Como inducir una hipnosis en casa

Explicación paso a paso de cómo funciona la técnica y el estado de trance

La hipnósis es una técnica milenaria, en la cual se induce a la persona a un estado de inconsciencia similar al sueño, por medio de la sugestión. Este es uno de los más poderosos métodos para inducir el trance y permitirle a la mente vagar por su subconsciente sin que el consciente interfiera. 

Muchos lo usan para tener un mayor control de sí mismo, con el fin de desechar malos hábitos o hacer un cambio en la forma de pensar.

Para los lectores de Spoots, vamos a revelar cómo inducir una hipnosis desde casa.

    Índice

  1. Vestirse cómodamente

    Lo primero que debes hacer es vestirte de forma de sentirte cómodo(a). Para esto, es mejor ponerse ropas que no aprieten demasiado algunas zonas de tu cuerpo; algo así como si fueras a vestirte para dormir. Además, propicia una buena temperatura en el ambiente, ni muy fría ni muy calurosa, y ten siempre a la mano alguna manta en caso de que sientas fresco.

  2. Busca una posición cómoda

    Para ello, puedes recostarte en el suelo o sentarte en una silla cómoda. Intenta no cruzar las piernas o los brazos. Lo importante es que pueda ser lo suficientemente cómodo para que no te genere molestias al tener que pasar un largo tiempo en esa posición. Si usas lentes de contacto, recomendamos que te los quites.

  3. Que nadie te moleste

    Que nadie te moleste

    Algo obvio si quieres estar en un momento de mucha calma y paz es velar para que ningún estímulo externo pueda interrumpir este tiempo "sagrado". Para ello, desconecta las líneas fijas de teléfono y apaga tu celular. Si vives en un edificio, dile a tu conserje que no toque tu citófono. En caso de tener mascotas, intenta hacerlo cuando estén durmiendo, siempre cuidando de igualmente trancar tu puerta.

  4. Fija los objetivos

    La hipnosis puede tener diferentes metas. Sea cuales sea, prepara algunas afirmaciones que sean consecuentes con esos objetivos. Por ejemplo, del tipo correctivo: "quiero dejar el alcohol, porque me hace muy mal". Así también, del tipo positivo, dicho en el presente: "estoy bajando mucho de peso ya que estoy haciendo bastante ejercicio".

     

  5. Comienza a relajarte

    Para esto, una opción es cerrar los ojos e intentar dejar la mente en blanco, dejando pasar suavemente los pensamientos que puedan aparecer. 

    Otra opción es fijar la vista  en un punto fijo o en un objeto en movimiento (he aquí la utilidad del famoso péndulo del hipnotista). Esto hace que el consciente esté "entretenido" y "relaje sus defensas", lo que permite que podamos acceder más fácilmente al subconsciente. A medida que vayas relajándote, verás que tus párpados se irán haciendo más pesados. 

  6. Relajar al subconsciente

    Relajar al subconsciente

    Cuando la persona esté ya centrada, lo importante es mandar mensajes relajantes al subconsciente, como que cada vez se siente más relajado; como que poco a poco las preocupaciones del dia a dia van desapareciendo; que con cada inspiración entra aire fresco y con cada expiración se expulsa tensión; que a medida que pasan los segundos se siente con más sueño; que la cabeza le pesa más...

    Puedes intentar contar lentamente del 1 al 5, de forma de generar monotonía, o imaginarte que vas bajando una escalera, donde cada escalón es un número. 

     

  7. Empieza a sentir

    Empieza a sentir

    Una vez que ya estás profundamente conectado con tí mismo en un estado de total relajación, empezarás a sentir una sensación de liviandad, como si estuvieses flotando. Usa siempre frases positivas, descartando las negativas.

  8. Dirigir el trance

    Dirigir el trance

    Si estás dirigiendo el trance a otra persona, una vez que ella esté en el trance, la persona está mucho más en contacto con sus emociones y sus verdaderos pensamientos. Incluso ella dentro del mismo buscará ir hacia un lado o hacia otro de su mente si tú te "equivocas" de dirección. Es mejor que antes de empezar la sesión le preguntes qué es lo que le gustaría explorar para no equivocarte a la hora de guiarle.

  9. Despertar del trance

    Despertar del trance
    • Una vez conseguido el objetivo, o si ves que por cualquier razón la sesión está bien que acabe, haz una cuenta regresiva o utiliza el método que quieras como ir subiendo unas escaleras, pero haz que la mente pueda ir predisponiéndose para volver al estado de conciencia normal de forma suave. Esto asentará mucho mejor los cambios positivos que hayas podido conseguir en el trance o podrás hacer que la persona recuerde la experiencia de forma satisfactoria. 
    • Si es un trance autoinducido, imagínate subiendo por la escalera de vuelta, finalmente atravesando la puerta hacia el mundo exterior. Cuando estés por salir, cuenta hasta 10 hasta abrir los ojos. Lentamente vuelve hacia tu estado consciente, sin prisa.
¿sabías qué...?

Se cree que la hipnosis ya se usaba en el siglo XIX como una forma de anestesia, llamada hipnoanestesia.