8 alimentos que ayudan a cuidar el hígado

Descubre los grandes aliados de la alimentación para garantizar la salud del hígado

El hígado además de ser uno de los órganos más grande del cuerpo humano es uno de los más importantes debido a que se encarga de filtrar, al igual que los riñones, las toxinas presentes en la sangre, almacena las reservas de vitamina A, D, K y E y sintetiza los azúcares y las grasas provenientes de los alimentos.

Cuidar el higado es fundamental para garantizar una buena salud y esto se consigue en buena parte manteniendo una dieta adecuada con alimentos que nos ayuden a desintoxicarlo y preservarlo de enfermedades y otro tipo de afecciones.

Conoce cuáles son los alimentos que ayudan a cuidar el hígado y mantenerlo saludable.

    Índice

  1. Pomelo

    Pomelo

    El pomelo es un gran aliado del hígado gracias a que es rico en antioxidantes y especialmente en vitamina C. Por otro lado es muy rico en una serie de compuestos que facilitan la proliferación de una serie de enzimas especialmente necesarias para ayudar a eliminar el exceso de toxinas del hígado.

    Otra de las sustancias que caracterizan al pomelo es la presencia de naringenina, indicada para ayudar al hígado a quemar eficazmente las grasas para que no queden almacenadas. De esta forma evitamos que se convierta en un hígado graso y por tanto más proclive a contraer enfermedades.

  2. Aguacate

    Aguacate

    El aguacate es uno de los alimentos más beneficiosos de los que podemos aprovecharnos, especialmente indicado para ayudar a cuidar el hígado. Uno de los componentes más importantes del aguacate es el glutatión, conocido por ser uno de los más potentes antioxidantes que existen para ayudar a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo.

    Por otro lado, recientes investigaciones han afirmado la existencia de ciertas sustancias en el aguacate que ayudan a minimizar el daño en el hígado, preservándolo de infecciones y mejorando su actividad.

    Dos aguacates por semanas son suficientes para beneficiarnos de todas sus propiedades.

  3. Ajo

    Ajo

    El ajo además de ser muy aromático resulta muy útil para mejorar el sabor de muchas comidas, por lo que además de disfrutar de todas sus ventajas nutritivas estaremos haciendo un gran bien a nuestro hígado incorporándolo a nuestra alimentación diaria.

    Por un lado, el ajo es rico en alicina, un compuesto a base de azufre responsable de mejorar la activación de las enzimas hepáticas que se ocupan de desintoxicar el hígado en la acumulación de toxinas. El ajo ayuda además a eliminar el mercurio, una de las sustancias altamente tóxica que queda acumulado con motivo de la ingesta de algunos aditivos presentes en la alimentación.

  4. Zanahorias

    Zanahorias

    Las zanahorias tanto crudas, como en zumo son un gran combatiente contra las afecciones del hígado ya que ayudan a mejorar la función del hígado neutralizando los radicales libres que actúan dañándolo.

    La ingesta de zanahoria resulta además muy beneficiosa para evitar la intoxicación provocada por la absorción de productos químicos y otro tipo de contaminantes. Por otro lado actúan combatiendo el estreñimiento y mejorando así la eliminación de toxinas lo cual incide en un torrente sanguíneo más sano y por tanto en una mejora de la función depurativa del hígado.  

  5. Manzana

    Manzana

    Una manzana al día es una de los mejores hábitos alimenticios que podemos regalarle a nuestro hígado y nuestro cuerpo en general. Y es que además de ser una de las frutas más deliciosas de las que disponemos todo el año, son muy ricas en antioxidantes encargados de neutralizar los radicales libres y mejorar las funciones del hígado.

    La manzana es además portadora de ácido málico, muy importante para evitar que las piedras se acumulen en el hígado. Si además las consumimos con piel, estaremos ayudando a que nuestro organismo se encargue de eliminar los metales pesados de nuestro cuerpo y por tanto ayudaremos a que el hígado trabaje mejor. Las propiedades de las manzanas son múltiples, ten siempre una a mano.

  6. Alcachofa

    Alcachofa

    La alcachofa cuenta entre sus múltiples beneficios con la capacidad de estimular la producción de bilis muy  necesaria para ayudar a descomponer las grasas presentes durante el proceso de digestión. Esto resulta muy útil en el caso de que tengamos problemas de hígado graso.

    Por otro lado la alcachofa es un importante regenerador hepático celular, lo cual se traduce en una mejora del estado de salud del hígado el cual actúa eliminando de forma más efectiva los deshechos y toxinas procedentes de los alimentos y del alcohol.

  7. Remolacha

    Remolacha

    Una de las principales propiedades de la remolacha es su poder diurético ayudando a reactivar la función hepática ayudando a eliminar de forma más eficiente las toxinas y limpiar el hígado.

    Por otro lado, la remolacha es muy importante a la hora de ayudar en el proceso de desinflamación del hígado, ayudando a depurarlo de forma muy eficiente. Esto se debe a sus altos índices de una sustancia conocida con el nombre de betaína que actúa como un purificador natural.

  8. Avena

    Avena

    La avena se caracteriza principalmente por su alto contenido en fibra soluble que sirve para arrastrar todas las toxinas que van quedando acumuladas por el tracto digestivo. De esta forma al ser eliminadas evitamos que pasen al torrente sanguíneo y por tanto dañen nuestro hígado.

    La presencia de aminoácidos esenciales ayuda a estimular la producción de lecitina, encargada de eliminar los metales pesados del organismo, lo cual nos ayudará a sentirnos más saludables.

Cuidar el higado es esencial para asegurarnos de que nuestro organismo se mantendrá libre de toxinas y sustancias peligrosas para nuestra salud, siendo la incoprporación de estos alimentos uno de los primeros pasos para disfrutar de un hígado saludable.

¿sabías qué...?

El hígado cuenta con la capacidad de regeneración que facilita poder donar una parte de él. El propio hígado se encargará de reponer la parte faltante.