Las 8 cualidades de un buen psicólogo

Descubre las características que distinguen a un buen profesional de la psicología

Con la expansión de la psicología clínica han ido surgiendo multitud de especialistas decantándose por métodos y teorías diferentes para abarcar la misma problemática. De este modo, encontramos una cantidad ingente de profesionales dentro de la psicología que parecen ser muy distintos pero que mantienen una serie de ideas en común, las cuales deben cumplirse independientemente de su forma de trabajar.

Es fundamental que antes de abordar las características de un buen psicólogo nos libremos de mitos y prejuicios creados a su alrededor. Ni el tiempo de la terapia ni el dinero que cobra son indicadores de su calidad profesional. La idea de que cuanto más paguemos y menos dure la terapia mejor será es una de las más complicadas de manejar cuando valoramos a los psicólogos ya que se basan en criterios totalmente ajenos a la profesión.

A continuación intentaremos enumerar 8 cualidades de un buen psicólogo.

    Índice

  1. Escucha en todo momento

    Prácticamente la cualidad más importante que debe de tener un psicólogo. Debe ser capaz de escuchar al paciente, incitándole a hablar más e insistir en los puntos claves. Una medida que nos permite saber hasta qué punto nos está escuchando es cuando el tiempo de sesión se nos hace corto cuando explicamos lo que nos ocurre. Es importante también que escuchar no significa dejar hablar al paciente sin parar, es importante dirigirle hacia la problemática que le ha traído a consulta.

  2. Diferencia la información útil de la superflua

    Diferencia la información útil de la superflua

    A la vez que nos escucha, el buen psicólogo es capaz de discernir la información útil de la que no aporta nada a nuestro caso. Ocurre incluso con puntos donde el paciente insiste que es importante, mostrándole en pocas palabras cómo es mejor ir por otra línea para poder dirigir el problema adecuadamente.

  3. Controla la terapia en todo momento sin perder flexibilidad

    Muchos pacientes acuden a consulta con la idea de 'derrotar' al psicólogo. Esta conducta se basa en poner a prueba sus capacidades resistiéndonos a contar todo lo importante de nuestro caso, buscando poder decir que los psicólogos no sirven para nada. El psicólogo profesional tiene el control de la terapia sin parecer rígido. Se realizan de forma accesible y comprensible para el paciente, involucrándose casi sin darse cuenta para trabajar en equipo.

  4. Accesible y educado

    Accesible y educado

    Los malos psicólogos entienden que un profesional es el que se muestra serio en todo momento al creer que así ganan seguridad ante el paciente. Un psicólogo accesible y educado permitirá que se relaje el paciente, haciendo que acepte mejor la terapia. Cuando nos encontremos con un psicólogo que intente actuar de una forma que no sea natural es mejor que nos planteemos hasta qué punto estaremos cómodos en terapia.

  5. Transmite confianza y asegura discreción

    En la profesión de la psicología existe el secreto profesional pero aún así muchos pacientes se muestran reticentes a contar todo lo que les preocupa. El mayor motivo es la vergüenza y es aquí donde un buen psicólogo debe mostrar su profesionalidad, transmitiendo confianza para crear un ambiente de complicidad. De esta forma, conectaremos con el profesional confiando en su trabajo, mejorando enormemente la eficacia de la terapia.

  6. Siempre actúa de forma ética

    Siempre actúa de forma ética

    Hay problemas que tocan temas personales rozando lo éticamente profesional si no se abordan correctamente. Una terapia centrada en lo sexual requiere que el psicólogo sea capaz de hacer las preguntas correctas sin entrar en lo morboso, algo que no todos son capaces de evitar. El profesional mantendrá siempre la ética incluso aunque crea que una información delicada pueda ser útil. Es una barrera que no se debe pasar, ni como psicólogo ni como paciente.

  7. Controla el lenguaje de forma eficaz

    Una expresión que encaja a la perfección con la profesión es que el lenguaje es el bisturí del psicólogo. Es fundamental que domine el lenguaje, tanto para comunicar como para entender siempre al paciente. Además, un psicólogo que se exprese bien transmitirá mucha más profesionalidad, transmitiendo al paciente que se encuentra en las mejores manos posibles.

  8. Busca ante todo la mejora del paciente

    La última cualidad es la más importante. Un psicólogo debe primar siempre nuestra mejoría, realmente desearla. Al igual que los buenos médicos, el psicólogo es un profesional sanitario que ha estudiado para ayudar a las personas. El que realmente tiene como objetivo aportar a la sociedad su conocimiento será mucho más eficaz que el profesional que solo busca un beneficio económico.

¿sabías qué...?

Durante los años 90 hubo una pequeña 'caza' de brujas sobre los psicólogos, realizando estudios sin parar sobre la auténtica eficacia de la psicoterapia.