6 síntomas de que estás yendo hacia un divorcio

Te contamos las síntomas de un inminente divorcio.

Olvídate de las peleas y de los altercados como las únicas señales de complicaciones en un matrimonio. Algunos estudios recientes han sugerido que las parejas que no discuten sus diferencias también podrían estar entre las candidatas a separarse en algún momento futuro. Se ha concluido que la mayoría de los casos de divorcio en las parejas estudiadas no responde a finales abruptos causados por violencia o fuertes riñas sino más bien a un alejamiento gradual entre ambas personas.

Este alejamiento gradual sería a consecuencia de que ciertas parejas no resuelven sus problemas cuando aparecen, dejándolos debajo de la alfombra, solo para lograr que se vayan acumulando con el tiempo. Te mostramos algunas otras señales o síntomas de matromonios que podrían estar encaminándose a un divorcio o alejamiento, de forma de que esta información de Spoots pueda ayudarte a prevenir un posible divorcio.

    Índice

  1. Haces comparaciones con otras parejas

    Una señal de alerta se produce cuando comenzamos a compararnos con otras parejas y a evaluarlas como generalmente más felices que la nuestra, lo que es un síntoma típico de distanciamento en la propia relación. Siendo así, será más relevante enfocarse en la propia relación y cómo solucionar los problemas que puedan presentarse en ella que mirar hacia el lado en busca de comparaciones inútiles con otros .

  2. Tus deseos sexuales no están a la par

    Tus deseos sexuales no están a la par

    Otra de las señales que puede manifestarse en un deterioro del matrimonio es un cambio en el comportamiento o rutina de la vida sexual de pareja, lógicamente para peor. Estos cambios pueden naturalmente incluir una disminución del apetito sexual pero también pueden verse en una menor conexión durante el sexo, menos consideración por las necesidades del otro y cambios en la dinámica del acto mismo, en relación a quién empieza o quién termina.

    Por lo tanto, si se observa que uno de los 2 o bien ambos en ocasiones se sienten dejados de lado durante el encuentro sexual, ciertamente esto será un punto a trabajar antes de que se deteriore más.

  3. Los amigos se vuelven más importantes que la pareja

    Una de las señales de alejamiento entre la pareja es cuando uno o ambos ya no buscan a su media naranja al final del día para conversar y compartir las experiencias de la jornada, sino que prefieren confidenciar sus sensaciones y emociones a amistades o familiares, al considerar esa interacción como algo más interesante que la ofrecida por el esposo o la esposa.

    Si crees que la respuesta o feedback que te dará tu pareja al contarle tus cosas al final del día será aburrida o considerada una pérdida de tiempo, entonces debes preocuparte de reconstruir ese puente de unión, en el cual debieran converger las emociones de ambas personas y no ser una fuente de separación.

  4. Ambos ponen a los hijos por sobre la pareja

    Es verdad que tener hijos es una de las grandes bendiciones que puede tener un matrimonio, pero el trabajo sumado al cuidado de los bebés o niños puede agregar una cuota de presión en la relación de pareja que eventualmente puede llevar a tensiones. 

    Los hijos muchas veces deben requerir toda la atención de los padres, pero si ambos frecuentemente canalizan sus emociones y energía hacia los hijos en vez de hacerlo para con el otro, esto podrá traer problemas en el futuro. Muchas parejas que tienen estos síntomas ven su condición desnudada al irse los hijos del hogar, dándose cuenta después de muchos años que ya no tienen nada que los una.

  5. No hay conexión con el otro

    No hay conexión con el otro

    Uno de los síntomas más claros de un desinterés por el otro, que a la larga puede llevar a un divorcio, es cuando no sientes una motivación particular por saber qué es lo que tu esposo o esposa piensa sobre un asunto, o bien cuando no te interesa satisfacerlo(a).

    Si para no crear tensiones o por mero desinterés no sientes la necesidad de saber la opinión del otro, claramente estarás construyendo una brecha que separará cada vez más el matromonio.

  6. Si tu pareja deja de reclamarte

    Si estás casado(a) con alguien que prefiere esconder su cabeza bajo el suelo antes que discutir sobre alguna diferencia que tenga contigo, podrías pensar que tu pareja habrá olvidado las rencillas o temas sensibles, pero sin darte cuenta ella podría estar acumulando rencor, y ya sabemos que éste afecta el deseo por el otro de forma bastante obvia.

    Ten cuidado de observar los reclamos que talvez no sean tan importantes para ti, pero que sí lo sean para tu esposa(a), para estar seguro de que hayan quedado saldados y no acumulándose bajo la alfombra.

¿sabías qué...?

La República Checa tiene una de las tasas de divorcio/matrimonio más altas: 66%.