Krizia Robustella, de la escuela de moda a la Pasarela Cibeles

image description


 

El pasado mes de octubre Con dos bolsas en cada mano se desplazó hasta Barcelona para conocer y entrevistar a una de las diseñadoras españolas con más proyección dentro del panorama de la moda nacional; la jovencísima Krizia Robustella que este mismo septiembre desfiló por primera vez en la Pasarela Cibeles.

Apenas han pasado de dos años desde que salió de la escuela de moda y esta joven diseñadora catalana de origen holandés (de padres argentinos, nació en Holanda de pura casualidad pero ha vivido en Barcelona toda su vida) ya es toda una celebridad. Su primera colección para la Pasarela Cibeles 08, Love me and love my dog, acaparó portadas y decenas de páginas en revistas de moda; el huracán Krizia ha llegado para quedarse y dar mucho que hablar.

Krizia Robustella empezó en el mundo de la moda porque “Supongo que lo llevo arrastrando desde pequeña, mi madre es mayorista y he crecido entre las ropas de sus tiendas. ¡Me encanta!". Estudió en la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce, una de las mejores de la ciudad condal. Premiada como la mejor de su promoción, presentó su proyecto final de carrera -su colección Alcohol, sudor, lágrimas- al concurso Creamoda en Bilbao 2006 donde no sólo fue seleccionada sino que ganó. Entre el jurado estaba el diseñador Carlos Díez, quien desde entonces se ha convertido en su abanderado y mentor. "A Carlos le encantó lo que hacía y siempre ha sido un gran apoyo para mí". Junto a Gabriel Torres, su profesor de proyectos en la escuela, ambos han sido un constante apoyo para ella y han apostado por su trabajo desde el principio.


A Bilbao le siguieron otros concursos, como el Valencia Crea 06 donde también triunfó como ganadora. Desde que acabó su formación en marzo de 2006 Krizia Robustella no ha parado de moverse, su espíritu dinámico y emprendedor la llevó a participar en todos los concursos de moda que encontró decidida a no dejar pasar ninguna oportunidad. En 2007 preparó una segunda colección, Street Life, ya fuera de la Felicidad Duce, y la presentó al Fashion Freak, donde de nuevo fue seleccionada. También ha desfilado en el Modorrra, el Style Trend Show, Modafad, donde presentó su colección de hombre, el 080 Barcelona Fashion... incluso tuvo su propio stand en el SIMM 2007.

Fue por esta época cuando descubrió el Ego de Cibeles. La seleccionaron para la tercera edición con su colección Street Life. Cargada de ilusión y nervios, se vino a Madrid y presentó los estilismos que había preparado en los escasos dos meses que tuvo para organizarse; triunfó con su reinterpretación lujosa del chándal de táctel. Krizia ha creado todo un movimiento, el chandalismo style, resucitanto y reinventando una prenda fetiche durante finales de los ochenta y principios de los noventa que luego quedó relegada en lo más profundo del armario, escondida en los bajos fondos del estilismo chabacano y hortera. La diseñadora toma como referente las prendas sport y recrea alrededor de ellas su particular cosmovisión de la moda en la que lo cómodo, lo urbano y lo callejero se funde con lo pijo, lo lujoso y lo kitsch.

Arropada por su clamoroso éxito, Krizia participó en las dos siguientes ediciones de El Ego. En la cuarta presentó Flashy Lady, una colección en la que recupera los iconos dorados de los ochenta. De vuelta al lujo callejero, en esta ocasión combinando lo deportivo con lentejuelas, dorados y brillos. Sudaderas convertidas en minifaldas, hombreras, pantalones deportivos y ceñidos leggins llenos de brillo. Un skyline neoyorquino estampado en vestidos, camisetas y suderas en las que predominan el naranja ácido, el dorado y el negro.

Su tercera colección, Jet Set, se presentó en la quinta edición de El Ego 2008, fiel a su línea de utilizar el táctel como materia prima en prendas sport reinventadas para el lujo. Las modelos se transformaron en azafatas de vuelo y todas las prendas se llenaron de referencias directas a la simbología de los aviones: cinturones, chalecos salvavidas, instrucciones de evacuación, mascarillas de oxígeno... con claro predominio del amarillo canario y el azul eléctrico.

A estas alturas Krizia ya era una cara conocida dentro de la moda de vanguardia y se empezaba a hablar de ella como unas de las más seductoras promesas de nuestro país. Al desfile acudió Carlos Díez acompañado por Cuca Solana, la directora de CFW. A ella le encantó el trabajo de Krizia y seguramente fue aquí cuando comenzó a gestarse la idea de ofrecerle un hueco en entre los grandes.

En la actualidad, Krizia Robustella forma parte del Proyecto Bressol puesto en marcha en julio de 2007 y auspiciado por la Generalitat de Catalunya. Se trata de una plataforma de apoyo a diseñadores emergentes, toda una incubadora de jóvenes promesas de la moda, cuyo principal objetivo es formar y asesorar a los diseñadores dándoles espacios y recursos para gestionar su trabajo creativo.

Al concurso de convocatoria se presentaron alumnos de 15 escuelas de la comunidad catalana de las tres últimas ediciones; unas 90 diseñadores presentaron su proyecto y sólo 10 quedaron seleccionados. El premio, estar tres años en este proyecto, en el que ayudan al diseñador a crear su marca; aquí ya no se trata de crear imagen, de hacerse un nombre u ofrecer un espectáculo que llame la atención de los medios, como ocurre en el Ego o en la propia Pasarela Cibeles, sino de salir al mundo de los negocios y de la empresa, enseñar a los diseñadores a vivir de su trabajo, creando producciones más comerciales, con posibilidad de formar parte del competitivo mercado.

Apoyada por l Proyecto Bressol en la actualidad Krizia trabaja en su taller en Barcelona mientras asiste a clases de bussines, aprende a llevar un negocio y prepara las seis colecciones (dos por temporada) que deberá diseñar dentro del mismo. Una iniciativa modélica que funciona como un nido, un útero materno en el que jóvenes promesas absorberán conocimientos durante varios años y del que saldrán formados, cargados de recursos y transformados en auténticos diseñadores dispuestos a comerse el mundo. A lo largo de estos tres años, las jóvenes promesas del Proyecto Bressol se convertirán en diseñadores profesionales.

Embarcada en el Bressol, Krizia dudó seriamente si presentarse o no a la sexta edición del Ego. En el último mometo se animó a hacerlo pero como pasaba el tiempo y no la llamaban pensó que finalmente no había sido seleccionada... hasta que se empezó a rumorear que iba a pasar a Cibeles. El rumor estaba casi confirmado, ella prácticamente lo sabía pero tuvo que mantener el secreto unas semanas, "fue horrible no poder contarlo". Poco tiempo después la llamaron para confirmarle oficialmente que desfilaba en Cibeles. Krizia Robustella había llegado en apenas dos años a donde muchos diseñadores sueñan durante toda su carrera. En la Cibeles Fashion Week la joven diseñadora encontró un mundo muy diferente, más serio y disciplinado, pero en el que se sintió muy arropada por todos.

Llegó a Cibeles con su cuarta colección inspirada en Paris Hilton, la imagen de una chica pija, tipo barbie, que no se separa de su perrito chihuahua pero llevada al terreno del chandaleo, del hip-hop y del extrarradio. "Quería hablar de la ironía de la niña pija y su perro esas que quieren ir súper divinas y en realidad las perras son ellas". El sport-deluxe, el estilo chandalero de lujo, lo pijo con un punto macarrilla, con clara inspiración en la música rap y hip-hop, mezclando siempre los dos estilos, combinando extremos, lujo y deporte, lo macarra y lo pijo... Mezcla de tribus urbanas en una colección divertida, fresca y callejera en la que dio protagonismo absoluto al rosa, al blanco y al denim.

Krizia presentó su propuesta en un desfile doble junto a las chicas de El Delgado Buil. A sus 23 años ha sido la diseñadora más joven en desfilar en Pasarela Cibeles de toda la historia del evento. Algunos medios especializados criticaron que su colección fuera muy repetitiva, pero es precisamente lo que ella buscaba. La repercusión de su colección en medios fue inusitada, doce periódicos nacionales se hicieron eco del desfile y fue portada en El Mundo. Sin duda tuvo mucho que ver el hecho de que hiciera desfilar algunas modelos con bozal y simulando llevar un perro atado a una correa. Algunos medios no tardaron en etiquetarla como polémica comparándola con David Delfín y sus modelos con sacos en la cabeza, aunque hubo en ello más de construcción periodísitica que de realidad.

Detrás del desfile divertido y provocador de la diseñadora se palpa una propuesta de moda sólida y seria, de ropa ponible, bien elaborada, con estilo y personalidad, urbana, cómoda, original y diferente, con grandes posibilidades comerciales. Una colección acorde con su edad, sus gustos, su música y su estilo que refleja lo que ella es, y en ese sentido, auténtica, honesta. Lejos de quedársele grande, Krizia Robustella se comió la Pasarela Cibeles. No es difícil reconocer en Love me love my dog el mundo que subyace tras el trabajo de Krizia Robustella, cuando tiene un tema tiene muy claro que quiere que se vea y lo exprime al máximo, lejos de sutilidades. "A la gente hay que dárselo mascado, para que lo entiendan, si dejas todo en el aire no se llega a captar lo que tú querías transmitir". El público tiene que entender lo que hay detrás de la colección, de ahí la repetición que algunos medios criticaron.


Además de sus propuestas de ropa, en sus colecciones diseña complementos, calcetines, bolsas de deporte, bufandas, colgantes... Entre las cosas que no pueden faltar en una colección de Krizia Robustella: el lujo, lo deportivo, el chándal, el hip-hop, lo macarrilla, lo urbano. Puede trabajar con todo, hacer lo que le de la gana, pero siempre dentro de esas líneas que delimitan su manera de entender la moda, fiel reflejo de su particular forma de ver la vida. Con cada colección crea personajes tomando como referentes a chicas de barrio, independientes, con carácter, auténticas reinas del extrarradio. Así lo quiso plasmar en el desfile de Cibeles y por eso las modelos no debían ser meras perchas sino convertirse en personajes y contar una historia al público. La música rap que sonó durante todo el desfile sumada a la actitud de las modelos, mascando chicle, llenas de chulería y desparpajo, es vital para contar la historia que hay detrás de la ropa y gritar a los cuatro vientos que La moda es un mundo de perras. No se trataba sólo de mostrar la ropa sin más sino hacer una buena puesta en escena, divertida. "Imagínate que sólo hiciera ropa, me aburriría".

A Krizia le llueven las entrevistas desde entonces, ha salido en todos los medios de comunicación nacionales; periódicos, revistas de moda, radio y televisión, medios on-line... Y no sólo aparece su nombre en entrevistas, ya empiezan a nombrarla en todos lados, haciendo alusión a ella en los lugares más insospechados. Fue toda una sorpresa cuando su nombre apareció junto a Fidel Castro en la revista El Dardo o cuando el humorista gráfico Kap utilizó sus mediáticos bozales para una viñeta de sátira política en La Vanguardia.

Aunque ella asegura que "todo me ha ido viniendo así", lo cierto es que detrás de la "suerte" de Krizia hay un trabajo, perseverancia, esfuerzo y buen hacer asombrosos que son la base de todo lo que ha conseguido hasta el momento. Es la primera diseñadora que da el paso de El Ego a CFW, esperemos que haya sentado precedente. Su mayor ilusión en estos momentos es que sus prendas lleguen a la calle. Lo más importante ahora es “crear mi marca y mi empresa con la ayuda del proyecto Bressol y seguir sacando cada temporada una nueva colección”. Entre sus proyectos de futuro, comercializar su firma en tiendas. Incluso está pensando en abrir tienda propia en Barcelona.

 

Quédense con este nombre: Krizia Robustella, porque no van a dejar de escucharlo. Sus propuestas desenfadadas, atrevidas y urbanas llenarán muy pronto en los armarios de todas las personas a las que les gusta vestir diferente y entienden la moda como un reflejo de la personalidad y los gustos e intereses de las personas. Muchas gracias Krizia por compartir con nosotros un pedacito de tu éxito.

Así fue el desfile de su última colección en la Pasarela Cibeles 2008