Qué es la evaluación de la personalidad

Cómo funcionan los procesos de evaluación de la personalidad

En Psicología ha habido siempre dos elementos principales que han creado a su alrededor el resto de pilares en la evaluación psicológica: la inteligencia y la personalidad. Ambos tienen una cantidad ingente de pruebas y, paradójicamente, ninguno tiene todavía una definición exacta de lo que son ni de las partes que la forman. Es importante que tengamos esta idea clara para evitar malentendidos cara a posibles evaluaciones (sobre todo negativas): lo que arrojan los test es un número, nada más, no nos dice si somos listos, tontos, simpáticos o tímidos.

Dentro de la personalidad a su vez hay teorías de todo tipo, las cuales complican todavía más el acercamiento del psicólogo para poder acotar los parámetros donde se mueve su cliente. La personalidad se basa principalmente en los comportamientos y pensamientos más comunes dentro de cada persona. Si somos retraídos en la mayoría de situaciones o nos ha costado habitualmente iniciar conversaciones con los demás es muy probable que catalogarnos de introvertidos sea correcto.

Los test de personalidad: importancia real y uso

Cuando pensamos de forma mundana en la evaluación de la personalidad lo primero que se nos viene a la cabeza es el clásico test donde nos realizan una serie de preguntas más o menos lógicas. El test como prueba de personalidad es la forma más sencilla de intentar medir nuestra personalidad. Y remarcamos intentar porque como prueba, en la mayoría de los casos, es cuanto menos insuficiente.

Debemos tener en cuenta que debido a su sencillez tanto en uso como en interpretación los test se convirtieron en una herramienta utilizada incluso por personas sin formación real en psicología. Las pruebas más habituales están tan esquematizadas que en las instrucciones vienen todos los pasos: aplicación, baremo de edad, posibles errores e interpretación final. Cualquier persona puede acudir a una biblioteca especializada de psicología, pedir alguna prueba de las más conocidas y comprobar cómo está todo automatizado.

¿Son inútiles los test de personalidad? Para nada, las pruebas escritas arrojan una información muy útil cuando se utilizan de forma complementaria a otras medidas. El problema es que, como en tantos otros campos de la psicología, se han popularizado tanto que han degenerado en millones de pruebas sin rigor científico real que podemos encontrar a un click en cualquier buscador. Dichas pruebas utilizan aseveraciones rotundas sobre nuestra personalidad ('eres' así por lo que ha aparecido después de estas 10 preguntas), lo que ha complicado enormemente la visión de la personalidad como algo serio y que requiere un gran trabajo por parte del profesional.

La evaluación de la personalidad en distintos campos

Cuando se pide una evaluación psicológica de un sujeto a un profesional las pruebas se adaptan según lo que busque la persona que la ha pedido. La personalidad se puede medir para determinados trabajos, como parte de un proceso clínico o incluso por mera curiosidad personal. En ninguno de los casos se afronta igual a pesar de que aparentemente piden lo mismo ya que las pruebas y la interpretación serán diferentes.

Pongámonos en el caso de clínica y de un puesto laboral al ser los más habituales. En el primero se relacionarán nuestros resultados en las pruebas de personalidad con la problemática que le hayamos planteado al psicólogo. Si por ejemplo sufrimos de ansiedad es fácil que en las pruebas de personalidad busquemos indicios relacionados con problemas sociales, dificultad para la asertividad o la sensibilidad a las dificultades diarias. A su vez, en un ambiente laboral puede serle al entrevistador completamente indiferente si somos más o menos duchos en habilidades sociales si nuestro puesto no lo requiere. Con saber que no vamos a crear problemas y que somos meticulosos y trabajadores le será suficiente ya que serían los criterios para su empresa.

Como veis la evaluación de la personalidad es mucho más que contestar unas preguntas a un test de 5 minutos. Es uno de los campos más obtusos para la psicología, con el inconveniente de la sabiduría popular y el miedo a ser 'raros' por lo que nos ha dicho determinada persona.

¿sabías qué...?

Durante los años 90 los test de personalidad se hicieron tan populares que palabras como 'introvertido' se acabaron integrando en la sociedad a pesar de ser términos psicológicos que siguen siendo objeto de investigación hoy en día y que no tienen una definición real.