Spoots

Cómo prepararnos para la llegada de nuestro bebé

Traer un hijo al mundo es uno de los actos más bellos que podemos hacer en la vida. Si queremos que todo salga perfecto debemos prepararnos para la llegada del bebé, tanto por él como por nosotros. Un entorno adaptado hará que el pequeño se encuentre con sus necesidades cubiertas, a la vez que servirá para motivarnos esperando su llegada como para facilitarnos el trabajo una vez se asiente en el hogar.

Es importante tener en cuenta que es un proceso continuo, preparando y mejorando lo ya hecho. Puede que hayamos comprado algo de ropa pero le servirá durante muy poco tiempo, incluso puede que nos hayamos adelantado demasiado habiéndole comprado prendas que no le sirven. Hay que estar preparados para mejorar lo que hemos hecho hasta ese momento, hasta el punto de cambiarlo todo de golpe si nos hemos equivocado.

 

    Índice
  1. 1 Pulcritud máxima en el hogar
  2. 2 Prepara su habitación
  3. 3 Confía en familiares y amigos
  4. 4 No olvides la sillita para el coche
  5. 5 Vigila el mercado de segunda mano
  6. 6 La atención médica siempre por un especialista
  7. 7 Recuerda que tú también tienes vida
  • 1

    Pulcritud máxima en el hogar

    Se acabó dejar la limpieza solo para un fin de semana. El bebé debe estar en un ambiente completamente higiénico, no solo su habitación, la cocina y el baño. Habrá momentos que nos acompañe en otras habitaciones de la casa y debemos estar seguros de que todas se encuentran perfectamente aseadas. Eso sí, es importante que no nos obsesionemos, muchos padres llevan esta limpieza al extremo afectándoles en su ritmo de vida normal.

  • 2

    Prepara su habitación

    Una de las cosas más encantadoras a la vez que prácticas es preparar una habitación para el bebé. Lo ideal es que su habitación esté adaptada como sala para dormir, cuarto de juegos y futura habitación para que vaya remodelándose a medida que el pequeño se vaya haciendo mayor. Es divertido y podemos pasar momentos realmente buenos con nuestra pareja mientras convertimos una sala hasta ahora anodina en un cuarto lleno de ilusión.

  • 3

    Confía en familiares y amigos

    La llegada de un bebé suele ser un acontecimiento que atrae a nuestros seres queridos cerca nuestra. No trates de hacerlo todo tú y deja que tus familiares y amigos te ayuden. Estarán encantados de ayudarnos con todo lo que les pidamos, dándonos nuevas ideas y aportando puntos de vista que pueden habérsenos pasado por alto. Además, en caso de emergencia, una persona involucrada con el bebé es mucho más proclive a ayudarnos que alguien a quien pedimos ayuda repentinamente.

  • 4

    No olvides la sillita para el coche

    Elementos como la cuna o el carrito es imposible olvidarnos pero uno de los que se suelen escapar es la sillita para el coche, homologada y siempre en buen estado. No hay excusas en este punto, nada de trayectos cortos o conducir despacio: si el pequeño no va bien protegido no podemos conducir. Cuanto antes la tengamos instalada en el coche antes podremos estar tranquilos por lo que es mejor comprarla rápidamente.

  • 5

    Vigila el mercado de segunda mano

    La llegada de un bebé está cargada de ilusión…y de gasto. No te avergüenzas por mirar el mercado de segunda mano, elementos como carritos o cunas pueden encontrarse muchas veces prácticamente como nuevos a un precio reducido. Hay que tener en cuenta que el gasto en pañales, toallitas, biberones, juguetes y mil cosas más que iremos descubriendo con el bebé en casa es imposible de controlar; cualquier moneda que ahorremos será bienvenida.

  • 6

    La atención médica siempre por un especialista

    Con un bebé nunca se puede estar seguro y antes de tomar decisiones arriesgadas es mejor consultar con un especialista. Nunca automediques al bebé ni sigas consejos de remedios caseros sobre los que dudas. Si crees que es mejor llamar al médico ante algo que te comentan que es inofensivo mejor llama y cerciórate, es completamente normal que te preocupes por el pequeño y siempre será peor perder unos minutos que lamentar una vida entera.

  • 7

    Recuerda que tú también tienes vida

    El bebé será el protagonista de nuestro hogar pero no debemos olvidar que un buen estado personal ayuda también al bienestar del pequeño. Si te sientes mal ve al médico, si te apetece un rato de tranquilidad pide que alguien te acompañe para cuidar al bebé. No hay nada peor que sentirse mal cuando tenemos un recién nacido en casa, no disfrutaremos como se merece y acabaremos sintiéndonos peor con el tiempo.

¿Sabías qué...?

¡No tires las cajas de los juguetes! Muchos bebés juegan con ellas y aunque tendremos que vigilarles un poco no es nada peligroso dejar que las toqueteen y las lancen por la casa.