Acúfenos: causas y tratamiento

Infórmate un poco más sobre esta molesta dolencia auditiva

Se define acúfeno a la percepción de un sonido sin que exista una fuente sonora externa que lo origine. Los pacientes con acúfenos no entienden lo que les pasa porque no es tangible. El acúfeno, en consecuencia, no puede medirse, pero sí puede evaluar la repercusión que tiene en la vida diaria, ya que puede ser causante de un estado de ansiedad de grado variable.

El sonido puede tener características de zumbido, timbre, silbido o cualquier otro tipo de ruido. Se ha encontrado relación entre la presencia de acúfenos y pérdida de la capacidad auditiva, por ello es importante poder identificar la causa que los produce para evitar un daño irreversible.

¿Cuáles son las causas de acúfenos?

Los acúfenos pueden dividirse en objetivos y subjetivos. El acúfeno objetivo es la percepción de sonidos reales como por ejemplo la percepción del sonido causado por la vibración del flujo sanguíneo turbulento sobre la cóclea, mientras que el tinitus subjetivo se refiere a la falsa percepción de un sonido en la ausencia de un estímulo acústico.




Causas de acúfenos subjetivos

  • OTOLÓGICAS: Pérdida de la audición inducida por el ruido, presbiacusia, otosclerosis, impactación de cerumen, sordera súbita, enfermedad de Meniere y otras causas de pérdida de la audición.

  • NEUROLÓGICAS: Traumatismo del cráneo, esclerosis múltiple, Schwannoma vestibular (neuroma acústico) u otros tumores del ángulo pontocerebeloso.

  • INFECCIOSAS: Otitis media y secuelas de la enfermedad de Lyme, meningitis, sífilis y otros procesos inflamatorios o infecciosos que afectan al oído.

  • RELACIONADAS A MEDICAMENTOS: Efectos secundarios de antiinflamatorios, diuréticos de asa, agentes quimioterapeuticos, entre otros.

  • OTROS: Disfunción de la articulación temporo-mandibular y otras enfermedades dentarias.
     

Causas de acúfenos objetivos

  • PULSÁTILES: Estenosis de la carótida, malformaciones arteriovenosas, anomalías vasculares, tumores vasculares, enfermedad valvular cardíaca, elevado gasto cardíaco como anemias, y otras condiciones que causan flujo sanguíneo turbulento.

  • MUSCULAR O ANATÓMICO: Obstrucción de la trompa de Eustaquio, alteración de huesecillos de oído medio.

  • ESPÓNTANEAS: Emisiones otoacústicas espontáneas.
     

¿Qué podemos hacer para tratarlos?

Como se vio anteriormente, existen muchísimas causas de acúfenos y muchas pueden estar relacionadas con una pérdida auditiva, por ello es importante identificar la causa y solucionarla. Pero antes debemos de tranquilizar a nuestro paciente para que su ansiedad no afecte su calidad de vida y con esto determinar si se inicia tratamiento farmacológico o no.

Entre las medidas farmacológicas se encuentran medicamentos antidepresivos y estimulación eléctrica de algunas partes del oído. También se ha encontrado beneficio con algunos vasodilatadores y multivitamínicos. La terapia que ha presentado un mayor índice de mejoría, es el reentrenamiento, esto es la habituación y control de acúfenos.

Otros estudios han recomendado, la disminución de peso, mejorar nuestra alimentación agregando a la dieta mas cantidad de vitaminas, fibras y minerales, iniciar con protección de nuestros oídos, usando tapones, esto retrasa el desarrollo de acúfenos.

Se ha visto que el uso de aspirinas empeora los síntomas, por lo que se recomienda evitarlas cuando tengamos estas molestias.

¿Existen algunos remedios que me puedan ayudar?

Se han publicado algunos remedios que comentan han funcionado, te los dejamos para que los pruebes y nos comentes cuales te han servido:

  • Colocar un trapo caliente sobre el lugar donde se siente o se escucha el zumbido.

  • Realizar lavados diarios de nariz con agua fría y con un poco de sal.

  • Presionar las depresiones detrás de ambos lóbulos y la mandíbula directamente debajo de las orejas por unos minutos.

Hasta aquí, podemos ver que lo más importante de esta condición es evitar que tenga un efecto negativo en nuestra calidad de vida y por otro lado, es importante acudir con el Otorrinolaringólogo para que realice un estudio completo y pueda descartar cualquier patología que pueda ser tratada o que pueda terminar en una pérdida auditiva total.

¿sabías qué...?

Fumar cigarrillos también pueden empeorar el acúfeno, ya que reduce la cantidad de oxígeno que llega a su cerebro y a las células nerviosas del oído interno.