Acupuntura: qué es y para que sirve

Descubre cómo la acupuntura puede ayudarte a superar determinadas dolencias

Llegada desde la lejana China, la acupuntura se ha convertido en una de los tratamientos naturales al que recurren cada vez más personas para tratar determinadas dolencias. Cuenta con una antigüedad de alrededor de 5.000 años y su efectividad ha sido probada en numerosas ocasiones a pesar de que sigue siendo un tratamiento muy cuestionado en diversos aspectos.

En cualquier caso, vamos a conocer más de cerca en qué consiste este tipo de medicina tradicional china en el que las agujas actúan para mejorar nuestros estados físicos y mentales, y qué relación guardan con los órganos de nuestro cuerpo.

¿Qué es la acupuntura?

La acupuntura es una técnica relacionada con la antigua medicina china, cuyo principal objetivo se centra en el tratamiento de determinadas dolencias y enfermedades mediante el uso de unas finas agujas metálicas que sirven para estimular ciertos puntos repartidos por todo el cuerpo los cuales reciben el nombre de meridianos. 




Las sesiones de acupuntura pueden tener una duración que va desde unas semanas a varios meses en función de las dolencias que sea necesario tratar. En cada una de las sesiones se realizará la inserción de pequeñas en los puntos que sea necesario estimular para comenzar a experimentar mejoría. Cabe destacar que la inserción de estas agujas es completamente indolora ya que se aplica en puntos de baja sensibilidad.

La acupuntura está directamente relacionada con uno de los principios más famosos de la medicina china, el principio del “Qi” o “energía vital”, y basado principalmente en la concepción de que la energía surge de la naturaleza y fluye por nuestro cuerpo. Cuando hay una obstrucción del “Qi” aparecen las dolencias. La acupuntura trata de restablecer esta energía estimulando los meridianos.

Meridianos

Los meridianos son los puntos que se estimulan para tratar las dolencias que necesitan curación. Se distribuyen por todo el cuerpo formando canales que recorren diferentes zonas distribuyendo el flujo energético. Una clasificación de los meridianos sería la siguiente:

1. Meridiano del Pulmón (P): Se utiliza en el caso de problemas respiratorios.

2. Meridiano del Intestino Grueso (IG): Principalmente se utilizar para tratar problemas relacionados con el estreñimiento.

3. Meridiano del Estómago (E): Para problemas de tipo bucal como infecciones o llagas, así como para otro tipo de afecciones estomacales como mala digestión o úlceras.

4. Meridiano del Bazo-Páncreas (BP): Se utiliza para problemas digestivos y para tratar ciertos desarreglos menstruales en el caso de la mujer.

5. Meridiano del Corazón (C): Problemas relacionados con el habla, así como para afecciones de tipo cardíaco como por ejemplo arritmias, infartos o anginas de pecho.

6. Meridiano del Intestino Delgado (ID): Se utiliza para tratar ciertas infecciones que tiene que ver con los parpados, así como para regular problemas renales  e infecciones de tipo urinario.

7. Meridiano de la Vejiga (V): Este punto se relaciona con problemas de tipo nervioso así como con epilepsia.

8. Meridiano del Riñón (R): En este punto se tratan problemas como dolores de espalda, o de garganta así como estados de nerviosismo, depresión o ansiedad.

9. Meridiano Circulación y Sexualidad (CS): Este punto se relaciona con los problemas de tipo emocional, e incluso puede trata la fiebre alta.

10. Meridiano Triple Calefactor (TC): Para dolencias de las extremidades superiores, así como infecciones de garganta o de oído.

11. Meridiano de la Vesícula Biliar (VB): Este punto se estimula para tratar dolencias relacionadas con la cabeza, tales como cefaleas y migrañas e insomnio, así como para tratar problemas de cíatica.

12. Meridiano del Hígado (H): Mejora los estados relacionados con afecciones respiratorias como el asma, así como para mejorar el vértigo y corregir trastornos menstruales.

¿Para qué sirve la acupuntura?

La acupuntura se ha convertido en un tratamiento que cada vez cuenta con mayor número de pacientes. Las virtudes y beneficios de la acupuntura hacen que sea una técnica complementaria a los tratamientos médicos para tratar gran número de dolencias entre las que cabe destacar:

  • Dolencias respiratorias: Asma, bronquitis, sinusitis, rinitis, gripe…
  • Dolencias de tipo digestivo: Estreñimiento, digestiones pesadas, úlceras, gastritis, colitis, acidez, colon irritable…
  • Dolencias musculares: Artritis, espasmos musculares, calambres, dolores en las extremidades inferiores y superiores, caderas y hombros, mandíbula, tendinitis, tortícolis…
  • Dolencias neurológicas: Parálisis facial, migrañas, neuralgias, cefaleas, enuresis nocturna
  • Dolencias oculares: Sequedad ocular, conjuntivitis, orzuelos
  • Dolencias bucales: Gingivitis, dolor de muelas…
  • Dolencias de la piel: Eczema, psoriasis, herpes zoster…
  • Otras dolencias: Insomnio, fatiga, depresión, estrés…

Antes de someternos a una sesión de acupuntura es muy importante ponerse en manos de un profesional que tenga una contrastada experiencia en esta técnica. De igual forma conviene tomar nota en cada una de las sesiones de las sensaciones que nos produce este tratamiento, cómo nos sentimos y si hemos experimentado avances significativos. Esta información es de suma importancia para el terapeuta quién valorará los resultados o reconducirá las terapias hasta eliminar la dolencia.

¿sabías qué...?

Desde el año 1979, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la acupuntura como un tratamiento eficaz ante alrededor de 50 enfermedades y dolencias.

comenta y pregunta