Qué debe de hacer mi bebé a los dos meses de nacido

Descubre los avances que el bebé desarrolla al cumplir los dos meses de vida

Los bebés al cumplir los dos meses de edad, comienzan a despertar en muchos aspectos, tanto físicos como a nivel mental. Y es que poco a poco comenzarán a descubrir su cuerpo, sus capacidades y sus movimientos van siendo mucho más ágiles y frecuentes.

Poco a poco irás siendo testigo de sus pequeños avances, sus primeros gestos y sonrisas que irán conformando su autonomía y su carácter. A continuación te enseñamos todos los cambios y avances que un bebé realiza cuando cumple dos meses.

    Índice

  1. Duerme más hora seguidas

    Duerme más hora seguidas

    Por regla general, a pesar de que no tiene que ser así para todos los bebés, cuando los recién nacidos cumplen dos meses de edad aumentan el número de horas de sueño nocturno. Esto se debe a que sus patrones de sueño poco a poco van normalizándose.

    De este modo las horas de sueño durante el día serán más cortas e irán incrementándose durante la noche a pesar de que aún seguirán despertándose para comer. A partir de los dos meses debemos de comenzar a dejar que aprendan a dormir solitos para que vayan creando un hábito de sueño. Así, cuando se muestre soñoliento o cansado conviene dejarlo en su cuna, para que este de modo vayan adquiriendo mayor independencia con el paso de los meses.

  2. Sigue personas y objetos con la mirada

    Sigue personas y objetos con la mirada

    Resulta curioso como los bebés al nacer no son capaces de enfocar la mirada, por lo que apenas serán capaces de distinguir la cara de la persona que los atiende y ni siquiera podrán visualizar correctamente los objetos que le rodean, tan solo podrán percibir apenas las luces o las formas que se mueven de un lado a otro.

    Sin embargo a partir del segundo mes todo comienza a cambiar. El cerebro del bebé comenzará a ser capaz de distinguir colores, les llamará la atención especialmente los colores más fuertes y brillantes. Es de este modo como cempezarán a desarrollar y mejorar su sentido de la vista enfocando de forma correcta y aprendiendo a seguir objetos y caras con los ojos. Todo un avance que supone un gran paso en su desarrollo.

  3. Mueve piernas y brazos al estar tumbado

    Mueve piernas y brazos al estar tumbado

    El movimiento es uno de los cambios que mejor se aprecian cuando los bebés cumplen los dos meses de edad. Y es que a pesar de que aún no son plenamente conscientes de ello, comienzan a hacer movimientos impetuosos con sus extremidades superiores e inferiores. Aún no son movimientos coordinados y tampoco alcanzarán a agarrar objetos correctamente sin embargo pueden comenzar a darse la vuelta y mostrarán su satisfacción moviendo sus piernas y brazos sin parar.

    El descubrimiento de las manos y de los pies es uno de los hallazgos más importantes del bebé, de hecho pasará largos momentos observándolos y moviéndolos.

  4. Comienza a levantar la cabeza al estar boca abajo

    Comienza a levantar la cabeza al estar boca abajo

    La cabeza del bebé, que hasta este momento no contaba con la fuerza necesaria como para mantenerse por sí sola, comienza a fortalecerse.

    Esta es una de las habilidades más importantes que el bebé adquiere a los dos meses, ya que supondrá  la base gracias a la cual podrá ir realizando movimientos más complejos como gatear, sentarse e incluso caminar.

    Al cumplir los dos meses, el bebé será capaz de levantar la cabeza unos segundos cuando esté tumbado boca abajo, incluso podrá girarla de un lado a otro. Al cogerlo en brazos comenzará a erguir la cabeza por sí solo y conforme avancen los meses este control irá afianzándose y fortaleciéndose.

  5. Sonríe ante caras conocidas

    Sonríe ante caras conocidas

    Cuando el bebé cumple los dos meses de edad llega uno de los momentos más mágicos para los padres, la primera sonrisa del bebé. Hasta ahora las pequeñas sonrisas que el bebé nos regalaba no eran mas que un reflejo del músculo risorio, sin embargo con la llegada de los dos meses comenzarán a convertirse en sonrisas reales provocadas por estados de satisfacción y bienestar, por el reconocimiento de la voz de la madre o por la percepción de estímulos agradables.

    Sin duda alguna este es uno de los cambios que más satisfacción produce a las personas que se encuentran a su alrededor, y uno de los más importantes ya que poco a poco irá siendo una sonrisa cada vez más consciente.

  6. Balbucea sonidos

    Balbucea sonidos

    Los primeros sonidos y balbuceos del bebé comienzan cuando cumplen dos meses de edad. Estos sonidos aún no son comprensibles, sin embargo son sus primeros intentos para establecer una comunicación con el entorno que le rodea.

    Estos sonidos tienen un importante significado en el crecimiento del bebé, y es que su aparición refleja que el cerebro está comenzando a madurar de forma correcta por lo que podríamos decir que son sus primeras expresiones de lo que meses más tarde se convertirá en el lenguaje.

    Debemos dejar que el bebé se comunique y que aprenda a expresar su enojo o su alegría a través de estos sonidos, mostrar interés cuando lo haga y hablarles al igual que si lo hiciéramos con una persona de nuestro entorno ya que es una forma de que los bebés comiencen a entender y adquirir sus primeras palabras.

  7. Está menos flexionado al dormir

    Está menos flexionado al dormir

    Cuando los bebes acaban de nacer, aún conservan la postura flexionada que tenían en el útero materno. Es por ello que podemos observar como las extremidades permanecen más flexionadas y recogidas manteniendo la postura fetal.

    Al cumplir los dos meses los bebés dejan de dormir flexionados y comienza a extender y a abrir sus extremidades. Poco a poco van perdiendo la postura fetal y comienzan a ser conscientes de la existencia de sus manos y sus pies los cuales no dejarán de mover y explorar llegada esta etapa tan crucial en su crecimiento.

La llegada de los dos meses en el bebé supone una etapa muy dulce para los padres. Esto se debe a que han comenzado a acostumbrarse a sus hábitos, atrás ha quedado el frenético ritmo de adaptación tras su llegada, y el bebé nos compensa con sus avances, sus sonidos y sonrisas.

¿sabías qué...?

Mientras que el cerebro de una persona adulta representa el 2% de su peso total, en el caso de los bebés el cerebro representa el 10% de su peso.