Qué es la agorafobia y cómo tratarla

Síntomas y tratamientos de la agorafobia

Existen diversos tipos de fobias en la naturaleza psíquica humana, siendo algunas más comunes que otras. Por ejemplo, están las fobias a las arañas (aracnofobia), a los espacios confinados (claustrofobia) o a las alturas (acrofobia), todas las cuales probablemente hayas escuchado antes. Ahora bien, se te mencionamos al agorafobia, probablemente nunca la hayas escuchado. 

En Spoots te diremos qué es la agorafobia y todo lo que implica este miedo.

 

 




¿Qué es la agorafobia?

La agorafobia es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un temor obsesivo de estar en lugares donde no es posible escapar o recibir asistencia en caso de sufrir un ataque de pánico. 

Al no poder recibir asistencia debido a la presencia de muchos individuos o la ubicación de un lugar determiando, la persona es capaz de sufrir una crisis de pánico que provoca un aumento de la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea. También se pueden experimentar otras sensaciones como respiración agitada, mareos, sensación de ahogo, sudoración y temblores.

La agorafobia y la crisis de pánico tienen una estrecha relación, pues los síntomas que experimenta quien la sufre son muy similares entre una y otra.

Causas de la agorafobia

Hay varias causas que podrían servir de condicionante para que una persona desarrolle este miedo extremo, si bien no hay una calridad absoluta sobre el tema. Se cree que está relacionada con áreas del cerebro que controlar la respuesta a un miedo, pero también se deben tomar en cuenta los factores ambientales e incluso los hereditarios.

 En general se asocia a experiencias negativas que haya experimentado la persona, especialmente las que hayan implicado una alta cuota de estrés o un nivel de pánico elevado. En este campo, podríamos nombrar a los abusos físicos y psicológicos que alguien haya sufrido cuando niño, o bien a situaciones de extrema humillación frente a otros (bullying). Por lo tanto, se da con más frecuencia en personas que ya hayan sufrido ataques de pánico, y no quieran volver a estar expuestas a situaciones que desencadenen esa misma experiencia en el futuro.

Síntomas de la agorafobia

Aunque el principal síntoma de la agorafobia es la ansiedad por estar rodeado de otras personas, también hay otros indicadores psicológicos y físicos que convendría conocer:

Síntomas psicológicos de la agorafobia

  • Sentir miedo a quedarse solo
  • Sentir miedo a estar en lugares sin vía de escape, como ascensores o lugares confinados
  • Sentir miedo a perder la cordura en los espacios públicos
  • Sentir miedo a los lugarea abiertos y con mucha gente
  • Necesidad de separarse del resto para no ser confundido
  • Sentimientos de desesperanza por estar en contacto con otras personas
  • Sensación de que el cuerpo y el ambiente son irreales
  • Sufrir de temperamento y agitación sin ningún motivo aparente
  • Preferir estar todo el día en casa antes que salir 

Síntomas físicos de la agorafobia

  • Dolor torácico, náuseas o dolores estomacales
  • Asfixia y taquicardia
  • Mareos y desmayos
  • Problemas para respirar con normalidad
  • Cuerpo tembloroso y sudoración
  • Ráfagas de calor/frío
  • Dolor u opresión en el pecho

Cómo saber si una persona es agorafóbica

Para saber si una persona padece de agorafobia es conveniente acudir al médico para realizar las evaluaciones y exámenes pertinentes. Aquí se debe revisar si hay algún antecedente de agorafobia o ataques de pánico, además de observar los patrones de conducta de los familiares directos.

Tratamiento para la agorafobia

Una vez que se ha diagnosticado el trastorno de la agorafobia, los médicos tienen que elegir entre los diferentes tratamientos. El objetivo siempre es ayudar a los pacientes a desempeñarse mejor en su vida social y sofocar aquellos sentimientos de ansiedad.

Para que un tratamiento sea exitoso todo depende directamente de la gravedad de la agorafobia. Por lo general, los especialistas combinan tratamientos de terapia conductual cognitiva (TCC), así como el consumo de antidepresivos.

Entre los antidepresivos más comunes tenemos:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (SNRI)
  • Otros fármacos antidepresivos y anticonvulsivos para casos de gravedad
  • Otros medicamentos ansiolíticos como benzodiacepinas (cuando los antidepresivos no tienen efecto).

Por el lado de la terapia conductual cognitiva se estiman sesiones de 10 a 20 consultas a cargo de un especialista de la salud mental. Este proceso conlleva varias semanas de trabajo en clínica para tratar de modificar los pensamientos que causan efectos negativos en el paciente.

Cuidados que debe tener una persona en tratamiento por agorafobia

Las personas que están en tratamiento por agorafobia pueden tomar varios pasos para ayudar en su condición, entre los cuales mencionamos:

  • Seguir fielmente el tratamiento y las recomendaciones del doctor
  • Evitar el alcohol y las drogas
  • Tener un buen dormir
  • Tratar de no evitar las situaciones estresantes, sino empezar a aprender a lidiar con ellas
  • Tener una vida saludable, con ejercicios y alimentación sana

Las personas que sufren de agorafobia también son sometidas a terapias de comprensión y control del estrés, técnicas de relajación, y actividades didácticas para dominar las emociones.

¿sabías qué...?

Se cree que un 1% de la población española sufre de agorafobia.