior de estos cordales pueda causar problemas en la dentadura del paciente. La extracción apenas dura unos minutos, sin embargo el tratamiento que se debe de seguir tras la operación debe de ser muy exhaustivo con el fin de evitar problemas y complicaciones.

Una de las pautas de este tratamiento consiste en seguir una alimentación adaptada al proceso de curación. Dentro de la dieta, existen ciertos alimentos que se deben de eliminar temporalmente. Vamos a conocer cuáles son los alimentos a evitar tras la extracción de las muelas del juicio.

    Índice

  1. Alimentos muy fríos o muy calientes

    El tiempo posterior a la extracción de las muelas del juicio, debes de evitar tomar alimentos que estén o muy fríos o muy calientes ya que además de que la sensación a nivel dental puede ser molesta por lo sensible que se encontrará la zona en este momento, la temperatura extrema puede llegar a quemar la zona.

    Es preferible recurrir a alimentos tibios que no causen molestias ni cambios bruscos de temperatura sobre la superficie dental ni sobre los tejidos de la zona de extracción.

  2. Semillas y granos pequeños

    Las semillas, granos pequeños, cereales, arroz, y todos aquellos alimentos que se pueden hacer más pequeños fácilmente como por ejemplo los frutos secos, patatas fritas o palomitas entre otros.

    Estos pequeños trozos de comida pueden penetrar en la zona en la cual se forma el coágulo necesario para la curación y cicatrización de la zona, lo cual puede interferir en el proceso y además, causar posibles infecciones. Sacar estos pequeños trozos puede ser muy complicado, por lo que será el especialista quién deberá intervenir para sacarlos.

  3. Alimentos picantes

    Los alimentos picantes e irritantes se deben de vitar especialmente tras el proceso de extracción de los cordales. La razón se debe a que las sutancias de este tipo de alimentos puedne interferir irritando la zona en la que se encontraba la muela extraída, impidiendo que se cicactrice correctamente y causando intenso dolor y molestias.

    No hay que olvidar que los alimentos y aderezos irritantes como por ejemplo los chiles o la pimienta, tienen propiedades que hacen que aumente el flujo sanguíneo por lo que puede ser especialmente peligroso si esto ocurre en el proceso de curación.

  4. Alimentos duros

    Los alimentos duros y que requieren de cierto esfuerzo de masticación deben de eliminarse de la dieta diaria durante algunos días. 

    Por un lado las comidas duras provocan que tras el proceso de masticación se vayan creando trozos cada vez más pequeños, lo cual aumenta el riesgo de que los restos se alojen en la zona de cicatrización con los consecuentes riesgos.

    Por otro lado, la masticación hace que debamos forzar más la boca, algo que puede causar dolor en los primeros días, en los que debemos de procurar realizar movimientos suaves para evitar problemas en la zona del coágulo.

    Es preferible optar por alimentos que apenas requieren un esfuerzo a la hora de masticar como por ejemplo cremas, purés, alimentos triturados o gelatinas.

  5. Bebidas alcohólicas o carbonatadas

    Las bebidas alcohólicas y las bebidas carbonatadas, no son propiamente alimentos, pero si se deben de incluir en la lista de componentes de una dieta que debemos de evitar tras extraer las muelas del juicio.

    Por un lado, las bebidas carbonatadas contienen una importante cantidad de azúcar que se adhiere a la superficie dental. Además con frecuencia estas bebidas se beben con pajita, algo que hay que evitar para no interferir en la ubicación del coágulo.

    El alcohol por su parte cuenta con la particularidad de dilatar los vasos sanguíneos, lo cual puede favorecer la aparición de hemorragias en la zona. De igual modo puede interferir en la ingesta de aquellos medicamentos recetados para el dolor y las molestias por lo que de ningún modo se debe de consumir durante el período de curación.

La alimentación durante este período debe de ser muy restrictiva con el fin de no privarnos de nutrientes necesarios para tener una buena salud, pero sin poner el peligro la zona de extracción exponiéndola a posibles complicaciones e infecciones. En pocas semanas, y con la supervisión del dentista, podrás ir introduciendo más alimentos hasta volver a tu dieta normal.

¿sabías qué...?

La existencia de las muelas del juicio es una herencia de nuestros antepasados quienes tenían unas dentaduras más grandes para albergar a estos molares a causa de la alimentación que seguían. Poco a poco la mandíbula se fue empequeñeciendo, por lo que de este modo muchas veces estas muelas no encuentran hueco para salir y provocan movimientos en la colocación del resto de piezas dentales, así como otras molestias.

comenta y pregunta