10 mitos sobre la sexualidad masculina

Creencias populares sobre la sexualidad masculina que son completamente falsas. ¡Entérate!

Hábitos, deseos, tamaños, y apetito. A la hora de hablar de sexo todo vale. Y para cada una de estas palabras seguramente hay detrás algún tipo de mito o creencia popular que afirma algo descabellado. Y es que el sexo vende y da que hablar.

Al igual que las mujeres, los hombres también son seres indescifrables que tienen una personalidad compleja. Pero a nivel sexual, son más los mitos que se desmienten que los que se confirman.

Hoy te presentamos 7 mitos sobre la sexualidad masculina, y la verdadera explicación detrás de ellos.

    Índice

  1. El tamaño sí importa

    El tamaño sí importa

    Un reciente estudio de la Universidad de Texas puso al descubierto que más del 50% de las mujeres encuestadas se interesan en el grosor del pene antes que por su extensión. Esto se debe al placer que genera en las cavidades vaginales durante la penetración. Por lo tanto, en parte sí importa, pero al parecer es más su grosor que su longitud lo que genera mayor placer en el momento del coito.

  2. El hombre siempre tiene ganas de sexo

    El hombre siempre tiene ganas de sexo

    Se ha visto que la media de hombres piensa en sexo al menos una vez al día. Pero esto no significa que no siempre estén dispuestos a ponerlo en práctica durante cualquier momento del día o en cualquier día de la semana. Sin embargo, hay varios factores que influyen en la veracidad de esta afirmación: la edad, la frecuencia con que tenga relaciones sexuales, la situación sentimental, los estímulos a los que esté sometido, etc.

  3. Los hombres no tienen punto G

    Aunque no hay pruebas científicas de que el hombre tenga un Punto G como la mujer, se conoce que hay ciertas zonas erógenas como el escroto y el perineo (la zona que se encuentra entre el pene y el ano) que cuando son estimuladas pueden producir un efecto parecido al que produce el famoso punto G en la mujer. Algunas parejas no dudan en animarse a probar nuevas experiencias para comprobarlo.

  4. Los hombres se duermen después de eyacular

    Los hombres se duermen después de eyacular

    Es una de las creencias populares más conocidas, sin embargo, una investigación de la Universidad de Alberta señaló que no hay ningún tipo de relación química para que los hombres se duerman después de la eyaculación. 

  5. Los hombres no se masturban en una relación

    Falso. Se suele pensar que los hombres que mantienen una relación poseen “menos apetito” para masturbarse. Para sorpresa de muchas mujeres, el hábito no desaparece, e incluso puede llegar a profundizarse más de lo normal. Según algunos especialistas, los hombres que más se masturban, son los que tienen una mejor vida sexual.

  6. Los hombres pierden el apetito sexual durante el embarazo

    Los hombres pierden el apetito sexual durante el embarazo

    Todo lo contrario. Los hombres continúan en actividad sexual durante el embarazo de la mujer, y es beneficioso para la pareja que esta conexión no se pierda durante esos meses. Hay casos donde se recomienda la práctica de sexo para estimular el parto en el último mes de gestación, siempre y cuando sea suave y cómodo para ambos.

  7. Los hombres sólo tienen sexo hasta los 50 años

    Los hombres sólo tienen sexo hasta los 50 años

    ¡Error! Los hábitos sexuales de muchos hombres prosiguen pasando los 60 e inclusive los 70 años. Durante este período siguen teniendo apetito sexual, y hoy en día existen píldoras que ayudan a los hombres que sufren de disfunción erectil, provocada por el paso de los años.

  8. Pérdida de erección se debe a la no atracción de la pareja

    Muchos creen que el hombre que pierde la erección durante el acto mismo refleja una falta de atracción hacia su mujer, sin embargo, los trastornos asociados a la erección tienen diferentes causas, como el estrés o el nerviosismo.

  9. El alcohol es un potenciador sexual

    Falso. Más de alguien ha comentado que el consumo de alcohol mejora el deseo sexual del hombre. A corto plazo digamos que podría ser "beneficioso" para más de alguno, sobre todo si quiere vencer su timidez y relajarse un poco (el alcohol provoca ese efecto por la dilatación de los vasos sanguíneos).

    Sin embargo, a largo plazo, el alcohol puede producir una inhibición de la erección, pues afecta al hígado, que es el que produce la testosterona. Así mismo, tiende a ser un promotor de la depresión, que por supuesto no ayuda en nada a la persona a sentir un mayor apetito sexual.

  10. Los hombres sólo se excitan con cuerpos perfectos

    Se ha dicho que los hombres sólo encuentran verdadera excitación si tiene un cuerpo perfecto o casi perfecto en frente suyo, pero se ha demostrado que si bien pueden tener fantasías con otras mujeres, igualmente pueden admirar las imperfecciones de la mujer que tengan al frente suyo. Además, la vista no es la única vía de excitación para muchos, pues también valoran la personalidad de la mujer y su humor como formas de despertar su apetito sexual.

Existen muchos mitos en torno a la sexualidad, pero como puedes ver, la mayoría de ellos no son ciertos. Es por esta razón que se los conoce como "mitos", ya que se duda acerca de su veracidad. El hecho de haber sido un tema tabú durante mucho tiempo, hace que los mitos sobre la sexualidad masculina sigan existiendo.

¿sabías qué...?

Se estima que el tamaño promedio del pene no erecto es de 8,5 a 10,5 centímetros. Durante la erección puede extenderse hasta el doble de su tamaño normal.