8 consejos para desarrollar el autocontrol

Aprende algunas técnicas para mejorar tu capacidad de autocontrol

El autocontrol es una de las habilidades personales desde el punto de vista psicológico más útiles que podemos aprender. Consiste en la capacidad de responder de forma adecuada a todas las iteracciones que surgen en nuestra vida. Es decir, sabremos cómo actuar sin perder el control en ningún momento más allá de circunstancias ajenas que se den en la situación, no porque las hayamos provocado por nuestra culpa.

Lograr dicho autocontrol no es tarea sencilla ya que requiere mucho tiempo para instaurar las conductas que nos permitirán controlarnos mejor a nosotros mismos. No sirve de nada mostrar autocontrol los primeros días para volver a los antiguos hábitos al poco tiempo. Es el gran problema de los programas que nos ayudan a desarrollar el autocontrol, al ser tan intensos y disgresores de nuestra forma habitual de actuar es inevitable que perdamos su uso una vez los hemos completado.

A continuación mencionaremos algunos buenos consejos que te ayudarán a desarrollar el autocontrol y mejorar tu calidad de vida.

    Índice

  1. Reconoce los momentos donde pierdes el control

    Reconoce los momentos donde pierdes el control

    Una de las acciones más importantes, aprender a reconocer las situaciones donde perdemos el control nos ayudará a prevenirlas. Si por ejemplo hay determinadas situaciones laborales que nos ponen en el disparador no servirá de nada dejar llevarnos impulsivamente siempre achacando la culpa a lo que ocurre. Una mente tranquila abre un mundo de posibilidades ante situaciones que parecían imposibles de cambiar.

  2. Ejercita tu respiración

    Ejercita tu respiración

    La respiración está directamente conectada a nuestras emociones. Cuando nos alteramos respiraremos más deprisa e intensamente, necesitando reducirla para volver a relajarnos. Existen muchas técnicas respiratorias y de relajación muy sencillas de aprender por nuestra cuenta y que evitarán que demos una respuesta automática que no nos ayudará en lo más mínimo.

  3. Haz que el deporte forme parte de tu vida

    Haz que el deporte forme parte de tu vida

    Hacer deporte requiere constancia y seriedad, instaurando un hábito muy positivo en nuestra vida. Con el deporte como rutina lograremos dar orden a nuestra vida a la vez que nos volvemos más responsables al cumplir nuestros objetivos. No tenemos que convertirnos en campeones olímpicos, actividades tan sencillas como salir a caminar durante un rato nos permitirán añadir ese punto de rutina sana tan necesario.

  4. Diferencia entre pequeñas y grandes metas

    Diferencia entre pequeñas y grandes metas

    Un error que comete mucha gente es aspirar a metas imposibles de lograr en su situación. Tener objetivos grandilocuentes es bueno solo cuando hemos sido objetivos con nuestra capacidad de alcanzarlos. Es fácil que sintamos estar perdiendo el control de nuestra vida cuando tenemos metas vagas en su definición, provocando que actuemos de forma repentina sin pararnos a pensar en lo que estamos haciendo.

  5. Que el positivismo entre en tu vida

    Que el positivismo entre en tu vida

    La relación entre el autocontrol y nuestro estado emocional es tan estrecha que un cambio brusco en nuestras emociones afectaría incluso al mayor experto del autocontrol. Una persona negativa tiende a dejarse llevar por las circunstancias de forma impulsiva. Cuando trabajamos positivamente nos centramos en el problema, no en nosotros o en los azares externos los cuales es imposible que consigamos solucionar.

  6. Comparte tus dudas con los demás

    Comparte tus dudas con los demás

    Encontrarnos ahogados por los problemas sin compartirlos es una de las formas más directas de perder el control sobre nosotros mismos. Si nos sentimos a punto de llegar al disparador es mucho más sano acudir a alguien cercano que dejar que salga en soledad. Daremos nuevas perspectivas a nuestros problemas a la par que mejoraremos la sensación de autocontrol al ser capaces de salirnos del esquema clásico.

  7. Recompénsate con cada avance

    Recompénsate con cada avance

    El autocontrol no es solo quitarnos cosas que nos agradaban, también es saber dosificarlas correctamente. Premiarnos a nosotros mismos es tan importante como las recompensas que obtenemos de los demás. Si hemos alcanzado un logro relacionado con el autocontrol merecemos un pequeño premio por tonto que pudiese parecer a ojos de los demás.

  8. No busques cambios desde ya

    No busques cambios desde ya

    Tener paciencia ya es muestra de estar mejorando nuestro autocontrol. Los cambios repentinos no servirán de nada si no conseguimos estabilizarlos en nuestra vida. Por mucho que necesitemos tener un cambio inmediato debemos seguir esforzándonos aunque haya momentos malos durante semanas.

¿sabías qué...?

La práctica de ciertas disciplinas con el Yoga o el Tai-Chi son muy beneficiosas para aumentar tu capacidad de autocontrol.