Cómo actúan las Flores de Bach

¿Qué es y para qué sirve esta terapia?

image description

La terapia de flores de Bach es un método natural basada en extractos de diferentes flores, a las que se les atribuye un componente emocional o psicológico concreto y que se dice que aplicándolas correctamente pueden sanar desequilibrios que en última instancia provocan muchos males y enfermedades. En otras palabras, la terapia floral de Bach no está enfocada al tratamiento directo de enfermedades en específico, sino a un equilibrio integral de toda la persona. 

¿En qué consiste la terapia de Bach?

Esta terapia, reconocida por la OMS, consiste en 38 remedios naturales que derivan de ciertas flores que existen en la naturaleza, y promueve un tratamiento capaz de armonizar los desequilibrios emocionales, de forma de prevenir diversas enfermedades del cuerpo y de la mente. El dr. Bach encontró que las esencias de ciertas flores eran capaces de hacer que el cuerpo se sanase a sí mismo, por medio de la purificación de elementos negativos. Las flores de Bach no son tóxicas, no producen adicción, pueden ser usadas en los niños y también pueden combinarse con otros tratamientos, sean homeopáticos o convencionales.

Se cree que los remedios de las flores de Bach no trabajan a un nivel químico o farmacológico como la medicina tradicional sino a un nivel vibratorio, esto es, que no pueden ser detectados por instrumentación estándar. Si bien algunos la consideran una variante de la homeopatía, lo cierto es que son diferentes. 

¿Cuáles son las flores de Bach?

Edward Bach escogió las siguientes 38 hojas de la campiña inglesa: agrimonia, álamo tremblón, haya, centaura, ceratostigma, ciruelo mirobalano, brote de castaño, achicoria, clemátide, olmo, manzano silvestre, aulaga, genciana amarga, brecina, acebo, madreselva, hierba de Santa Carolina, hojaranzo, alerce, mímulo, mostaza, roble carvallo, pino silvestre, olivo, castaño de Indias rojo, heliantemo, agua de roca, castaño, leche de gallina, escleranto, nogal, verbena, vid, avena silvestre, pluma acuática, castaño de Indias, rosa silvestre y sauce.

¿A quiénes va dirigida esta terapia floral?

La terapia floral de Bach es una terapia natural, y que tiene un objetivo principalmente preventivo, por lo que no hace falta estar necesariamente enfermo para ir en busca de ella. Ella nos dice que en todo momento están sucediendo cosas que nos afectan, aunque no las percibamos. Cada flor está asociada a un estado anímico y sus esencias ayudan en remover las energías y emociones negativas de forma de generar paz mental y armonía en el ser. Pueden utilizarse para lidiar con el estrés, ira, preocupaciones, depresión, angustia, ansiedad, etc.

¿Cómo tomas las flores de Bach?

La mezcla que la persona deba tomar estará determinada por el diagnóstico hecho por un terapeuta especializado, así como las cantidades de cada flor. Sin embargo, hay algunos puntos claves sencillos que puedes anotar, que te darán algunas ideas generales sobre cómo proceder en caso de que no tengas acceso a un terapeuta:

  • No tomes las mezclas durante las comidas sino entre ellas, esto es, a media mañana o media tarde.
  • Deberás preparar un gotero de vidrio de 30 ml. Luego llénalo con agua mineral hasta tres cuartas partes y añade 2-3 gotas de cada flor que quieras usar, teniendo cuidado de no sobrepasar las 7. Finalmente añádele unas gotas de Brandy para una mejor preservación. 
  • Deberás tomar 4 cuatro gotas entre 4-6 veces al día, dependiendo de las necesidades de cada persona. mantén las gotas debajo de la lengua por unos segundos antes de tragarlas.
  • En general, una terapia dura alrededor de 3 meses, aunque para casos severos de trastornos psicológicos, esta terapia puede tardar más tiempo.
  • No hace mucho sentido aumentar la dosis, ya que a diferencia de la medicina tradicional, el efecto viene más por la información que aportan las flores que por la cantidad.

Beneficios y ventajas de las flores de Bach

  • Renuevan la autoconfianza en la persona, fortaleciendo la autoestima.
  • Genera claridad mental y tranquilidad en la persona.
  • Ayudan a lograr el equilibrio corporal y psíquico.
  • No tienen contra indicaciones, pudiendo incluso usarse en niños.
  • No contienen químicos ni genera dependencia.

 

¿sabías qué...?

De los 38 remedios usados en la terapia de flores de Bach, 12 corresponden a grupos de personalidad, llamados curadores.