La linterna roja que ilumina Ballesta

image description

Aunque la iniciativa de la Asociación de Comerciantes Triball, Okupación Creativa, terminaba oficialmente a primeros de mayo, el éxito del proyecto y la altísima motivación de los diseñadores por quedarse en la zona y continuar mostrando allí sus creaciones, ha permitido que varios de los 13 locales que fueron "okupados" de forma temporal puedan permanecer abiertos por tiempo indefinido.

Uno de ellos es La Linterna Roja, en el número 4 de Ballesta, calle en la que no sólo continúan abiertos los cuatro locales originales sino que se les ha sumado uno más en el número 2, La Boutique de La Maison, a cargo de la estilista y diseñadora Ángeles Castro. Una pequeña tienda con un encanto muy muy especial de la que pronto hablaremos en Con dos bolsas en cada mano.


La Linterna Roja ha sido uno de los locales que mayor éxito ha cosechado de todos los abiertos en la zona con motivo de la Okupación Creativa; tanto por su emplazamiento privilegiado en la arteria principal de Triball, como por lo atractivo del local -presidido por una interminable barra acolchada de terciopelo rojo a juego con las paredes-, la Linterna Roja se ha convertido en visita obligada para todos aquellos que se acercan a las tiendas del barrio.


Parte del embrujo del Kiss, el antiguo bar de alterne que cerró sólo unos meses antes de comenzar el proyeto de Okupación, está todavía presente en el local y le da un aire muy singular que se advierte nada más cruzar el umbral. El suelo desgastado por pisadas infinitas, el terciopelo ajado de la barra que sirvió de apoyo a tantas almas insatisfechas... restos de otras vidas, otras intenciones, otros deseos... Dicen que la energía se acumula en los espacios por los que pasa mucha gente y allí permanece, como fantasmas del pasado. Así ocurre en este local en el que desde los años sesenta hasta hace no mucho tiempo camareros tras la barra de capitoné servían copas a hombres sedientos no sólo de wiskhy y a mujeres de vida alegre.


En la Linterna Roja se han querido aprovechar al máximo las posibilidades del local y por eso se ha habilitado una sala contigua que ahora ejerce las veces de salón de té, decorado con muchísimo encanto, en un homenaje al Shanghai de los años cuarenta. En esta inusitada salita, La Linterna Roja invita a sus visitantes a descansar y charlar mientras toman algo bajo la tenue luz de los farolillos rojos. Así, el concepto tradicional de tienda se dilata y la compra se convierte en una experiencia totalmente diferente y nueva. Algo muy similar a lo que en El Beso -el local que queda justo enfrente-, está llevando a cabo Julieta Álvarez, con sus constantes iniciativas de exposiciones y conciertos.


Victor Hierro, dueño de La Maison y director artístico de todo el proyecto Triball, es el encargado de este local en el que además de una gran selección de ropa que trae de sus frecuentes viajes a Vietnam: prendas llenas de color, con telas muy versátiles, a precios realmente asequibles, podemos encontrar una variopinta representación de las creaciones de un nutrido grupo de jóvenes diseñadores.


Es el caso de las camisetas customizadas de Noodles. Laura Rodríguez trabaja con prendas en algodón de primerísima calidad de marcas tan prestigiosas como American Apparel o Skunk Funk. Sobre la camiseta básica crea una nueva prenda cosiendo telas, encajes, tul, fieltro, cintas, botones, lentejuelas... Laura deja volar su imaginación y gracias a su especial capacidad creativa diseña prendas maravillosas, originales y muy especiales.
En Noodles tenemos camisetas de todos los colores, a rayas, con mangas, sin mangas... cada una con motivos diferentes: formas geométricas, estrellas, corazones, animales, huesitos, flores, lazos... que les confieren un estilo muy personal y diferente.

Entre la variadísima mezcla de artículos que rebosan la barra del local, destacan por su colorido y originalidad los collares y complementos de Lokka. Esta firma, que se encuentra entre las más punteras del diseño actual de complementos, está formada por Lourdes, Lidia y Victoria, madre e hijas, que trabajan el ganchillo como pocas personas saben hacerlo y lo combinan con todo tipo de materiales y abalorios creando collares espectaculares por sus formas y colorido.
En el showroom de PR Shoppers podéis encontrar su línea más elegante y trabajada con unas gargantillas en hilos dorados y plateados con pedrería espléndidos.


Los collares y gargantillas de Lokka llaman muchísimo la atención y es imposible no fijarse en ellos, pero además de collares, Lokka crea todo tipo de complementos: pendientes, horquillas, broches, llaveros, gomas para el pelo... Todos crean una línea de complementos muy variada pero fácilmente identificable por su particular combinación de colores y texturas que los convierte en únicos.


Guateque Cacahuete es la firma que Natalia y Eva dos jóvenes diseñadoras madrileñas acaban de lanzar al mercado. El color adquiere un protagonismo total en sus colecciones que se llenan de rayas y topos y de tonos verdes, rojos y fucsias. Vestidos babydoll y minifaldas con el estilo sesentero de las chicas ye-ye que se divertían en los guateques. Además de ropa, Guateque Cacahuete cuenta también con una fantástica línea de complementos: bolsos de ganchillo y asas de madera, originalísimas corbatas, divertidos broches en fieltro, lazos, abalorios... y una amplia variedad de diademas y tocados con los que no pasar desapercibida.


Ana Oria y Cristina Muñoz han creado Kubelka, una marca de ropa confeccionada en tela de algodón natural de altísima calidad, con líneas muy vaporosas y motivos campestres y florales inspirados en las estaciones calurosas del año.

Shorts, vestidos, blusas, capas, pantalones... que se inundan de tonalidades pastel: marrones, beiges, amarillos, rosas, mostazas... y nos trasladan a una agradable mañana de campo.Las capitas de manga corta y lazada al cuello son deliciosas.

No falta tampoco la ropa reciclada y los cojines de Natalia y su firma Na (varios de sus collage cuelgan de las paredes del local); las camisetas de Happy Ending inspiradas en El día de los Muertos que los mexicanos celebran cada 2 de noviembre; los originales cuadernos artesanales de Ana de Shugoy; las singulares muñecas en tela de Compulsive Behaviour, la ropa de 2Two, los complementos de BdBom y TTY...

A la Linterna Roja llegan cada día muchísimos madrileños y visitantes que han sabido del proyeto gracias a los medios de comunicación. La repercusión mediática del nuevo barrio de Triball ha sido prodigiosa y eso ha impulsado muchísimo la venta en los locales, gracias a lo cual han podido quedarse abiertos más tiempo del previsto inicialmente.


Los vecinos de Malasaña están encantados, los locales están cambiando poco a poco el ambiente del barrio, y últimamente las calles suelen estar llenas de personas que pasean por los diferentes locales okupados, a los que se han sumado marcas conocidas como Dolores Promesas, Kling, Chuladas o Laga (próximas aperturas).

De mi visita a La Linterna Roja me llevé esta llamativa diadema de Guateque Cacahuete.