Cómo actuar ante una picadura de medusa

Sigue los siguientes pasos para curar las temidas picaduras de las medusas

Las playas de aguas más cálidas son uno de los lugares favoritos de las medusas, que cada año se acercan a las costas causando el temor de los bañistas. Y no es para menos si tenemos en cuenta que las picaduras de las medusas son especialmente molestas y dolorosas.

La medusa al sentirse atacada por la presencia de bañistas tiende a soltar un veneno a través de sus tentáculos. Si este veneno entra en contacto con la piel, se produce una reacción con un fuerte picor y escozor que puede evolucionar de forma diferente en función de cada persona.

A continuación te enseñamos los pasos a seguir para tratar una picadura de medusa y minimizar sus molestos síntomas.

    Índice

  1. Salir inmediatamente del agua

    El primer paso ante la mínima sospecha de que acabamos de ser picados por una medusa es salir inmediatamente del agua, ya que es indispensable tratar en el menor tiempo posible la picadura para poder minimizar los síntomas.

    Eso sí, es fundamental no alarmarse, sino salir del agua con movimientos muy lentos, ya que si lo hacemos de forma brusca podríamos atraer nuevamente los tentáculos de esta o de otras medusas lo que conllevaría nuevas picaduras.

    Una vez fuera del agua debemos de pedir ayuda y seguir los pasos necesarios para curar y tratar la picadura.

  2. Retirar los tentáculos de la medusa

    Los tentáculos de las medusas son conocidos con el nombre de Cnidobastos y cada uno de ellos posee una pequeña bolsita en su interior conocida como nematocistos urticantes que son los encargados de liberar el veneno. Los pasos para eliminar los tentáculos de la medusa son los siguientes:

    • El primer paso para eliminar los tentáculos es ponerse unos guantes de modo que evitemos que con el contacto aparezcan nuevas picaduras en las manos.
    • Moja una toalla con vinagre para calmar el picor y reducir el dolor.
    • A continuación debemos intentar retirar los tentáculos de la medusa de forma muy cuidadosa con algún objeto que los empuje, sin apretarlos como por ejemplo una tarjeta.

    Es muy importante no frotar la zona en ningún momento.

  3. Evitar rascarse

    Una de las medidas más importantes y a la vez más difíciles de llevar a cabo es no rascarse ya que el picor provocado por la picadura de medusa puede llegar a ser muy intenso, sin embargo esto es fundamental ya que en el caso contrario estaríamos extendiendo y activando aquellas células que aún no han soltado el veneno.

    Es por ello que al rascarnos lo que podemos provocar es que la urticaria se extienda y por tanto en lugar de encontrar alivio intensificaremos el problema. En este caso es importante aplicar los remedios oportunos para minimizar el picor.

  4. Lavar la picadura con agua de mar

    El agua de mar es uno de los mejores remedios para tratar y lavar la picadura producida por una medusa, ya que es la mejor forma de desinfectar la zona dadas sus numerosas propiedades.

    Por el contrario nunca hay que caer en el error de lavar la picadura con agua dulce, ya que este tipo de agua puede contribuir a romper las células urticantes que se han desprendido de la medusa, células que no se han activado y que cuentan con veneno en su interior que podrían extender la picadura.

  5. Aplicar hielo con una bolsa

    Para aliviar la inflamación es recomendable aplicar un poco de hielo sobre la picadura. Eso sí, siempre protegido con una bolsa de plástico o un pequeño paño de algodón ya que el hielo, en contacto directo con la piel durante algunos segundos podría provocar lesiones dolorosas.

    Basta con aplicar la bolsa de hielo durante 15 minutos para comenzar a notar cierto alivio que nos calmará las ganas de rascar la picadura y reducirá la hinchazón provocada por el veneno de la medusa.

  6. Aplicar un antiséptico para desinfectar

    Es importante que la picadura de la medusa esté bien desinfectada. Podemos recurrir a varios antisépticos como por ejemplo alcohol o yodo. También podemos recurrir a los antihistamínicos orales para reducir el picor y la inflamación o a algún medicamento de uso tópico que contenga corticoides.

    En el caso de que haya un riesgo de infección, el personal médico que nos atienda podría recomendar el uso de algún antibiótico para reducir el riesgo y acelerar el proceso de curación. Si no surgen complicaciones  la herida curará en pocos días.

  7. Acudir a un centro médico si los síntomas no remiten

    En el caso de que la picadura de medusa no remita con los anteriores consejos, o empeore con el paso de los días será necesario acudir a un centro médico para que valoren su estado y traten la picadura de forma adecuada.

    Es especialmente importante acudir al médico de forma urgente además cuando la picadura se produce en lugares del cuerpo más comprometidos como por ejemplo en los ojos o en la boca ya que las consecuencias pueden ser más graves.

    En cualquier caso siempre hay que recibir atención médica, incluso minutos después de haber sufrido la picadura, para evitar males mayores.

Siempre que sea posible debemos de identificar el aspecto de la medusa que acaba de picarnos y comunicarlo al servicio médico más cercano.

A pesar de que la mayoría de las picaduras de medusas no revisten gravedad y tan solo son molestas y dolorosas, lo cierto es que hay algunas especies de medusas cuya picadura puede ser potencialmente peligrosa e incluso mortal como por ejemplo las picaduras de medusas conocidas como cubozoos, presentes en el Océano Pacífico, Océano Índico, Islas Filipinas, o Australia.

¿sabías qué...?

Las medusas solo pueden moverse por sí solas de forma vertical, ya que para desplazarse de forma horizontal necesitan las corrientes marinas.

comenta y pregunta