Cómo superar y recuperarse de una amistad rota

Los pasos para superar una amistad perdida

Dicen que el amor es esencial en la vida, pero pocas personas llegan a comprender hasta qué punto la amistad es igual de importante. Perder un amigo de verdad es como perder un ser querido, haciendo que tu vida cambie completamente durante un tiempo. Ya no hay momentos de complicidad, conversaciones insustanciales o experiencias compartidas con esa persona.

Y es que la amistad puede llegar a ser más fuerte que el propio amor. Hay amistades tan unidas que se sienten más que la familia, logrando que encontremos hermanos sin compartir vínculo genético. Por ello, cuando perdemos una amistad tan importante debemos estar preparados, asumiendo que no hay un camino fácil para super el dolor que sentimos en esos momentos. Pon entonces atención porque en Spoots te contamos cómo superar la pérdida de un amigo.

    Índice

  1. Comprende claramente qué ha ocurrido

    Independientemente de tus intenciones hacia esa persona, trata de entender qué ha pasado. Muchas amistades se rompen por malentendidos, haciendo que nuestro orgullo prevalezca al creer que nos han traicionado. Si tienes la oportunidad pídele a esa persona claramente que te explique lo que ha ocurrido según su visión de las cosas, cómo han llegado a esa situación y si hay alguna forma de solucionarlo.

    Nunca es tarde para hablar cuando la amistad que había era auténtica, y en ese intercambio muchos puntos nebulosos podrían ver la luz ayudando a comprender la solución al problema.

  2. Las personas cambian con el tiempo

    Las personas cambian con el tiempo

    Por mucho que nos cueste aceptarlo el tiempo cambia el comportamiento de la gente. Puede parecernos al principio imperceptible pero incluso nosotros mismos podemos notar cómo la evolución de los pilares fundamentales de nuestra vida va haciendo que cambiemos nuestra conducta poco a poco.

    Cuando perdamos una amistad lentamente sin que parezca que haya habido problemas claros plantéate hasta qué punto era el momento de despedirse de ese amigo, comprendiendo que la vida da demasiadas vueltas como para querer controlarla totalmente.

  3. No busques culpables

    Es tentador en los primeros días después de lo ocurrido buscar un causante único, quién de los dos ha hecho que la amistad se pierda o si ha habido terceros. Un verdadero amigo está por encima de la situación, comprendiendo que los problemas pueden tratarse siempre incluso cuando no parecen tener solución. Abandona la idea de convencerte de que hubo determinados momentos claves por los que la amistad se perdió, el pasado debe quedarse donde le corresponde.

  4. Tómate el tiempo que necesites

    Tómate el tiempo que necesites

    Muchas personas de nuestro entorno tratarán de animarnos, haciendo que hagamos actividades, salgamos con ellos e incluso conozcamos gente nueva. Si estás triste, tómate el tiempo que necesites. Nadie más que tú sabe lo importante que puede haber sido perder esa amistad, que te ligaba a una persona que a lo mejor llevaba toda la vida a tu lado y que te ha acompañado en momentos realmente duros.

    Cuando el tiempo haya hecho su trabajo en el proceso de curación interno (similar al vivido ante una ruptura sentimental), entonces estarás preparado(a) para seguir adelante, si todas las opciones de reacercamiento se han agotado.

  5. Si no quiere saber más de ti no le busques

    No hay nada peor que estar detrás de una persona que realmente no quiere saber ya nada de nosotros. Huye de todo contacto, evita saber de su vida y sus nuevos amigos. Las cosas deben arreglarse a través de la acción mutua, y si esa amistad ha decidido romper todo contacto es que no era tan buen amigo como esperábamos.

    Con el tiempo podemos llevarnos la sorpresa de que acabe siendo esa misma persona quien tome los primeros pasos para intentar restablecer la relación, quizás en parte motivada por el hecho de que no hayamos ido detrás de ella para tratar de solucionar lo acontecido en un primer momento.

  6. No cambies tu vida drásticamente

    No cambies tu vida drásticamente

    Evita parecer que estás tan feliz como siempre o más deprimido que nunca. Actúa de forma normal, sincero(a) a tus sentimientos. Si te apetece dar un paseo con otros amigos para despejarte, hazlo sin temor a que te vean o a tener que comportarte de una forma determinada. Te darás cuenta que los auténticos amigos al final son los que más respetan tu espacio y en este caso no es la excepción.

  7. Controla las redes sociales

    Con la nueva era de la información es realmente difícil desprenderse del todo de una persona que ha formado parte de nuestra vida intensamente. Evita ver fotografías actuales, observar sus actualizaciones o ver de soslayo a través de otros amigos.

    Si te cuesta mucho soportar la tentación directamente bloquea a esa persona o deja de seguirla en las redes sociales (ojo con las amistades en común que igualmente pueden indirectamente mostrarte la vida de ese(a) ex-amigo(a). Es fundamental aceptar que esa persona ya no forma parte de nuestra vida, siguiendo con la nuestra pase lo que pase.

Esperamos esta información te sea de utilidad para poder saber cómo superar un quiebre de amistad. Muchas veces, las amistades se deterioran por el mero hecho de estar a distancia, por lo que será interesante que puedas leer nuestro artículo titulado: Cómo mantener una amistad a distancia. Esperamos puedas, entonces, mantener la mayor cantidad de buenos amigos con el tiempo y disfrutar una vida plena con tus semejantes.

¿sabías qué...?

Las amistades más antiguas son las que más fácilmente se rompen por una tontería. Es duro pero cuando tienes tanta confianza con alguien cualquier pequeño detalle es el que lo decide todo.