Spoots

Cómo saber qué estudiar en la universidad

La universidad es una de las épocas más importantes de nuestra vida. Durante muchos años compartiremos momentos únicos, conoceremos personas que se convertirán en fundamentales para nosotros y lucharemos día tras día por un objetivo que se torna cada vez más complejo. Es por ello que hacer una buena elección respecto a nuestro futuro es fundamental si queremos que nuestro futuro y nuestra propia estancia en la universidad no se vean empañados.

    Índice
  1. 1 Piensa más allá de los años de estudio
  2. 2 Infórmate bien del contenido de la carrera
  3. 3 No lo decidas a última hora
  4. 4 El salario no es lo importante
  5. 5 La decisión es solo tuya
  • 1

    Piensa más allá de los años de estudio

    Cuando vamos a la universidad realmente nos estamos formando para un futuro laboral que definirá nuestro trabajo, en un principio, para toda la vida. Si nuestra carrera no nos gusta tampoco nos convencerá el trabajo que consigamos en consonancia. Podemos pensar que la parte teórica es lo que empaña una profesión con la que hemos soñado desde pequeños pero dicha teoría es necesaria, si no conseguimos sacar las fuerzas necesarias para estudiarla en condiciones acabaremos fracasando en el futuro.

    Por otra parte, hay que tener en cuenta que las prácticas son en el último año de carrera por lo que ni siquiera podremos aferrarnos a la idea de que iremos mezclando parte teórica con parte práctica. Es importante tratar de hacer que nuestra vida en la universidad sea cómoda pero también que el objetivo final es un trabajo profesional dentro de una disciplina que nos debe atraer lo suficiente como para disfrutar de la labor que realizamos.

  • 2

    Infórmate bien del contenido de la carrera

    Si te sorprende la cantidad de personas que no les gusta su carrera plantéatelo de esta forma: los contenidos de una carrera son mucho más variados de lo que vemos como clientes. Esto significa que, por ejemplo, un psicólogo ve mucho más allá de clínica, teniendo una parte de teoría muy larga tocando ramas de la filosofía, pegagogía e investigación entre otros que pueden no gustarnos absolutamente nada cuando demos las asignaturas.

    Para buscar información de las carreras universitarias hoy en día lo mejor es utilizar internet. Existen testimonios y experiencias tanto de estudiantes como de profesionales de todas las carreras. Además podremos complementar la información con la ayuda que nos proporcione el orientador laboral de nuestro centro de estudios, y de no disponerlo, en última instancia, hablar directamente con los profesores y tutores para que nos den su opinión.

  • 3

    No lo decidas a última hora

    Tienes tiempo suficiente para que planifiques con calma la carrera que estudiarás. Lo ideal es que desde el último curso escolar pienses el futuro de tus estudios. En plena vorágine estudiantil tendremos el apoyo de los compañeros y los profesores, todos compartiendo la tensión de una decisión que están viviendo otras personas a nuestro alrededor. Recuerda que cuanto antes lo manejes más tiempo tendrás para informarte, recabando opiniones y viendo los pros y contras de cada carrera que pienses.

  • 4

    El salario no es lo importante

    Todos queremos tener un buen sueldo cuando trabajmos pero un oficio que no disfrutamos hará que nos sintamos mucho peor por mucho dinero que ganemos. Siempre debemos poner por delante la vocación que el dinero remunerado. Un trabajo que nos resulta agotador, estresante, sin desarrollo personal solo logrará afectarnos a nivel personal, llegando incluso a peligrar nuestra estabilidad laboral en una época donde comenzar de nuevo desde 0 es mucho más difícil.

  • 5

    La decisión es solo tuya

    Recuerda siempre que quien va a estudiar la carrera eres tú. Toma tu decisión sin presiones sociales. Es habitual pensar que la más importante será la de nuestros progenitores pero hay multitud de profesiones denostadas socialmente, favoreciendo otras por el simple hecho de cobrar más dinero o requerir unos conocimientos supuestamente más complicados. Si dejas que este tipo de prejuicios nublen tus pensamientos es cuando más probable acabarás eligiendo un futuro que no te convence.

¿Sabías qué...?

Dicen que en la universidad es donde hacemos los amigos de toda la vida. Tiene cierta parte de razón y es que al estar compartiendo una tarea tan estresante con otra persona los lazos que surgen son mucho más intensos.