El beso: mucho más que una tienda

image description

Este reportaje es el primero de una serie que se alargará durante las dos próximas semanas y en la que tendréis la oportunidad de conocer a fondo los 13 locales que a lo largo del mes de abril (hasta el 4 de mayo) estarán abiertos en el barrio de Malasaña, cedidos por la Asociación de comerciantes Triball para que sirvan de escaparate a más de cuarenta jóvenes diseñadores que representan la vanguardia del arte y el diseño de nuestro país. El Beso (calle Ballesta 1) se ha convertido, por su singular diseño y decoración, en uno de los más atractivos y especiales locales de los trece que han abierto este mes de abril en la zona Triball. Lo que durante décadas fue un bar de alterne, prostíbulo de alto copete en los 70, caído en decadencia en los últimos tiempos y cerrado desde hace tres años, se ha transformado hoy, gracias a la labor de remodelación de la diseñadora Julieta Álvarez y diversos artistas plásticos que han colaborado en la decoración, en un espacio de vanguardia, perfecto escaparate para las creaciones de los más de quince jóvenes diseñadores que exponen su trabajo en este local. 

Julieta Álvarez, (estudió diseño de Moda, ahora tiene su propio estudio en La Maison, además de impartir clases en el IED) es una de las jóvenes promesas del diseño de moda español. Ella ha sido la encargada de gestionar y organizar El Beso. Junto con su colección de ropa, se expone el trabajo de varios artistas y diseñadores como Yono Taola, Con2Tijeras, Hola Por qué, Lola mento, Under the Palms, Roberto Vaello, La casita de Wendy, Olula se casa... Además, Julieta ha cedido un espacio a la tienda Columpio que lleva Susana Bañuelos. En este Minicolumpio, Susana expone una selección de algunos de sus más interesantes artículos, como los broches de Lady Desidia o las camisetas de María Cle. 

Además de ropa, bolsos, broches, tocados y otros complementos, todo diseñado y elaborado a mano por jóvenes creadores españoles, resulta curiosa la iniciativa de la diseñadora Marta Botas, que en colaboración con el enólogo asturiano Germán R. Blanco, elaboran vino bajo la etiqueta Rara de Raro. El primero de la serie es un Ribera del Duero que han llamado Rosadia, y se puede adquirir en El Beso y en su propia tienda (La Tienda de Vino). 

Entrar en El Beso es como cruzar el umbral de un auténtico museo de arte contemporáneo. Todas sus paredes y rincones están profusamente decorados, un trabajo en el que han participado más de diez artistas plásticos que no han parado de trabajar durante dos semanas. Sobre una base de tres colores rosa, blanco y negro, que Julieta escogió para dar cierta uniformidad al espacio, se les dio plena libertad a los artistas para crear, y se nota, cada rincón del local es una sorpresa, un detalle en el que fijarse, algo en lo que antes no había reparado el ojo. Merece la pena dedicar tiempo a recorrer el espacio, detenerse y observar con detalle, como si de una visita a una sala de exposiciones se tratase. 

Aún se aprecia en la estructura del local el antiguo emplazamiento e incluso es posible adivinar cómo pudo ser el prostíbulo, con su ropero, su larga barra, sus pequeñas salitas o habitaciones reservadas... La decoración del local se ha realizado sobre esta estructura antigua, manteniendo cables, tuberías, salientes... la mayoría de los cuales no podían quitarse, así que los artistas los han aprovechado en sus obras. Los artistas se han servido de todo lo que había en el local y han creado sobre ello, como las tuberías que salen del suelo en medio de la tienda, reconvertidas en una pequeña ciudad de pin y pon. 

En El Beso han participado artistas como la japonesa Kayú, autora del gran oso polar en rojo que nos recibe a la entrada, Santiago Morilla, Yohei, Paco Samino, Alex y Cañera, 2ned, Vicent, Say Five, E1000io, uno de los que más se ha volcado con el local, Alex Méndez Vigo, Franja, Alerta Gráfica, Freak la notte, Eva Solano y David Díez que han hecho un precioso trabajo en la salita amarilla... Sin olvidar a Cristina, de Olula se casa, que decoró y pintó su propio espacio y a Susana de Columpio que también acondicionó el suyo. 

El proceso de puesta a punto del local ha sido duro pero muy gratificante y especial. Ha habido una gran complicidad entre los artistas, que se han fusionado incluso en ocasiones, participando unos en la obra de los otros. El resultado de este esfuerzo creativo salta a la vista, es realmente espectacular. 

Julieta, además de coordinar el acondicionamiento y remodelación, es la encargada de la tienda y, junto a su hermana Rocío (otra artista en la familia, que acaba de publicar un libro de poesía), estará durante todo el mes atendiendo y gestionando las ventas del local. Haciendo gala de su mente creativa, Julieta no quiere dejar escapar todas las posibilidades que ofrece el espacio, y ya ha puesto en marcha varias iniciativas. Y es que en El Beso no sólo podemos encontrar ropa y complementos originales y diferentes, El Beso es mucho más que una tienda: Julieta quiere convertirlo en un espacio cultural en el que la moda y el diseño se integren con el arte y la música. El local esconde un pequeño secreto, una planta superior acondicionada para sala de exposiciones y conciertos. Este es el programa del ciclo que Julieta ha preparado, no falteis porque es muy interesante!: Expo NATURA LO CURA -arte urbano-de E1000. Inauguración el jueves 17 hasta lunes 21 de Abril. Expo BAJO EL CIELO DE MADRID -fotografía- de Reyes Sedano. Inauguración día 22 de Abril a las 19h. Expo UN DÍA CUALQUIERA SIN REPOSO -fotografía-. Inauguración sábado 26 de Abril a las 20h. Concierto de DOWN TOWN -soul jazz- sábado 26 de Abril a las 20h. Expo JUAN DE MARCOS -fotografía- Inauguración sábado 3 de Mayo a las 19h.

Tras el sonado éxito de la inauguración del viernes 11, la gente ha continuado acercándose a Triball. El primer fin de semana de apertura ha sido muy bueno. La importante repercusión que la iniciativa ha tenido en todos los medios de comunicación y el boca a boca han servido de impulso para que cientos de madrileños se acercaran a la zona, así como muchos vecinos del barrio que se han sentido atraídos y motivados por la iniciativa. Superado el primer reto, una pregunta planea ahora sobre los coordinadores de los locales, ¿qué va a pasar cuando acabe el mes? Esta se ha convertido en la pregunta del millón, lo que todos: prensa, clientes, vecinos… se preguntan. La Asociación de comerciantes Triball, que ha cedido los locales de forma temporal, ha ofrecido a los diseñadores la posibilidad de alquilar y establecerse allí de forma permanente. Ganas no faltan, pero hay que hablar, debe ser una decisión de todo el grupo. De momento hay más incertidumbre que certezas. Aunque la iniciativa ha tenido muy buena acogida, aún es pronto para evaluar resultados, depende de lo que hagan el resto de locales, debe ser una decisión consensuada en la que se tenga en cuenta quiénes se quedan, cuántos locales permanecerán abiertos y si serán suficientes como para dar vida al barrio... 

Julieta Álvarez está dispuesta a luchar por el local, a gestionarlo y acondicionarlo para que se convierta en un escaparate permanente del diseño y el arte de vanguardia. Si finalmente se decide a establecerse en El Beso, mantendría la filosofía principal que ha regido el espacio desde su apertura, y es dar cabida a diferentes diseñadores y mentes creativas, mantener la diversidad que hay ahora. Si decidiera alquilarlo de forma permanente sería necesario hacer obras en el local, quitar humedades, modificar estructuras ya viejas... por lo que es posible que no puedan quedarse todos los diseños actuales, así que no dejéis de ir, porque sólo el local ya merece la pena. que no aceptan VISA en ninguno de los locales, sólo efectivo.